Las Leyendas de Cuba

Hoy en día, en pleno siglo 21, con la plétora de accesos a todo tipo de información, la verdad es que nos hemos convertido en una sociedad siempre sedienta de nuevos conocimientos, útiles e inútiles. Desde los videos en YouTube de cómo hacer cualquier cosa hasta las Wikipedia y demás fuentes infinitas de información, siempre podemos decir que sabemos algo, y si no lo sabemos, lo investigamos con el todopoderoso Google.

Pero más allá de dónde son hechos los puros, qué contienen y, a veces con mucho dolor, cuánto cuestan, en realidad ¿qué tanto sabemos de los cigarros? Especialmente las marcas más conocidas que han salido de Cuba en los últimos 150 años. Pues me dispuse a investigar un poco y esto es lo que encontré sobre las marcas cubanas y las historias de personajes famosos que los inspiraron.

bolivarBolivar

Siendo de Venezuela, ya sé bastante sobre Simón Bolívar, pero una pequeña revisión de los insights del blog me demuestran que no todos los lectores son locales (gracias), así que al menos un pequeño repaso a la historia sí le puedo dar sin problema. Simón Bolívar (1783-1830) nació en Caracas en “cuna de oro” y sus padres murieron cuando todavía era joven. Luego de distintos viajes a Europa siendo adulto, Bolívar utilizó su fortuna y carisma para armar un ejército y liderar la independencia de España, logrando así la libertad de los países que hoy conocemos como Ecuador, Venezuela, Colombia, Perú y Bolivia (llamada así por él). Hoy en día es una figura histórica conocida como “El Libertador”, a pesar de sus años turbulentos como mandatario de Colombia, donde renunció luego de un intento de asesinato. En 1901, José F. Rocha, un hombre de negocios español pero residenciado en La Habana, utilizó el nombre e imagen de Bolívar para su tabaco. Sin embargo, la marca fue poco conocida hasta la década de los 40, cuando fue adquirida por la familia Cifuentes. Desde entonces, se ha convertido en una de las marcas cubanas con mayor fuerza y renombre, todavía fabricada en Cuba y en la República Dominicana. Aunque el diseño de la anilla ha cambiado, la estampa de la cara de Simón todavía adorna el centro de la anilla.

 

cohiba Cohiba

Una de las marcas más deseadas del mundo, Cohiba también es una de las marcas más jóvenes de Cuba, aunque muchas partes de su origen todavía se prestan a discusión. Lo que pude descubrir es que su nombre viene del lenguaje de los indios taínos, que significa “tabaco”, y fue creada en 1966 como una marca privada de habanos para Fidel Castro. La marca sigue siendo fabricada en Cuba y en la República Dominicana (por General Cigar). A partir de aquí la historia se vuelve un poco más difícil de rastrear, una leyenda cuenta que el Che Guevara comisionó la marca mientras era el ministro de la industria de Castro, aunque la muerte del Che antes del lanzamiento de Cohiba no le da mucha veracidad a la leyenda. Otra teoría coloca que uno de los guardaespaldas de Castro (el que le probaba la comida y los cigarros, puesto que siempre estaba bajo amenaza de muerte) le dio un tabaco sin anilla, torcido por un hombre llamado Avelino Lara (aunque otros dicen que se llamaba Eduardo Rivera) y a Castro le gustó tanto que contrató al torcedor para que le hiciera la marca privada. Sin importar cuál es el origen real, todo el misterio que le rodea ha servido para darle un toque más singular a su construcción y combinación de tabacos, puesto que si la mayoría de los cigarros tienen una doble fermentación, los Cohiba pasan por un tercer proceso de añejamiento en roble antes de ser torcidos. Durante muchos años, nadie que no fuera Castro o alguno de los integrantes de su círculo de amigos y diplomáticos pudo probar el cigarro, hasta 1982 que fue comercializado y lanzado al público. Desde entonces, Cohiba se ha convertido en una pieza clave de la industria del tabaco cubano, y la marca de General Cigar se ha hecho con una buena parte del mercado americano.

