Aunque la marca Southern Draw fue lanzada en 2014, podríamos argumentar que no fue sino hasta 2017 que comenzaron a ser reconocidos y marcar algo de tendencia. En parte esto fue por un rediseño de su anilla, en otra porque el Jacobs Ladder apareció en el Top 25 de Cigar Aficionado y en una tercera parte, porque además de ese cigarro comenzaron a hacer otros de excelente calidad. Uno de ellos fue el Rose of Sharon, cigarro que en lo particular me pareció increíble y ocupó, hasta hace una semana, la primera posición en mi Top de cigarros con capa Connecticut. Para celebrar el 5to aniversario de la marca, Robert Holt, su dueño y master blender, decidió mejorar sus dos productos más famosos, que son los antes mencionados.

Hay algo que me llama la atención aquí, y es que la nueva versión del Jacobs Ladder se llama Jacobs Ladder Brimstone (que reseñé hace un par de semanas), mientras que la nueva versión de este no menciona por ningún lado a su predecesor, quizá para evitar la palabra Rose dos veces. Este retoque de la liga tiene una versión más alta (en la planta) o más fuerte del Corojo 99 y el ligero utilizado esta vez es dominicano en vez de nicaragüense. También dicen que la capa es un tanto más fuerte también, pero esencialmente es la misma Connecticut ecuatoriana. Pero al igual que en el Rose of Sharon, se trata de un cigarro bastante brillante, oleoso y aparentemente perfecto. Esa capa tiene aromas florales, pimienta, caramelo y un ligero cítrico, mientras que la calada en frío presenta chocolate, pimienta, caramelo, cáscara de limón y un toque dulce ahumado que me recuerda al marshmallow.

El Desert Rose cuenta con casi 8 meses de guarda, así que no es de extrañar que comience muy bien. Es instantáneamente cremoso, con chocolate blanco, marshmallow, melaza y limón como el de un pie de limón. Al cabo de dos minutos se vuelve más complejo y se siente que la crema es lo más resaltante, punto que me recuerda al queso crema Philadelphia y cítrico, manteniendo esa sensación de chocolate blanco y un retrogusto de pimienta apenas perceptible que me hace dejar salir más y más humo por la nariz y lo sigo disfrutando bastante.

El equilibrio de sabores es casi perfecto en este Desert Rose y por un momento pienso que es incluso mejor que el Rose of Sharon original, quizá porque los sabores son igualmente increíbles, pero quema más lento y eso hace que alargue más la experiencia. No hay muchos sabores nuevos en el segundo tercio, pero dada la experiencia no hacen falta tampoco. Mantiene un sabor cremoso de primero, seguido de cítrico, chocolate blanco, caramelo, y a veces siento un sabor como de banana, aunque el marshmallow sí parece haber desaparecido. Como si se tratara de un milagro, logro quitarle la primera anilla y la ceniza se mantiene.

¡Mira esa ceniza! Las cenizas largas suelen ser incompatibles conmigo, así que creo que está en el top 3 de más largas que he logrado. Pero no hay mayor cambio en este punto medio tampoco, por lo que el segundo tercio es prácticamente una continuación del primero, con la crema como sabor principal. Esta uniformidad del segundo tercio me hace nuevamente compararlo con su versión original y, aunque están más o menos al mismo nivel, este es más complejo, así que va ganando por un pelo.

La ceniza finalmente se cayó sola, aunque internamente ya tenía como una pequeña presión y nerviosismo por el tamaño alcanzado. Nuevamente se siente más complejo pero con los mismos sabores, y realmente puedes estar leyendo esta reseña y pensar que efectivamente, son los mismos sabores de principio a fin, aunque son variados. Pero el cigarro va presentando una complejidad que aumenta de un tercio al siguiente, esto significa que se van sintiendo más y más matices de cada sabor. Aunque podríamos decir que se ha sentido chocolate blanco desde el inicio, durante la fumada también se han sentido notas de chocolate genérico, chocolate con leche, chocolate en polvo, chocolate negro, y así sucesivamente con cada sabor; sabores de una misma raíz pero con tantos otros matices. Quedando apenas un centímetro o dos, el cigarro aumenta su intensidad de pimienta y tomo eso como la señal de que es hora de dejarlo, una hora y 35 minutos después de haberlo encendido.

El Rose of Sharon es un cigarro del que felizmente compraría 5-packs, incluso no siendo tan dado a cigarros de capa Connecticut. Pero de este Desert Rose compraría 10-packs o más, en grupos, una y otra vez. Particularmente suelo ser algo escéptico con los Conneticut antes de encenderlos, pues en ese amplísimo mercado hay cigarros muy planos, así que nunca sé a qué atenerme. Sin embargo, ya habiendo probado el Rose of Sharon, lo primero que pensé fue que no podrían mejorarlo y, como mucho, estará igual. Pero no; lo mejoraron. Está increíble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s