Más allá del mérito y orgullo con el que una compañía puede expresar sus primeros 10 años en el mercado, como es el caso de Havana City, o HVC Cigars, la producción de este cigarro se ha visto medianamente eclipsada por una de las hojas utilizadas en su liga, conocida como Corojo 2012. Se trata de una hoja cultivada a raíz de una semilla cubana y que ha aparecido en varios cigarros creados por Tabacos Valle de Jalapa, la finca que es parte de Aganorsa. Esta hoja Corojo 2012 ha sido usada por marcas como Illusione y el Guardian of the Farm Cerberus. En el caso de este 10th Anniversary, la hoja está siendo usada como parte de la tripa, junto con Corojo 99 y Criollo 98, ambos de Nicaragua, mientras que el capote es nicaragüense pero sin descripción adicional y la capa es Corojo 99 de la región nicaragüense de Jalapa. El cigarro está disponible únicamente en toro extra de 6,5 x 50 y limitado a 2000 cajas de diez cigarros cada una.

Aunque en mis manos esto más que un toro extra parece un Churchill, lo que más me llama la atención del cigarro es el brillo de la capa, lo uniforme de sus colores, y las pequeñas venas que tiene a todo lo largo. Esta capa tiene aromas a nueces, ligero de pimienta, cuero y una sensación cremosa o de vainilla. En el pie se aprecia masa de pan, pimienta y manzana verde. Lo pico con la doble hojilla y me sorprende lo aparentemente apretado que se siente el cigarro, cosa que espero que cambie, pero también las notas de vainilla y no mucho más. Según la marca, la inclusión de Corojo 2012 aporta muchos sabores y sensaciones diferentes, pero en frío no parecen colaborar mucho con la experiencia.

Efectivamente, el 10th Anniversary comienza tímido y con poco humo y sabores suaves. Tiene su nota picante en nariz y los labios, pero no más de lo esperado y es luego de las primeras cinco caladas que comienzo a sentir sabores mucho más agradables, que incluyen vainilla y masa de pizza, pero la pimienta se siente tanto en nariz como en el paladar, lo que la hace parte de la fumada sin ser invasiva. El humo no es que sea cremoso, sino que es casi oleoso, muy denso y hace que la fumada se sienta mucho mejor. Tiene además notas ligeramente herbáceas, como de grama o de hierbas aromáticas como menta o yerbabuena, pero lo que más me llama la atención y me gusta en este tercio son precisamente esas sensaciones del humo y su densidad. Anillo de combustión es prácticamente perfecto y la ceniza eventualmente la hago caer por precacución.

En el segundo tercio esa nota de vainilla se convierte en algo más cremoso, más presente, pero también menos sabroso, por así decirlo. Aparecen sabores de nueces y la pimienta se siente más blanca que negra, y superada la mitad del cigarro las nueces son acompañadas por otro fruto seco: maní. El cigarro se siente más fuerte luego de la aparición del maní y la superación del punto medio, tanto que la garganta se me seca un poco y me obliga a fumarlo más lento. La ceniza sigue manteniendo buena consistencia y tamaño, mientras que el cigarro alcanza un punto ideal de fuerza (media-alta) e intensidad (alta) que hace que cada calada sea lenta. El tiro mejora también cuando supero la mitad, haciéndome pasar de la sospecha de si esto seguirá así, a la confianza de que vamos bien.

En la tarde que decidí fumar este cigarro fui visitado por unos amigos y realmente se me olvidó hacerle foto al último tercio. Esa sensación seca en garganta se reduce y el cigarro vuelve a demostrar notas cremosas en su sabor y en el humo, incluso aparecen sabores de tierra mojada también, pero se siente más caliente y luego de un rato comienza a afectar la fumada también, por lo que fumo más lento. No obstante, el final es agradable y presenta notas suaves de sabores adicionales que, aunque no voy a describir en detalle, sí logra que la fumada sea agradable hasta cumplir las dos horas, que es cuando lo dejo morir con dignidad.

Más allá de esa hoja especial que pueda tener este 10th Anniversary, se trata de un cigarro que celebra los 10 años de una marca que he disfrutado bastante en mis fumadas. La experiencia será muy similar a la de otros productos de Aganorsa, muy rica, sabores agradables e incluso algo más fuertes de lo habitual. En lo personal, creo que lo hubiese disfrutado igual en una vitola con mayor cepo y quizá menos largo, pero ese soy yo y esa es mi preferencia, pero creo que hubiesen suavizado un poco los momentos que fueron ligeramente desagradables de la fumada. Pero más allá de eso, es un cigarro que celebra muy bien el aniversario y también sirve como buena introducción de la hoja que casi nadie conoce.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s