Tabacos Bermudez

qvfssbz

Una vez un amigo fumador me dijo que nunca se debe ir a una fiesta o reunión con un solo tabaco; siempre hay que llevar al menos dos, porque la experiencia del tabaco es para compartirla, el gusto de un tabaco en específico es digno de serle otorgado a alguien más y que sea el tabaco lo que haga que la conversación fluya y así, comienzan las mejores amistades Es algo que he aplicado siempre y lo que me ha dado mejores conversaciones y momentos de disfrute con nuevos amigos, quienes han adquirido por su cuenta buenos tabacos y siempre los comparten; es una cadena que tiende a dar buen resultado.

Teniendo eso en cuenta, el tabaco Bermudez es perfecto para cuando no quieres hacer amigos, es el regalo perfecto para un enemigo y la mejor manera de asegurarte que nadie más te pedirá un tabaco y mucho menos tu opinión sobre tabacos.

Bermudez es fabricado por Crispin Patiño, quizá la mejor marca de tabacos en Venezuela, ubicada en Cumaná, estado Sucre y con una tradición de casi 100 años, donde el proceso de fabricación sigue siendo manual para la mayoría de sus productos, incluyendo el Bermudez. Se llama así en honor al fundador de la empresa, y a la primera bocanada se hace casi obvio que nadie quería al pobre señor.

No me cuesta mucho admitir que los adquirí por pura ignorancia y mala asesoría, no porque me quisieran engatusar comprando esto, sino porque la asesoría vino directamente de la gente de Crispin Patiño, quienes no pueden decir realmente que su producto es malo, pero la caja cuesta casi la 5ta parte de lo que cuesta una caja de cualquier otro tabaco de ellos. La conversación fue algo más o menos así:

Diego: Qué tal son esos Bermudez?
C&P: Tenemos otros mejores
Diego: Pero, son malos?
C&P: Claro que no. Pero no se venden mucho.
Diego: Es que son tan baratos que no sé si comprarlos.
C&P: Puedes probar uno y regalar los demás (este debió haber sido el indicador)

Pero como soy terco y tonto, pagué la novatada. Crispin Patiño vende solamente mazos enteros de 25 tabacos a través de su web así que, dado lo baratos que estaban (como Bs. 800 por el mazo), lo compré, junto con otros mazos de mejor calidad.

En cuanto los recibí me di cuenta que había cometido un error. Al igual que casi todas las cajas de mazos en el mundo, los Crispin Patiño tradicionales vienen en cajas de madera, sellados y muy bien presentados. Los Bermudez vienen en una caja de cartón liviano e impresos por un solo lado. No obstante, decidí que debía encender uno. Me tomó 3 intentos encenderlo con soplete y cuando finalmente pude darle dos bocanadas, me dio un dolor de cabeza increíble. Pero me mantuve, fuerte y determinado a disfrutar mi tabaco barato.

Unos quince minutos después el tabaco se volvió a apagar y por más que intenté, no pude volver a encenderlo, no mantenía el calor… pensando que quizá tenía una burbuja de aire en algún lado, procedí a apretarlo un poco a lo largo del cuerpo y fue cuando me di cuenta de algo terrible: estaba todo chamuscado por dentro. El tabaco se había tostado todo por dentro mientras mantenía su cubierta casi intacta. Así fue como 24 de ellos terminaron en el fondo del humidor.

Unos 2 meses después decidí darles una nueva oportunidad, entre otras cosas porque sigo siendo terco, pero también porque estaba negado a pensar que los 24 tabacos estaban igual de malos, y comencé a detallar cada uno de los tabacos restantes. Lo primero que me impresionó fue que todos eran de colores muy diferentes y de consistencias que iban desde duro como un palo hasta esponjoso como un estropajo. Lo segundo que me llamó la atención es que aunque habían estado unos 3 meses en el humidor, no habían mejorado mucho. Su contenido es puro picadillo y la capa parece ser de desechos de tabaco, aunque en realidad no me impresionaría que lo sea. Sí debo decir que ese que me fumé no estuvo del todo malo (al menos en comparación con el primero), se quemó como debía y duró casi hasta el final, al punto que lo fotografié y es el que está al principio de esta reseña.

Desde entonces he fumado otros tabacos y he regalado algunos Bermudez a conocidos que se están iniciando en este mundo del tabaco, con la advertencia que es bastante malazo, pero que como no tienen el paladar entrenado, es bueno que prueben estos (cualquier excusa con tal de deshacerme de ellos). La realidad es que su calidad es merecedora de algún rito santero y no mucho más. Han pasado casi 8 meses desde que los compré y siempre han estado dentro del humidor, no porque espero que mejoren, sino porque tampoco tengo tantas ganas de ganarme enemigos. Curiosamente, ese tiempo les ha servido para empeorar.

6xga90x

En los últimos 6 meses la mayoría se ha separado y pelado como los de la imagen, al punto que ahora son sencillamente los retenedores de humedad en el humidor, en donde quedan aproximadamente 15. Sinceramente me da lástima botarlos y sigo aferrado a la esperanza que alguno salga bueno, también porque creo que las novatadas hay que asumirlas y, en este caso, aprender a vivir con ellas.

0ezegic

Dossier-2.indd

 

 

2 comentarios sobre “Tabacos Bermudez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s