Ohana – Rahr-Gar

Uno de los aspectos más entretenidos de las redes sociales es la posibilidad de interactuar con diversas personalidades de distintos niveles de importancia dentro de casi cualquier industria. La industria del tabaco, por ejemplo, ha reconocido en estos medios una oportunidad para contactar muy bien con su público, especialmente en un mundo que cada vez le pone más trabas al tabaco en general para anunciarse. Tal ha sido el caso de la marca Ohana, a quienes he mencionado un par de veces por Instagram y siempre me responden y agradecen por la mención, y les he mencionado que tengo este cigarro y se han maravillado que lo consiguiera. Me vino como parte de un Cigar of the Month, así que tampoco me esforcé demasiado en buscarlo, pero leyendo un poco acerca de él descubrí que se trata de una edición limitada apenas a 2.000 cigarros.

ohana - rahr-gar 01

El Rahr-Gar es una colaboración entre Ohana Cigars con Rahr & Sons, una pequeña cervecera americana y estos cigarros son añejados durante 6 meses en barricas que primero añejaron bourbon y luego cerveza. En cuanto a la liga, se trata de una capa habano nicaragüense sobre tripa y capote de ese mismo país. Como es de esperarse, los aromas de la capa son de pura cebada y cerveza, con algunos toques de pimienta y vainilla. El pie es cerrado, por lo que no se perciben aromas más allá de esos y la calada en frío no aporta mucho más.

ohana - rahr-gar 02

Desde el principio el componente de pimienta es bastante fuerte, y junto con el sabor similar a la cerveza que me esperaba, me recibe con los brazos abiertos y casi que la barriga llena. Se siente esa sensación espumosa y rica de una buena cerveza, quizá mejor definido como malta, que va impregnando otros sabores que se van sintiendo, incluyendo vainilla y un sabor dulce generalizado. El Rahr-Gar comienza muy bien, y aunque me atrevo a decir que es predecible, lo es solo porque era justo lo que esperaba de él. Pero sin duda que es diferente a muchos cigarros con este mismo origen.

ohana - rahr-gar 03

En principio el único cigarro con tema de cerveza que recuerdo es el Quesada – Oktoberfest, que me gusta bastante, y este cigarro guarda dentro de sus sabores unas sensaciones similares, aunque pareciera ser relativamente más plano que el Oktoberfest, quizá porque sus sabores se aproximan más a los de la cerveza, mientras que el Quesada incluye un toque de cerveza y más de otros orígenes. En el segundo tercio los sabores son casi los mismos, aunque el sabor dulce se define más como caramelo, aunque en el retrogusto la malta es el predominante. Entre otros sabores se siente un toque de café, pero muy lejano y le cuesta definirse como tal.

ohana - rahr-gar 04

Mitad del cigarro y tengo que decir que, aunque tiene varios sabores agradables e impresionantes, la intensidad de ellos se mantiene en media sin mayor resaltado de ninguno, por lo que me toma varias caladas y probadas para poder definir un sabor y anotarlo. Sin querer termino comparándolo siempre con el Oktoberfest y ese tiene toques sorpresivos y diferentes, mientras que en este la malta, que era el sabor que mejoraba los demás y le daba cuerpo al cigarro, parece haber desaparecido en este punto y ha dejado al cigarro un poco lineal. Si bien un cigarro con sabores propios de la cerveza y un toque de otros es agradable, la desaparición de esos sabores relativos a la cerveza lo deja con el mismo sabor de cualquier otro cigarro. Incluso, esos sabores no llegan a sorprender.

ohana - rahr-gar 05

Llegando al último tercio y el Rahr-Gar parece haber tomado un segundo aliento. La vainilla regresa como uno de los sabores predominantes, pero no es un sabor puro a vainilla, sino que se siente como el toque de vainilla que a veces se siente en el bourbon, y es en el retrogusto que el bourbon se siente más. El sabor de café se ha definido un poco más, aunque es como el café americano, siendo bastante suave y perceptible principalmente en el retrogusto también. En el paladar continúa su ruta plana y sin dar mayores sorpresas.

ohana - rahr-gar 06

Al cabo de una hora y 45 minutos finalmente llego a la mitad del último tercio, con pocas ganas de continuar por el aspecto relativamente plano del cigarro. Si bien ha tenido un par de sorpresas producto de esa maduración en barricas de cerveza ex-bourbon, se ha sentido en la mayoría de las caladas como lo que los americanos llaman ‘a one-trick pony’ o un caballo que solo se sabe un truco. Una vez que superas esas sensaciones de cerveza primero y luego de bourbon, el resto de los sabores del cigarro son muy normales y nada que sorprendan. Si bien el cigarro me costó relativamente poco (unos $7), el precio real del cigarro es de unos $12 y por ese precio esperaría mucho más de él. Si la meta era hacer un cigarro diferente por su añejamiento, el Rahr-Gar cumple con las expectativas completamente, pero por su valor de cigarro per se, quizá en un formato más pequeño, donde esa novedad llegue a relucir, quedaría perfecto. Pero con casi dos horas de fumada, al cabo de la primera media hora estaba superada esa novedad. La marca Ohana tiene otros productos que superan a este.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s