Willy Herrera es sin duda un estandarte de esta industria, y la participación que ha tenido con Drew Estate para construir su marca es invaluable. Incluso, su producto Herrera Estelí siempre ha estado entre los cigarros que compro en 5-pack o el que nunca falla cuando voy a un lounge y no llevo cigarros. Quizá por esa fama y por la experiencia me dejé llevar y compré dos cajas de este Limited Edition Miami 2016 sin haberlo probado antes. También porque la oferta era de $30 por cada caja (de 10 cigarros), así que poco tardé en convencerme. Una vez llegaron los dejé descansar un par de semanas y probé el primero… en cuestión de 3 meses me quedaban solo 5 cigarros que he ido administrando poco a poco. Cuando me quedaban solo dos me di cuenta que nunca lo había reseñado, así que aquí vamos.

Herrera Esteli - Miami 2016 01

 

Cabe destacar que Willy Herrera se hizo famoso por su fábrica El Titan de Bronze ubicada en Miami; en realidad no es suya, sino de su suegra, pero es donde Willy es conocido. Luego hizo su producto y su marca en Nicaragua con Drew Estate, pero para este cigarro en particular regresó a su alma mater y, aunque los cigarros siguen siendo de la marca Drew Estate, son hechos en Estados Unidos. Como parte del contrato de Willy con Drew Estate, sigue teniendo participación en El Titan de Bronze, aunque haga ligas para DE. La capa tiene aromas de cuero, avena y caramelo, mientras que en el pie se aprecia chocolate, caramelo, tierra y anís. Luego de picarlo con la guillotina en V, especialmente porque tiene un cepo de 48, se aprecian aromas de madera, crema, arándanos e incluso un sabor de bourbon.

Herrera Esteli - Miami 2016 02

 

El LE Miami 2016 comienza con sabores ahumados y de tierra mojada, que incluye toques de semillas de girasol e incluso algo salado. El tiro es perfecto, aunque se siente un toque más apretado de lo normal, pero la cantidad de humo en cada calada me prueba que ese tiro no es problema. La línea de quemado comienza bien y la capa se siente muy lisa en los labios. Una de las razones por las que compré la caja ‘a ciegas’ es que el costo de cada cigarro es de $13, mientras que en caja salieron en $3 cada uno.

Herrera Esteli - Miami 2016 03

 

A lo largo del primer tercio se sienten también sabores de chocolate, cotufas (palomitas de maíz), borra de café y en el retrogusto algo de canela y sabores frutales. La mayoría de estos sabores son de permanencia corta y fugaz, pero la verdad es que se aprecian igual. Hacia el final del primer tercio la pimienta comienza a ser un sabor más determinante, sobre todo en el retrogusto, pero en términos generales va perfecto.

Herrera Esteli - Miami 2016 04

 

En el segundo tercio el cigarros se siente sumamente cremoso y quema muy lento, cosa que no esperaría, aunque siendo el décimo (o alrededor de ese número que me fumo, pues he sido buen amigo y he regalado algunos) ya no me sorprende tanto. Los sabores siguen siendo variados y diferentes, incluyendo un aspecto salado en ese sabor cremoso, pero también hay nueces, pistacho y naranja, especialmente por la nariz. El cigarro contiene pimienta, pero en cada calada te invita y te tienta a soltar el humo por la nariz y probar algo distinto, y cada vez que lo hago me recompensa con excelentes sabores y me queda picando un poco la nariz.

Herrera Esteli - Miami 2016 05

 

Pero a mitad del cigarro la pimienta se hace mucho más suave y ya no molesta. La intensidad del cigarro aumenta un poco y aparece un sabor como de galletas de mantequilla, de esas que vienen en latas de metal y que luego las abuelas usan para guardar enseres de coser y jugar con los sentimientos de los niños. Los sabores se van haciendo más ricos a partir del Ecuador, más cremosos y con más matices, que ahora incluyen toques de distintos frutos secos que ya no son nueces y pistacho, y un toque ácido y dulce, como se una salsa teriyaki y caramelo, mientras que la intensidad de la pimienta continúa en descenso, pero la intensidad del cigarro sigue aumentando.

Herrera Esteli - Miami 2016 06

 

Hace un buen tiempo que no probaba un cigarro con sabores tan variados y realmente la última vez que fumé este cigarro fue en abril, pero siempre me ha dado una fumada extraordinaria y esta no fue excepción. Los sabores son únicos, con matices y ricos, pero también son relativamente normales… es decir, no hay un sabor a madera de las estepas nórdicas de Escandinavia en los meses de otoño del siglo 17, sino que tiene sabor a madera y punto, y la mayoría de los sabores son así de sencillos y cercanos. Incluso si eres de los que no hace retrogusto, los sabores del Miami 2016 se sienten con diversidad de matices. Además, la construcción se mantuvo perfecta y en este cigarro había una imperfección en la capa (que no fotografié), pero que no representó problema alguno en la fumada. Fumada que, por cierto, duró 105 minutos, en un corona (extra). Un gran cigarro, sin duda.

Dossier-2.indd

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s