DavidoffLogo Davidoff

Aunque muchos de los hombres que han prestado sus nombres a las marcas que existen hoy en día son un misterio para muchos, la imagen de Zino Davidoff fue conocido por muchos hasta su muerte, en 1994, muchos años después de que salió de Cuba y se mudó a la República Dominicana. Davidoff nació en Kiev, Ucrania y se mudó a Ginebra, Suiza en 1911. El joven Zino aprendió todo sobre combinar tabaco para cigarrillos y pipas de su padre, quien tenía una tienda de tabaco, pero cuando se dispuso a conocer el mundo, a los 19 años, se vio atraído hacia Cuba y la magia del tabaco cubano. Después de convencer a su padre de abrir una sección de puros en su tienda, el nombre de Davidoff se convirtió en sinónimo de tabacos de gran calidad en el mundo. Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, Davidoff recibió permiso para crear su propia marca, llevando las vitolas con nombres de chateaus franceses fabricantes de vino.

downloadEl Rey del Mundo

Los más observadores de la película Titanic (la de 1997) habrán notado que en la película alguien menciona este cigarro con un nombre tan poco humilde. ese nombre demuestra la confianza que su creador, Antonio Allones, tenía en su marca cubana que inició en 1882 (o en 1848, según algunos). El nombre tan ambicioso funcionó, haciéndola una de las marcas más caras de Cuba y una de las más populares. La fábrica de El Rey del Mundo también tiene la distinción de haber sido la primera en producir los primeros puros Lonsdale, y hacer el formato popular. Sí, Antonio es el hermano de Ramón Allones, quien puede no haber sido “el rey del mundo”, pero cuyo nombre es muy reconocido hoy en día. La marca todavía se fabrica en Cuba, y JR Cigars tiene la marca hondureña para el mercado americano.

1446561316618-0Henry Clay

Henry Clay es el único político americano en tener un tabaco llamado por él. Clay fue un senador del siglo 19, representante de Kentucky, y miembro del partido que buscaba convertir a los Estados Unidos de una nación del intercambio agrícola a una más manejada por principios económicos. Clay también era fiel creyente que las negociaciones se hacían mejor sobre una mesa de comida que sobre un escritorio de un despacho. La marca se originó en Cuba, pero ya no existe en ese país, aunque la vieja fábrica sigue apareciendo en las anillas, junto con Henry en las cajas de la marca dominicana actual.

hoyo-de-monterrey-logo Hoyo de Monterrey

Una de las primeras marcas llamada por un lugar, en vez de por una persona, esta es una marca bastante popular en sus dos versiones, tanto la cubana lanzada alrededor de 1867 por el legendario José Gener, y la línea producida en Honduras, que ahora produce la línea Excalibur. Gener llegó a Cuba desde España en la década de 1840 para hacer fortuna, habiendo comprado una finca de tabaco en la zona de Vuelta Abajo y torciendo puros bajo el nombre de la finca: Valle de Monterrey. Es interesante que esta fue uno de los primeros cigarros comercializados bajo una marca de La Habana, puesto que anteriormente se comercializaban por el nombre de los tamaños y la forma. Luego de la muerte de Gener en 1900, la fábrica pasó a ser de su hija Lutgarda, quien se la dejó a sus descendientes en 1931 y siguió cambiando de dueños constantemente. Al cabo de todo, Hoyo de Monterrey sigue fabricando bajo el mismo nombre y su fundador sigue siendo parte de la marca.

H_Upmann H Upmann

Una marca muy conocida por los fanáticos de sus puros cubanos y la marca dominicana propiedad de Altadis, pero pocos saben qué significa la “H” en su nombre, y mucho menos los pormenores de la historia de la marca. Herman y Augusto Upmann, dos hermanos alemanes de una familia banquera exitosa, se establecieron en Cuba en 1843 y comenzaron a trabajar en el negocio de los tabacos. La “H” en la marca representa la palabra “Hermanos”, y algunas fuentes determinan que el apellido original era “Hupmann”, y le quitaron la “H” para evitar la repetición. En cualquier caso, el éxito de los tabacos eventualmente relegó el negocio de los banqueros y la marca fue reconocida mundialmente. Herman Upmann murió en 1894, dejando el control de la empresa a su hermano e hijos, Herman Jr. y Albert. Augusto luego regresó a Alemania, dejando a sus sobrinos a cargo.

