El Caracas Cigar Club

Hoy no les coloco cigarros ni reseñas. Más bien vengo a escribir un rato. Vengo a contarles algo interesante y divertido. Soy venezolano y de los “pocos” de mi generación que todavía vive en Venezuela. Esto no es una queja, pero regularmente hablo con amigos y me cuentan las quedadas y reuniones para fumar que tienen en otros países y me entra una envidia (sana) y unas ganas de estar en un país y rodeado de gente con quien se pueda fumar así. Caracas es una ciudad muy complicada, al punto que a partir de las 8:30pm ya las calles están prácticamente solas y salir después de las 9:30pm es una invitación a no llegar.
 
El hecho es que hace unos meses recibí una invitación del Caracas Cigar Club para asistir a una de sus reuniones, pero entre la peligrosidad de la ciudad, el hecho que el Club se encuentra relativamente lejos de mi casa y que en lo que va de año no he salido antes de las 7:30pm de la oficina, pues no he podido asistir y hasta se me había medio olvidado. El martes me llamaron para invitarme de nuevo y esta vez hice todo lo posible para asistir, hasta me “escapé” del trabajo a las 5:45pm (la hora de salida es a las 5:30) y me fui al Club. Siendo hora pico ya iba con un cierto recelo, pensando que iba a llegar tarde, aunque no hubiese hora de llegada establecida, pero Waze me puso en el sitio en 18 minutos. 
 
Nada más llegar me recibieron como uno más del grupo, me presentaron a varias personas y me di cuenta que indirectamente conocía a varios porque nos seguimos por redes sociales (Instagram, más que nada). El “Club” es una casa donde han acondicionado un área y es relativamente grande, tienen una parrillera y un bar atendido por un barman (al que hay que pagarle los tragos, claro) y la sentada debe pagarse (nada caro). Como uno más del Club me invitaron a sentarme con ellos, a conversar sobre lo que quieren hacer ahí, lo que cuesta ser parte de él, y el hecho que se puede ser tan activo como uno desee; desde ir de vez en cuando a fumar y conversar, hasta hacerse miembro de verdad, pagar mensualidades y participar en las diversas actividades que planean, e incluso beneficiarse de varias ofertas y paquetes que se reciben al estar.
 
Uno de ellos me preguntó por el blog y otros se interesaron en el tema, y pasamos parte de la noche hablando de los tabacos que he reseñado, sobre otros tabacos, sobre los carros que tengo en mi cuenta de Instagram y una serie de temas adicionales tanto míos como del Club, que al terminar mi primer cigarro prácticamente encendí otro inmediatamente. Hacía mucho tiempo que no fumaba más de un cigarro en una noche, pero creo que lo que más me agradó fue que durante 3 horas fui parte de un grupo de gente muy atenta y muy igual a mí, quienes también sufren el día a día en esta ciudad, pero quienes también buscan momentos como el de ayer para compartir y disfrutar junto con un tabaco y con amigos.
 
También fue muy grato poder conversar sobre puros con personas que ya saben de puros, así que no hubo necesidad de instruirlos y contarles por qué “me gusta colocar hojas secas en la boca y prenderle fuego”, sino más bien de discutir sobre tal o cual cigarro, sobre cuáles me pueden gustar, sugerir otros, hablar de cigarros poco conocidos, recomendar algunos y recibir varias recomendaciones también. Lo más importante, en el Club si bien todos fuman, no son todos unas chimeneas ambulantes. Hay uno de ellos que se fuma un mínimo de 5 cigarros al día y en promedio unos 1800 puros al año, pero también están otros (como yo) que se fuman 4 a la semana.
 
En verdad pasé una noche muy agradable y, aunque me tuve que ir corriendo por la misma situación de Caracas y la lejanía de mi casa, me fui feliz y contento de haber encontrado un grupo de personas como este y ya contando los días hasta el próximo jueves para disfrutar de nuevo.
Al llegar a casa me encontré con esta publicación en un grupo del que soy parte en Facebook, y pensé que no podría estar más de acuerdo:
17458098_10211719643683068_5870972734549640033_n
Traducido dice “Lo que más me gusta de los tabacos es poder sentarme y hablar con otros hombres… Algunas de las mejores conversaciones que he tenido con otros hombres ha sido con un cigarro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s