WordPress me recordó que mi publicación anterior fue la número 1000 de este blog. Mil publicaciones. Ese número realmente me impresiona. Estoy claro que el 70% de esas mil son reseñas, pero después de mil publicaciones y unas 700 reseñas, cómo evito caer en un formato. Creo que todas las reseñas tienen el mismo formato, o al menos las que he hecho en los últimos dos años, pero siempre trato de comenzar con una historia del tabaco o de cómo llegó a mis manos. Pero me pareció prudencial que esta sea la primera publicación después de superar las mil.

Aunque el Jacobs Ladder es un cigarro de Southern Draw que reseñé previamente, me llama la atención que incluso con el mismo nombre, este sea un cigarro con liga distinta, pues incluye un tipo adicional de ligero, haciéndolo un “triple ligero”, pero también incluye capa y capote Broadleaf y es de una producción “limitada” a 150 mil cigarros anuales. La capa es bastante oscura, o al menos lo es hasta que le quitas la cubierta de madera en la que viene y que yo no fotografié. Pero tiene aromas a chocolate, bosta, cuero y un aroma que me recuerda al tabaco curado al fuego de Drew Estate. Dado que el cigarro es un perfecto, en el pie se siente una gran cantidad de aromas similares, aunque la bosta se siente más pronunciada. Cuando lo pico los sabores son de chocolate de distintos tipos, sal y un toque de bosta.

Es curioso como siendo una vitola perfecto, el tiro no es apretado en frío, pero recién encendido sí se siente un tiro ligeramente apretado. Este tiro hace que sea difícil sacar mucho humo del cigarro y, por ende, muchos sabores. Sin embargo, hay un fuerte componente de tierra, pan tostado y sal en las primeras caladas. Sin embargo, también me pasa como con muchos otros perfectos, que lograr una quemada pareja desde el principio es todo un reto. Pero en lo que pruebo el retrogusto del cigarro se me olvida cualquier imperfección, pues incluye fresas, chocolate, tierra y pan. Al final se siente un toque bastante salado, con un sabor full y una intensidad media.

La ceniza se comporta de maravilla y en el segundo tercio se aprecian sabores más intensos del pan tostado, con madera, crema y un toque dulce. El retrogusto es más detallado, con aromas nuevos a cardamomo, pimienta y cuero joven. Pero quizá el mayor cambio es que el final no se siente tan salado, sino más de nueces, crema y algo de pimienta. La quemada sigue siendo diagonal y ha sufrido un par de retoques, pero espero que no requiera mucho más. La intensidad de los sabores y del cigarro se han mantenido igual y el tiro mejoró, produciendo mayor cantidad de humo.

Un tema que ha caracterizado al cigarro es que las transiciones normalmente no ocurren en el tercio, sino un poco antes o un poco después, por lo que a veces le tomo fotos cuando siento la transición y estas imágenes no se corresponden con lo que estoy diciendo. Pero también funciona para cambiar esa estructura que siempre pensé que tenía. Pero cuando estoy en el último tercio los sabores cambian nuevamente, y cuando el cigarro mide apenas unos centímetros me encuentro con un cigarro con sabores diferentes y muy agradables, que incluyen crema de leche, limón, toques de pimienta y algunos sabores de pan del primer tercio. En el retrogusto la crema es mayor, pero también regresa la sal y un toque de maní. Los sabores se mantienen full y el cigarro en intensidad media-alta hasta que cumple una hora y 40 minutos y lo dejo apagarse solo.

Si la experiencia con el Jacobs Ladder original serviría de preámbulo para esta, la verdad es que esperaba un cigarro fuerte y eso fue lo que me fumé. Lo que no esperaba eran cambios de sabores tan radicales, especialmente llegando al final del cigarro. Los primeros dos tercios son consistentes con exactamente lo que esperaría de la fábrica de AJ Fernandez en intensidad y sabores, pero al final se vuelve un cigarro bastante complejo, cuyo sabor y matices no responde a ningún indicio que haya sentido en los tercios anteriores. Aunque es algo muy sabroso y apreciable, también confunde un poco, porque quizá los hubiese apreciado mucho más antes. Southern Draw es una marca que me ha presentado varios sabores distintos y me ha hecho apreciar distintas capas, así que el Brimstone es una adición más.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s