A partir de ahí, la marca se montó en una montaña rusa con la familia y el mercado de los tabacos sufrió una caída importante a finales del siglo 19 y luego, el inicio de la Primera Guerra Mundial hizo que la fortuna de los Upmann se viniera abajo. En 1922 tuvieron que salir de Cuba y vender sus propiedades, que fueron adquiridas por una empresa inglesa que sufrió mucho para mantener la compañía, que eventualmente fue a parar a las manos de Menendez García y Cía., quienes luego lanzarían la marca Montecristo, restaurando también el prestigio del nombre H. Upmann.

montecristo Montecristo

El nombre de esta marca, con sus espadas y su flor de lis son ciertamente un homenaje al héroe de Alexander Dumas, pero la razón del nombre todavía es un misterio. Algunos expertos creen que salió de los tiempos más antiguos de Cuba, en donde los “lectores” asistían a las salas de torcido y les leían historias a los torcedores, a fin de entretenerlos durante las largas horas que pasaban torciendo. La historia de Dumas, sobre un hombre apresado por un crimen que no cometió y se escapa para vengarse era un tema preferido por los torcedores, lo cual no sorprende, considerando las horas que pasaban en una habitación bastante caliente y por muy poco dinero. Tanto la marca cubana como la versión dominicana son bastante conocidos y preferidos en el mundo.

partagas.jpg Partagas

Don Jaime Partagás era un hombre mu ambicioso y muy apasionado, dos virtudes que que le dieron al mundo una de las mejores marcas de tabaco, pero que también llevaron al hombre a un fin prematuro.

Partagás era originalmente de Cataluña, pero estableció su marca en 1845, con estándares bastante altos para sus cigarros, insistiendo solamente en las mejores hojas de tabaco y los torcedores más expertos para torcerlos. Fue un pionero en el negocio de fabricar tabacos, desviándose de la tradición con el fin de probar nuevos métodos de cultivo, fermentación y combinación. También se esforzó más en hacer mejor publicidad, marcando más la diferencia vs. sus competidores. Como resultado de esto, la marca Partagás se volvió sinónimo de calidad, y fueron buscados por todo el mundo.

Sin embargo, el exceso de éxito selló el destino de Jaime Partagás en 1868, cuando murió bajo circunstancias misteriosas entre las que se encontraban mujeres, alcohol, celos y venganza. Aunque los detalles son un misterio, podemos estar claros que la marca cayó consecuentemente en buenas manos, las del legendario Ramón Cifuentes, cuya asociación con la marca Partagás apenas era superada por la del mismo Jaime. La fábrica Partagás en Cuba es la más antigua de producción continua del país caribeño, que todavía produce cigarros Partagas, aunque la familia Cifuentes llevó su experticia a la República Dominicana luego que Castro nacionalizó la industria.

Por-Larranaga Por Larrañaga

Ignacio Larrañaga, un español que lanzó su marca en 1834 y cuyo nombre precisamente indica que el cigarro es hecho “por” él. El cigarro hoy en día se sigue fabricando en Cuba, pero en muy pocas cantidades, mientras que la versión dominicana existe en grandes cantidades, más que nada vendida en los Estados Unidos. Los habanos Por Larrañaga se hicieron famosos porque eran los favoritos del poeta Rudyard Kipling, quien en un poema decía “una mujer solo es una mujer, pero un buen cigarro es una buena fumada”. Puede que Kipling no haya sido muy políticamente correcto, pero sí sabía de buenos puros.

