Temas básicos del fumador: Cómo catar un puro

whiskey1115-ft-giuseppe-ruo

Los tabacos son como cualquier otro placer, una indulgencia al paladar. Muchas veces escuchamos a sommeliers describiendo un bien vino, a gourmets hablando de un tipo de comida, y los tabacos se describen de manera similar, aunque no estoy seguro cómo se llama a quien lo hace. Será catador? Alguien me dijo que era “sommelier de tabaco”, pero eso es como llamar a la muñeca “tobillo de mano”. El hecho es que como todos los lujos del paladar, el tabaco incluye una variedad de sabores y aromas que se van descubriendo a lo largo de la fumada.

Un tabaco es evaluado teniendo en cuenta cuatro aspectos: equilibrio, sabor, cuerpo y final, y cada uno de ellos es parte de la evaluación final. Por supuesto, también se incluye toda la apreciación antes del encendido, pero eso no es tan difícil de descifrar. Para empezar, debes calar un volumen de humo considerable del cigarro. Esto no se trata simplemente de chuparlo, sino que se recomienda tomar un par de caladas cortas seguidas de una larga y permitir que el humo cubra toda la parte interna de la boca. Mueve los cachetes un poco para distribuir el humo y permitir que se arremoline por la lengua. Antes de botar el humo, muévelo ligeramente a la parte trasera de la garganta y bótalo por la boca y la nariz. Puede que al principio no sea fácil botar el humo por la nariz, pero para acostumbrarte, prueba hacerlo con cigarros suaves.

Equilibrio

La mayor parte de la degustación de sabores ocurre entre el paladar y la lengua. Tu sentido del gusto está dividido en cuatro regiones que detectan diferentes sabores. Existen diversas teorías sobre si existen regiones específicas que detectan ciertos sabores, por lo que no voy a entrar en detalle sobre qué parte de la boca aprecia mejor cuáles sabores. Piensa que el humo no tiene un sabor identificado, sino que el sabor es algo que sientes mientras reacciona contra la saliva y las paredes internas de la boca, dando la impresión de un sabor. Un cigarro bien equilibrado utiliza diferentes sabores por igual, haciendo que actúen juntos para producir una sensación uniforme.

Sabor

Ya que sabes que las sensaciones se sienten en toda la boca, es hora de discernir e identificar sabores. El arte de sacar el humo por la nariz se convierte en un gran apoyo para este tema, específicamente las características que aprecias con la lengua y el paladar suelen ser los sabores, y las que aprecias con la nariz son los aromas. Sin embargo, muchos expertos intercambian estos términos con soltura. Los tabacos son descritos con cientos de términos que pueden incluir: madera, nueces, tierra, pimienta, grama, cítrico, dulce, salado, ácido, cebada, tostado, ahumado, canela, vainilla, café, café espresso, chocolate, caramelo, ajo, pan, miel, regaliz, anís, pino, metálico, carbón, entre muchos otros. La riqueza general del sabor es descrita en la intensidad, de suave a fuerte.

Cuerpo

El cuerpo del cigarro muchas veces se confunde con su sabor. En términos sencillos, el cuerpo del cigarro es la fuerza y la sensacion del cigarro, no el nivel de riqueza del sabor. El cuerpo es algo que se siente en el pecho y en la garganta mientras fumas el puro. Piensa que el cuerpo es como la potencia, y como el sabor, se puede medir entre suave y fuerte.

Final

En términos sencillos, el final es el sabor que te queda en la boca luego de botar el humo. Luego de botar todo el humo, espera unos 5 segundos y mueve la lengua por la boca; es muy probable que percibas el final hacia la parte trasera de la boca. Aunque el sabor que detectas en el final puede ser uno que sentiste cuando tenías el humo en la boca, muchas veces es algo completamente diferente, que no percibiste cuando le diste una calada al puro. El final debería ser un sabor identificable y se describe por su permanencia en la boca, que va desde corto hasta largo.

La clave para entrenar el paladar es la práctica. Mientras lo vas desarrollando, aprenderás a detectar más los matices de tus cigarros preferidos. Aunque muchos disfrutan maridar los cigarros con oporto, vino, whisky, ron o cerveza , yo recomiendo una bebida más natural, como agua o soda, para poder apreciar todo el sabor del cigarro, sin adulterarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s