Siguiendo la tendencia de los Black Rhino esta semana, hoy pruebo el Edición San Andrés, un cigarro que pareciera ser más improvisado de lo que realmente es. El hecho es que la cuarentena del Covid-19 ha causado varios estragos aquí, entre ellos el cierre temporal de algunas empresas de envíos como las que le hacen llegar a Black Rhino las etiquetas. Por ello, el Edición San Andrés actual tiene los nombres escritos a mano y lleva una etiqueta principal reciclada de otro modelo, por lo que no sería raro que toquen diferentes colores. Esto no es algo típico de Black Rhino, pero la verdad es que al igual que muchos emprendimientos en Venezuela, toca trabajar con las uñas y tomar las cosas como vengan.

Este Edición San Andrés tiene una capa mexicana con 3 años de añejamiento sobre capote y tripa nicaragüenses. Es un robusto de esos que se sienten incluso más pequeños de lo que son, pero con unas dimensiones de 5 x 50 es normal que un cigarro se sienta pequeño, especialmente con la tendencia habitual de cigarros de 6 pulgadas por 54 de cepo. Pero más allá de dimensiones, lo que me llama poderosamente la atención de este cigarro son los aromas de la capa. En principio hay un aroma muy llamativo a cambur (banana) en conserva, con un toque de chocolate hacia la cabeza y notas suaves de pimienta. En el pie se siente ese mismo aroma de conserva de cambur, melaza y chocolate. Finalmente lo pico y el aroma principal es de madera, paja, hojas de plátano y pasas.

El Edición San Andrés comienza tirando por la ventana esa noción de que los cigarros de Black Rhino son de intensidad media, pues el principio es increíblemente intenso, fuerte y super picante, al punto que siento que la glotis se me cierra. Durante la mitad del primer tercio la pimienta es el único sabor que aprecio, incluso llego a pensar por un momento que el cigarro me vino malo porque la intensidad no es normal. Rápidamente le escribí a Germán, quien después de reírse un rato me dice que efectivamente, es normal y que dura un rato. A la mitad de ese primer tercio afortunadamente se reduce la pimienta y el cigarro me permite apreciar nuevos sabores, incluyendo madera, intenso de chocolate (aunque nunca al punto previo de la pimienta) y ese mismo cambur en conserva que sentí en frío.

La ceniza en el primer tercio no fue dada a mantenerse mucho tiempo, por lo que me llama bastante la atención el largo que alcanza en el segundo. Sin embargo, en términos de sabores es menos sorprendente, destacando madera y, en menor intensidad, los sabores de chocolate y pimienta del primer tercio. En verdad no hay una gran variación de sabores hacia la mitad, por lo que tampoco le hice una foto. Aunque la ceniza se aguanta y el tiro está prácticamente perfecto, el anillo de combustión es bastante variable, pero cabe destacar que se corrige solo más adelante. Hacia el final del segundo tercio aparece de nuevo ese sabor de cambur en conserva, pero es la única variación de sabor.

Para el último segmento del cigarro los sabores son los mismos a madera y chocolate del principio, sin pimienta y sin muchos matices. La intensidad llega a media, habiendo sido más alta desde el principio y poco a poco reduciéndose hasta este punto. Esta progresión del cigarro lo acompaña hasta su final, que llega a los 50 minutos de haberlo encendido. El anillo de combustión nunca se corrigió del todo, pero sí mantuvo una quemada uniforme, con excelente tiro y sin mayor problema.

El Edición San Andrés no es mi Black Rhino preferido, principalmente porque tiene una particularidad que no me gusta, que es ese inicio super intenso, que si bien es interesante esa variación desde el principio hasta el final, siempre me ha parecido como una treta fácil. Al final, la alta intensidad de un cigarro pareciera que es lo más fácil de hacer en una liga, pero la destreza del master blender se identifica en las sutilezas. Sin embargo, también cabe destacar que esas mismas sutilezas del master blender son esperadas en un cigarro con un costo superior a los $10, y este Edición San Andrés simplemente no está en ese rango. Pero, también debo destacar que dentro de los otros cigarros de la marca simplemente hay otros que me han gustado más. Pero si tu gusto es de los que buscan esos rangos tan distintos en intensidad, el Edición San Andrés es una excelente opción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s