Punch_logo2-1 Punch

Aunque la mayoría de los fumadores de este puro, sea en su versión original cubana o su versión más actual hondureña, podrán estar convencidos que su nombre proviene de “golpe” en inglés, la historia es un poco diferente. El creador del cigarro, Don Manuel López, de la compañía J. Valle & Co. en La Habana, decidió apuntar al mercado inglés y llamar a su cigarro por el personaje tipo arlequín del programa Punch & Judy, quien era la mascota de una revista llamada también Punch, y el personaje Sr. Punch todavía aparece en las cajas actuales. El truco de mercadeo funcionó, puesto que la marca fue una de las más vendidas en el Reino Unido durante su auge.

Ramon_Allones Ramon Allones

Si alguna vez has comprado una caja de tabacos solo porque el diseño te pareció bonito, es gracias a (o culpa de) Ramón Allones. Allones nació en Galicia y llegó con su hermano Antonio en 1837 a Cuba, con el fin de tomar el mercado cubano. El cigarro que lleva el nombre de Ramón es una de las marcas existentes más antiguas, que todavía lleva el año de 1837 como una insignia de honor, aunque la marca fue registrada en 1845. Allones era un innovador, y fue el primero en utilizar diseños coloridos sobre las cajas, así como el primero en establecer las cajas de 25 tabacos organizados en el método de 8-9-8 (ocho arriba, nueve en el medio y ocho abajo), con una sola vitola por caja. Esto le valió a Ramón que fuera el único fabricante con permiso oficial de mostrar el escudo de armas de la Casa Real de España en sus cajas. La familia Cifuentes se hizo con la empresa en 1927, quien mantuvo la marca viva y única. Hace unos 20 años apareció una marca dominicana llamada Ramon Allones, realizada por General Cigar, quien mantiene la tradición del empaque adornado, incluyendo el año de 1837 en la anilla.

Rj_logo Romeo y Julieta

Independientemente de cómo y dónde la hemos visto, todos sabemos sobre la historia de amor prohibido escrita por Shakespeare que inspiró el nombre de esta marca. Nunca sabremos con seguridad si los creadores de la marca, Inocencio Alvarez Rodriguez y José Manin García eran fanáticos de la obra o si fue solo porque les gustó cómo sonaba cuando llamaron así a su marca en 1875. De hecho, probablemente no sabríamos nada de la marca si no fuera porque se la vendieron a Rodriguez “Don Pepin” Hernandes en 1903, quien era un ávido promotor de marcas. Fue este Don Pepin quien expandió la producción a 20 millones de puros al año y quien introdujo una gran variedad de formas y tamaños para apelar a la mayor cantidad de gusto. También fue conocido por crear anillas personalizadas para las celebridades de la época, incluso el ejemplo más duradero de su influencia es el cigarro que hoy conocemos como el Churchill, cuyo nombre original era el Clemenceau en honor a un diplomático francés, pero el cigarro se convirtió en el favorito del Primer Ministro inglés, Winston Churchill. De hecho, el gusto de Sir Winston por el cigarro en particular llevó a la marca a llamar a muchos de sus productos variaciones de Churchill, y prácticamente todas las marcas existentes en esta época tienen al menos una vitola llamada Churchill en su portafolio.

Sancho-Panza Sancho Panza

Un cigarro debe ser consistente, como un compañero fiel con quien puedes contar, al igual que el nombre de esta marca. Sancho Panza, el compañero fiel del cazador de molinos, Don Quijote de la Mancha, de la novela homónima de Miguel de Cervantes. La creación de esta marca (circa 1850) se le atribuye a Emilio Ahmsted, de quien se sabe muy poco, incluyendo por qué nombró a un tabaco por el compañero de Don Quijote. Lo que sí se sabe es que la marca Sancho Panza tiene uno de los cigarros más grandes del mundo de los habanos, llamado simplemente el Sancho, con una longitud de 235mm, con un ring de 47. La imagen de Sancho ya no es mostrada en las cajas de la marca que lleva su nombre, pero el nombre se mantiene, como tantos cubanos y sus fabricantes, iconos de una época pasada.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s