En los años 80 escuché por primera vez a un comediante cubano llamado Alvarez Guedes. En ese momento creo que tenía como 10 años y el tipo decía múltiples groserías, pero como mis padres estaban divorciados, era mi papá quien me dejaba hacer todo y mi mamá quien ponía orden. Obviamente lo pasaba mejor con mi papá, porque no sabía la diferencia, y era con él con quien escuchaba a Alvarez Guedes. El hecho es que había uno de los chistes que hablaba de Texas, y que todo en Texas es grande. Estoy seguro que Alvarez Guedes no fue el primero en hacer esta mención, pero fue en él en quien pensé cuando vi este cigarro, que llegó comp parte del paquete mensual de Cigar Federation en diciembre de 2019.

Al igual que Texas, este The Texan es inmenso, con dimensiones de 7,125 x 58 y bien parece que pesara un par de kilos. El cigarro es exclusivo para el estado americano de Texas, limitado a 500 cajas de 20 cigarros. El cigarro consta de una capa Habano ecuatoriana sobre capote Sumatra y cuatro hojas en la tripa, que son Piloto Cubano ligero y Andullo de República Dominicana, ligero de Estelí (Nicaragua) y ligero de Pennsylvania (USA). The Texan es producido en la fábrica de La Aurora en RD y es realmente masivo. Desprende en la capa aromas de pimienta, caramelo y chocolate, mientras que la calada en frío presenta pimienta, chocolate, caramelo, nueces, madera y establo.

Justamente ayer subí un video a mi Instagram sobre las percepciones que tenemos a la hora de fumar y el hecho que mucha gente asume que las capas claras son de cigarros suaves y que las más oscuras son de cigarros fuertes, lo cual no siempre es verdad. Pero a lo que voy es que justamente alguien me comentó que lo mismo ocurre con los cepos y que mucha gente asume que un cepo mayor será igual a una mayor intensidad y un cigarro suave tendrá menor cepo… lo cual ocurre mucho y tampoco es verdad, así que en algún momento subiré un video mencionando eso. Pero a lo que voy con eso es que este cigarro, con un cepo de 58, haría pensar en mi lógica que se tratará de una fumada diluida, pero el hecho que tiene 3 hojas de ligero más una de andullo ciertamente cancela esa noción. Por lo mismo, The Texan comienza con sabores a mantequilla, pimienta y dulce, pero con una intensidad sólida, fuerte y situada en media-alta. Lo que sí sucede es que los sabores se desarrollan lentamente y el cigarro quema lento, por lo que me toma unos 45 minutos superar el primer tercio. Durante el primer tercio también siento sabores a caramelo, corteza cárnica, chocolate, madera, café y jengibre. El cigarro es ciertamente complejo y se aproxima a una gran fumada.

El segundo tercio finalmente llega y para este momento ya he hecho dos cortas pausas de baño. En este tercio aparecen nuevos sabores de regaliz y canela, al tiempo que desaparecen los sabores de chocolate y solamente el café sigue presente con una nota mínima. La quemada, cantidad de humo, velocidad y construcción en general del cigarro han sido perfectos desde el principio y en todos los sentidos The Texan es un gran cigarro, aunque la única excepción es un tema de tiempo. Eso es algo muy subjetivo y la verdad es que si vas a encender un cigarro de estas dimensiones, tienes que tener claro que vas a estar al menos dos horas ocupado con él.

Para el último tercio confieso que no tuve tiempo de terminarlo. A partir de la mitad de este último tercio la nicotina comenzó a destacarse mucho más y, entre que ya estaba cansado de la fumada, y que la misma estaba bastante intensa, no lo pude terminar. También pasó que me tomó tres horas llegar hasta la mitad del último tercio y cuando lo dejé me quedaba fácilmente una media hora más de fumada. Estoy muy claro que eso es un pecado fumador, pero el hecho es que cuando tienes un bebé en casa, no eres dueño de tu tiempo. Ciertamente The Texan no es un cigarro para novatos, sino realmente para personas que sepan fumar y que tengan la paciencia para estar un par de horas sentado con este cigarro. En el último tercio no hay mayor presencia de sabores adicionales, pero con lo complejo que se ha vuelto, los matices que presenta durante la fumada son impresionantes.

Tres horas es ciertamente un tiempo que no estaba planeando pasar con un cigarro, aunque no es el mayor tiempo que he pasado fumando un solo ejemplar, el hecho es que hoy en día, o al menos el día que lo fumé, no tenía tanto tiempo libre. Comencé a fumar a las 3:30pm y normalmente a partir de las 6:15pm comienza mi rutina de bañar a la bebé, vestirla y luego cenar con mi esposa, lo cual me toma un par de horas y no puedo aplazar. Más importante: no quiero aplazar. Pero The Texan tuvo toda mi atención durante las 3 horas previas y desde las primeras caladas estuve claro que se trataría de una gran fumada, pues realmente el cigarro es bastante complejo, lleno de sabores y matices que te mantienen interesado en cada calada… incluso si requiere una gran cantidad de ellas para llegar al final. Sin embargo, aunque no es mi cepo ni mis dimensiones preferidas, la verdad es que este sería un excelente cigarro para fumar en la playa, por ejemplo, o cuando quieras pasar un largo (bastante largo) rato entre amigos. Por su precio, es un cigarro que lo permite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s