Más grande = ¿mejor?

No es que me las quiera dar de intelectual y sibarita del tabaco, pero en el poco tiempo que tengo en esta afición me parece que estoy siendo testigo de un cambio importante en el mercado. Un cambio que comenzó un tiempo antes que comenzara a fumar y que sigue siendo relevante.

La tendencia apunta a los puros de cepo (rin) más grande y toda una serie de pensamientos que van atados a ello, pensando que mientras más grande es el cigarro, más fuerte es y por tanto, mejor. No sé de dónde salió este tema, pero es completamente falso. Si bien los cigarros más grandes se ven más ‘fornidos’ y fuertes, la realidad es que no tienen que ser más fuertes; es más, tienden a ser más suaves.

El hecho es que mientras más pequeño sea el cepo, mayor será la influencia que la capa tendrá en el sabor, por el hecho que la capa constituye hasta el 75% del sabor de un tabaco. Incluso en los puros que tienen bastante hoja ligero en la tripa, la capa constituye más del 30% de ese sabor. Hasta hace algunos meses le discutía a algunos amigos fumadores que preferían las vitolas corona y lancero, porque decían que eran las más sabrosas, y poco a poco les he ido dando la razón.

Algunos cigarros que me parecieron interesantes en vitola robusto o toro se volvían intensamente sabrosos en lancero. Un ejemplo de esto es el AJ Fernandez – Enclave y el Cain – Habano F550. Incluso, se ve mucho en puros que tienen el famoso ‘rabo’e cochino’, que ese adicional de capa en la perilla le da un toque más fuerte de sabor al encenderlo.

Hace cosa de un año en una tienda en Estados Unidos, estaba viendo unos Asylum – Schizo, un puro que no es especialmente bueno (le di un 58), pero que estaba revisando el precio a ver si compraba un mazo de 6×52 (creo). Mientras los estaba viendo, llegó un motero de esos que tienen una barba gigante, tatuajes hasta en el cielo de la boca y se comunican por gruñidos. Me pidió permiso y agarró unos Schizo de 7×70 (el cepo es 70, lo cual es una exageración absoluta) y no me aguanté, así que le pregunté si eran buenos. Me dijo que realmente no sabe, pues los fuma mientras va en la moto y eso no le deja apreciar el sabor, pero solamente los compra porque se ve bien cuando los fuma… En serio, eso dijo. Los fuma por apariencia.

Igualmente, he conversado con varias personas que se quejan de los cigarros que se rompen fácilmente o cuyas capas se fracturan a menudo. Las marcas de los puros que hablan son marcas conocidas y de buena fabricación, y el problema no parece común. Así que si esto le pasa a un fumador con distintas marcas, el denominador común es el usuario. Mientras converso con ellos me doy cuenta que fuman como una locomotora, lo que causa una expansión más rápida del tabaco, así que sorprendería que el tabaco no se rompiera. La fumada del tabaco debe ser relajante y algo para disfrutar, así que deja el apuro. Además del problema inevitable que el puro ‘florezca’ cuando fumas muy rápido, el sabor también termina siendo afectado.

A menudo también oigo gente decir que no le gustan puros con (cualquier) capa, e incluso en ocasiones he sido yo mismo que he dicho que no me gustan los puros con capa Corojo. ¿En serio? Eso es como decir que no te gusta la comida con cebolla; es un término demasiado amplio y es negarse la posibilidad de probar algunos puros deliciosos. Fue después de hacer ese comentario y revisar que muchos de los puros que más me han gustado casualmente tienen capa Corojo. Otro ejemplo es que normalmente no me gustan los puros con capa Connecticut, pero la verdad es que hay dos Connecticut que he fumado que me han parecido excelentes y, a veces, me provoca fumar uno. Por eso ya trato de no decir que no me gusta tal o cual tipo de cigarro, pues los tabacos tienen tantas variables que en ocasiones me puede llegar a gustar algo que pensé que no pasaría.

Es como cuando mi mamá se queja que sus cuchillos son malísimos, y luego reviso las gavetas y están llenas de cuchillos baratos. Vale más gastar un buen dinero para comprar 4 o 5 cuchillos buenos que tener una gran cantidad de cuchillos malos. Lo mismo ocurre con las guillotinas de tabaco. Varias veces he visto a gente destruir la capa de un cigarro porque no quieren comprar una guillotina nueva. Lo más cumbre es que una guillotina de calidad decente no es tan cara, pero tienes que revisarla constantemente, pues la baja calidad del acero se vence regularmente.

Las guillotinas más caras y de buenas marcas como Xikar o Vertigo no solo duran más tiempo afiladas, también pueden ser re-afiladas en cualquier lugar donde afilen cuchillos (no incluye al amolador que pasa por tu casa).

Bueno, comencé hablando de los tamaños de los puros y terminé hablando de guillotinas. Así son estas conversaciones de fumador.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s