Voy con el segundo de mi objetivo de probar los Black Rhino que tengo. Sin embargo, he repetido en dos ocasiones con el objetivo de probar el mismo cigarro dos días seguidos para así apuntar perfectamente los sabores, lo que ha hecho que ya voy por mi quinto día de pruebas y apenas estoy publicando el segundo cigarro. Este Edición Limitada no sé a cuántas unidades está limitado, pero tengo entendido que el nombre responde más a la disponibilidad de la hoja que a un número fijo de cigarros producidos, pero también es un intento de la marca de crear una edición más selecta de sus productos, en vez que grandes cantidades de producto homogéneo, por lo que es destacable también el hecho que una marca nueva ya esté haciendo productos de tiradas más cortas.

Según el dueño de la marca, este cigarro me iba a gustar. En lo particular no me gusta mucho esa introducción pues siempre me predispone a la fumada pero también me pasa que si no me gusta termino complicándome, y en eso soy experto. Pero lo que hice fue dedicarme a probar este cigarro sin mayor prejuicio. Sin embargo, es difícil ignorar el hecho que el cigarro tiene una capa San Andrés mexicana con 7 años de añejamiento, por lo que ya me dispongo a observarlo bien y notar que en su capa, bastante lisa y ligeramente oleosa, se aprecian aromas de cuero, madera y una nota perfumada. Me llama la atención que se aprecian dos tipos de madera, uno hacia la cabeza y el otro hacia el pie, aunque ni idea de cuáles son. En la tripa se siente pimienta y aserrín, que quizá es uno de esos dos tipos de madera que mencionaba antes. Finalmente lo pico y, por primera vez en un tiempo, estoy usando la doble hojilla. La calada en frío presenta pimienta, cuero, almendras y madera.

Si bien Black Rhino se enorgullece de decir que sus cigarros son de intensidad media, los últimos dos que he probado han demostrado no estar exactamente en esa banda sino un poco más altos. Sin embargo, este Edición Limitada comienza incluso con intensidad media-baja, particularmente en la pimienta, que en el retrogusto apenas se siente, aunque en el paladar sí se siente completamente media. Este es el único sabor durante las primeras 3-4 caladas, hasta que comienza a aparecer un sabor de maní en su cáscara y se va formando un anillo de combustión aparentemente perfecto. El tiro también es excelente. A mediados de este primer tercio se comienzan a sentir sabores densos de café y anís, mientras que en el retrogusto la pimienta ya se vuelve un sabor central, junto con una sensación malteada.

Para el segundo tercio el sabor de pimienta se siente más estable tanto en retrogusto como en el paladar. Lo bueno de esto es que la pimienta deja de ser un sabor dominante para convertirse en un complemento de los demás, que incluyen café, anís, cuero y vainilla, en diferentes intensidades, pero ninguna superando a la otra durante mucho tiempo. Hacia la frontera con la mitad del cigarro aparece un sabor a establo bastante llamativo, que por un momento me da un toque de paja mojada, pero también siento un sabor metálico que no me termina de agradar. Afortunadamente este pasa rápido.

Sin embargo, la mitad del cigarro y hasta el final de este tercio es casi igual al segmento anterior. Claro seguimos estando en el segundo tercio, pero muchas veces los cigarros denotan una variación en la mitad. Este no es uno de esos casos, aunque el cigarro se siente más dulce que antes, dándole una dimensión agradable al café y la vainilla, pero también pierde un poco ese sabor/aroma de establo que le estaba dando una cierta dimensión más profunda al cigarro. Hacia el punto que divide este del último tercio aparece un sabor que no había sentido antes, pero prefiero seguir fumando para apreciarlo bien en el siguiente tercio.

Efectivamente, este nuevo sabor es de chocolate, uno que comienza suave pero durante el último tercio estalla y se vuelve dominante a mediados de este final que quiero alargar lo más posible. Se siguen sintiendo también sabores de anís, cuero y pimienta, pero ese chocolate invade quizá el 60% del sabor en este punto. Me hubiese gustado apreciarlo antes, pero donde está sin duda le da un toque muy agradable al cigarro y me obliga a fumarlo más lento, incluso llego hasta quemarme los dedos, lo cual ocurre una hora y 25 minutos después de encenderlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s