En noviembre de 2019 visité Madrid. Siendo un fanático de únicamente el ron y el whiskey hasta ese momento, vi con un toque de curiosidad cuando un primo con el que viajaba buscó encarecidamente en el aeropuerto de Barajas una botella de Nordés; no porque fuese difícil de conseguir, pero porque el vuelo de salida era como a las 6am y las licorerías en el aeropuerto abrían unos 15 minutos antes de la salida del vuelo.

Pero lo que no dije: mi primo vive en Miami y me dice que allá no se consigue esta ginebra. Pero, ¿qué tiene de especial? Dado que su descripción en ese momento no fue la más convincente, y teniendo en cuenta que eran antes de las 6 de la mañana después de una larga noche de tomar unas 5 variedades distintas de whisk(e)y en nuestra última noche en la ciudad, pues decidí comprarme una botella viajera de 50cc para probarla y ver qué tal.

¡Y realmente vi qué tal!

Luego de buscar por distintas fuentes, todas en USA, me di cuenta que no iba a llegar a la botella por los métodos tradicionales… o al menos los que ya conocía. Sin embargo, un amigo aquí me indicó una tienda en donde se conseguía la botella en $45. Una breve investigación me demostró que la botella no cuesta más de $30, así que preferí esperar un mejor precio. Total, tenía bastante ron y whiskey en mi bar todavía.

A fin de no alargar demasiado la historia, cuando salió el Carupano 18 al mercado, fui a una licorería a buscarlo y vi que tenían Nordés en $29 y ahí decidí adquirirla. Finalmente la tenía y podía hacerle las distintas pruebas.

Quizá las grandes diferencias de la Nordés con respecto a su competencia son tres. La primera es que es una ginebra española, y estoy seguro que no es la primera ginebra de este país, pero la segunda diferencia es más radical: la materia prima es uvas. La tercera es la que más me llamó la atención cuando la probé: su sabor principal no es el enebro, que es el sabor dominante en prácticamente todas las ginebras.

Pero Nordés no es una ginebra tradicional y no sigue el patrón de la categoría. Sus creadores son un sommelier y un empresario de vinos, por lo que utilizaron de materia prima uvas de vino albariño. Es por eso que apenas destapas la botella de Nordés descubres que esto es otra cosa.

Pero esta autenticidad no llega hasta ahí. Como buena ginebra, Nordés utiliza una gran variedad de botánicos y muchos de estos silvestres gallegos: salvia, laurel, verbena, jengibre, flor de hibisco, té negro, ecualipto y menta, pero también hay un tipo de alga marina llamada salicornia.

Esta falta de enebro hace que no sea una ginebra para tradicionalistas y realmente puede ser muy diferente de lo que esperas en una ginebra. Para mí eso es algo positivo y es algo para probarla con más detenimiento.

Para nadie debería ser una sorpresa que se trata de un líquido completamente transparente. Sin embargo, al darle vueltas en la copa me enfrento a una gran duda al ver que no descienden lágrimas por ella. ¿Será que bajaron muy rápido y no las vi o que simplemente no van a bajar? Eventualmente se forman unas crestas, pero no parece que tengan muchas ganas de bajar y es al final por gravedad o evaporación que terminan secándose.

En nariz es sumanente misteriosa, o al menos eso fue al principio. Hay una sensación de uvas en el aire, Además de eso, los aromas se sienten dulces, pero nada cítricos, que nuevamente reta esa predisposición a lo que una ginebra debería ser. Pero en cuanto a lo que sí hay: notas florales, al punto que se siente casi como potpourri, aunque afortunadamente no es dominante. También hay aromas de sorbete de frutos rojos, toques de durazno y rosas.

Finalmente me llevo la copa a los labios y esta vez ya no tengo dudas de la inclusión del enebro, pues realmente sí se siente. No es el sabor dominante, pero no está ausente. Le acompañan notas frutales, frambuesas, mermelada de fresas, durazno, notas de menta y un retrogusto de esas mismas uvas de albariño y rosas, que me hacen pensar qué tal se llevaría con algo de tónica, que es como suelo tomar las ginebras más aromáticas. Para las menos aromáticas me hago un Tom Collins.

Con agua tónica (o aguakina, que la llamamos en Venezuela) los sabores se sienten casi iguales, quizá más alargados por el amargo de la tónica, pero en mi experiencia una relación de 1 a 3 de ginebra con tónica suele ser la perfecta y con esta Nordés no es una excepción.

Ficha Técnica:
Empresa madre: Grupo Osborne
Fabricante: Atlantic Galician Spirits
Nombre de la Ginebra: Atlantic Galician Gin
Marca: Nordés
Origen: España
Precio: $29
Densidad alcohólica: 40%
Puntuación: 92

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s