Rosalones es una de las marcas originales producidas desde los inicios de Joya de Nicaragua y, en muchos casos, es considerada como la hermana menor de la marca. Luego de desaparecer del mercado en 1990, regresó en 2010 para convertirse en una alternativa de menor costo de esta marca. El Auténticos se trata de un cigarro originalmente creado para el mercado europeo, que hoy está disponible a nivel mundial. Sin embargo, este lo compré en España en noviembre de 2019.

Este Rosalones es el 552, llamado así para resumir sus dimensiones de 5 pulgadas de largo por un cepo 52. Se trata de un cigarro aparentemente muy bien construido, siendo un puro nicaragüense, con una capa ligeramente áspera, poca oleosidad y aromas interesantes a pasa, cuero, melaza y canela. En la tripa se siente igualmente ese aroma de pasas, pero le acompañan madera de cedro y cáscara de maní. Finalmente lo pico con la doble hojilla, pensando que tengo tiempo sin usar el corte en V, y la calada en frío me presenta aromas de madera de cedro, maní (sin la cáscara), notas florales suaves y una sensación especiada, pero sin determinar especias específicas.

El Rosalones comienza bastante bien, aunque el anillo de combustión no es del todo recto, pero afortunadamente se corrige solo. Como buen cigarro nicaragüense dedicado al mercado europeo, ese golpe de pimienta inicial es bastante sobrio, pero existente igual. La pimienta es suave, a partir de la tercera calada y se mantiene en un nivel bastante moderado durante toda la fumada, dando pie a descubrir otros aromas y sabores. Entre los más destacados de este tercio se encuentra un sabor de madera seca muy prominente y se podría decir que es el único protagonista en este tercio, aunque también le acompañan, en menor escala, sabores de nueces, chocolate en polvo y una cierta nota dulce. El retrogusto es de madera con notas más fuertes a chocolate.

El anillo de combustión no es lo más destacado del cigarro y aunque sigue su tendencia torcida y variable, el Auténticos produce una ceniza sólida y bastante duradera, que incluso llega fácilmente a la mitad del cigarro. En el segundo tercio los sabores de pimienta se mantienen muy controlados, mientras que el de madera sigue siendo el protagonista, todavía con esa nota seca. Sin embargo, aparece un sabor cítrico en este tercio, que se define como cáscara de naranja, pero en el retrogusto solamente se siente como cítrico, sin definición. También mantiene ese sabor ligeramente dulce, que no se define pero sí facilita la apreciación de ese sabor de cáscara de naranja que mencioné. También hay pimienta en el retrogusto, más fuerte que en el paladar, pero nada en comparación con las versiones nicaragüenses para el mercado americano.

El último tercio del Auténticos es casi igual al anterior, aunque más sencillo, o al menos más fácil de describir. La madera ya no se siente seca, por lo que defino solo como madera, y el sabor de cáscara de naranja se define solo como cítrico, sin matices ni connotaciones de otros sabores que lo enriquezcan. Los sabores de frutos secos, que en el primer tercio se definieron como nueces, en el segundo desaparecen y en este último aparecen como almendras, muy aromáticas y por ende bastante notables en el retrogusto, pero con una marcada sensación también en el paladar. La pimienta sigue siendo suave y el último tercio quema bastante lento, con el mismo anillo de combustión, pero esta vez sí me atrevo a darle un retoque mínimo. Al final, el Auténtico, con su tamaño de robusto 5 x 52, me sorprende con una duración de una hora y 45 minutos.

Luego de mi experiencia previa con un Rosalones, que en verdad no me dejó del todo satisfecho, principalmente porque se trataba de un cigarro de grandes dimensiones y por ende no fue algo que me cundiera de sabores, y por tanto no quedé tan maravillado como muchos de mis amigos españoles describen el cigarro, en verdad necesitaba que el próximo de la marca que fumara realmente me sorprendiera. Así fue y con gusto puedo recomendar este Auténticos, sobre todo por su bajo precio y su relación calidad-beneficio. Estoy seguro que el Reserva también sería igual de bueno si tan solo lo hubiese comprado en un formato menor. Más allá de sus sabores y calidad, puedo decir que es un cigarro “cómodo”, en el sentido que podría fumarlo a cualquier hora y con cualquier paladar, por lo que sería fácilmente un cigarro para comprar en packs de 5 o de 10 y los acabaría con relativa rapidez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s