Uno de los cigarros que más he querido probar desde que un amigo me consiguió un sampler de la marca y he mantenido cuidadosamente en mi humidor desde mayo de 2018. Jacobs Ladder fue lanzado junto con el Rose of Sharon.Su nombre tiene tres definiciones: la primera es que es otro más en la tendencia de la marca de ponerle nombres de flores a sus cigarros, segundo la escalera de Jacobo, es una historia bíblica sobre un sueño que tuvo este hijo de Isaac sobre la conexión entre el cielo y la tierra. La tercera, menos fantástica, es que es una especie de tributo a Ethan “Jacob” Holt, hijo de uno de los dos fundadores de Southern Draw, quien le da apoyo técnico y comercial a la marca.

southern draw - jacob's ladder 01

El Jacobs Ladder tiene una gran presencia visual, comenzando por la capa de cedro que hace un gran contraste con lo oscura que es la capa, mientras que el azul de las anillas resalta bastante con estos otros dos colores. Cuando le quito la capa de madera el cigarro brilla por la cristalización de los aceites. El pie es cubierto por la capa también, como suele suceder con el resto de los cigarros de la marca y se le sienten aromas de tierra, chocolate y masa de galletas, más conocido como cookie dough en inglés, que se ha vuelto un ingrediente por excelencia en helados y postres. Una vez picado la calada en seco presenta un fuerte elemento de madera, que bien puede ser consecuencia de estar cubierto en ella, pero en la capa no se sienten estos aromas. También se aprecia chocolate, salsa inglesa (Worcestershire) y un toque de pimienta.

southern draw - jacob's ladder 02

El Jacobs Ladder comienza con intensidad media, muy por debajo de lo que prometía al ser la oferta más intensa y sabrosa de la marca (según ellos), pero ya habrá ocasión para mejorar. La mayoría de los aromas en frío están presentes, junto con una mayor dosis de pimienta. En el primer retrogusto se siente ese toque de pimienta y un sabor más dulce. El cigarro tiene su buena dosis de ligero en la tripa, pero el sabor dulce de la fumada de verdad resalta esa técnica de extraer el sabor dulce de esa hoja, pues se siente el sabor pero también su intensidad. Durante el primer tercio también se siente como si el cigarro se concentrara en una combinación de tierra y pimienta dulce. La línea de quemado es un poco irregular, pero la ceniza se va armando perfectamente y no requiere retoques de momento.

southern draw - jacob's ladder 03

Durante el primer tercio también se aprecia un poco de chocolate y madera, pero el cigarro se va sintiendo más complejo, como si se estuviera acoplando y ensamblando un mejor sabor. Logré un buen tamaño de la ceniza antes que se cayera, y hasta ese momento el tiro estuvo relativamente fuerte, pero en lo que se cayó el tiro se abrió mucho más, como si la ceniza hubiese actuado de tapón.

southern draw - jacob's ladder 04

En el segundo tercio los sabores se suavizan un poco, pero aparece el sabor de masa de galletas y se coloca a la delantera junto con algo de vainilla, mientras que el retrogusto sigue estando bañado en pimienta, pero esta pimienta se siente más con una intensidad constante y menos como los picos que presentó en el primer tercio. Sin embargo, la intensidad del cigarro se siente más fuerte en este segundo tercio, quizá puede haber más hoja ligero ahora.

southern draw - jacob's ladder 05

Mitad del cigarro y el humo se vuelve constante, como si se tratara de una capa madura, pero hasta el momento no había presentado esa propiedad. La línea de quemado es perfecta y los sabores se deslizan sobre el paladar lentamente. El componente de hoja ligero continúa siendo un factor determinante en la intensidad del Jacobs Ladder y la pimienta vuelve a tomar un papel protagónico en el paladar y a suavizarse un poco en el retrogusto. Ese ensamblaje del inicio parece armarse por completo en este punto y varios sabores comienzan a estallar en distintos momentos, lo cual significa que hay ocasiones en que el cigarro se siente desbalanceado y se sienten toques metálicos en él.

southern draw - jacob's ladder 06

La nicotina es quizá el elemento más fuerte de esas explosiones y en el último tercio se vuelve central en el cigarro, lo que hace que en esta sección no lo disfrute tanto como en los tercios anteriores. La pimienta sigue estando fuerte en el retrogusto pero el resto de los sabores en el paladar son opacados por la intensidad de la nicotina. Se llega a apreciar un toque de tierra, pero no dura tanto como quisiera. En general el Jacobs Ladder es tan bueno como prometían y los sabores en los dos primeros tercios enamoran y te hacen querer tener más de él a la mano, mostrándote lo bueno que puede llegar a ser un cigarro bien hecho, pero en otros aspectos es como el propio cigarro que se fuma hasta la anilla, pues a partir de ahí no es tan agradable. Tengo otro en el humidor, pero no sé cuándo lo fumaré, pues este cuenta con más de 8 meses. ¿Será que debo fumarlo antes?

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s