Alec Bradley es una marca de la que he probado bastante. La gran mayoría de lo que he probado fue cuando comenzaba en esta afición, y me gustaban bastante. Pero con el pasar del tiempo y el “desarrollo” del gusto, sus sabores me han parecido bastante básicos y no son cigarros que fumo mucho hoy en día. También me ha pasado con un par de ligas que me parece que las han cambiado, entonces compro 5-packs de cigarros que me han gustado bastante y cuando los pruebo no saben igual. Precisamente por esto me llamó bastante la atención ver este cigarro en el Top 25 de Cigar Aficionado para 2018. Aunque ya he fumado el Black Market tradicional, no pude resistirme a probar este también.

Alec Bradley - Black Market Estelí 01

Aunque el nombre pueda hacerte pensar (como a mí) que se trata de un puro no solo nicaragüense, sino de Estelí en particular, no lo es. Pero aunque la mayoría de su tabaco proviene de Estelí, también contiene tabaco de Honduras. Pero en términos de contenido, es más nicaragüense que el Black Market tradicional que contiene capa de Nicaragua y tripa de Honduras y Panamá. Lo primero que llama la atención del cigarro es la anilla que ocupa casi 2/3 de él, aunque una vez que la quitas queda una mucho más pequeña, mientras que en la capa se aprecian aromas de madera, tierra, cuero y pistacho. En la calada en frío me encontré con aromas a cuero, chocolate, clavo y vainilla.

Alec Bradley - Black Market Estelí 02

Al encenderlo me encuentro con sabores muy tradicionales y, hasta cierto punto, normales y parecidos a esa falta de sorpresa que caracteriza a la marca. Los sabores principales son de cuero, tierra, madera y café, junto con un toque dulce muy suave. Aunque apenas estoy comenzando, no puedo dejar de pensar que se trata de otro Alec Bradley con nombre (casi) distinto.

Alec Bradley - Black Market Estelí 03

Durante el resto del primer tercio también hay un toque de pimienta, sobre todo en el retrogusto pero también se siente en la lengua. La línea de quemado, tiro y ceniza son impresionantes, con una intensidad relativamente suave, que apenas si alcanza a media por momentos. Pero es al final del primer tercio que, afortunadamente, se sienten algunos cambios.

Alec Bradley - Black Market Estelí 04

En el segundo tercio es el sabor de chocolate el que toma la delantera, seguido de maní, café, cuero y paja. El toque dulce que se sentía en el primer tercio sigue como sabor de fondo en el segundo, aunque un tanto más fuerte y dándole una riqueza adicional a los sabores antes mencionados, permitiendo apreciar algo que pareciera ser vainilla. La línea de quemado no es completamente recta, pero se mantiene uniforme y sin preocupar, mientras que el tiro y cantidad de humo están de lo mejor.

Alec Bradley - Black Market Estelí 05

En la mitad del Black Market Estelí la quemada sigue su negación a ser recta, pero mantiene una buena imagen del resto de los factores de su construcción, por lo que no me lleva a darle un retoque. La intensidad aumenta un poco en el segundo tercio también, pero apenas si se coloca en media y se mantiene ahí, sin dar mayor indicio de que se va a mover o intensificar. Este cigarro lo adquirí en una pequeña tienda en Ft. Lauderdale llamada Cigar Wrapper, donde el dueño me atendió de lo mejor y aunque la elección de los cigarros y la transacción fue bastante rápida, luego me quedé conversando con el señor como una hora. Muy ameno.

Alec Bradley - Black Market Estelí 06

El último tercio del Black Market Estelí es muy parecido al segundo, donde el chocolate se mantiene como nota dominante y tiene notas de tierra, cuero y nueces, aunque el toque de vainilla es un poco más agresivo, pero se aprecia mucho más en el retrogusto. Apenas me salió un toque sin quemar en esta sección que quemé con el encendedor a fin de no dañar el final de la fumada, y después de ello la intensidad del cigarro aumentó ligeramente y se colocó en media sólida.

Este cigarro no se parece en nada al Black Market tradicional, aunque ambos tienen sus puntos negativos, siendo en este el hecho que incluso siendo un robusto, el primer tercio es muy poco notable, pero una vez entras en el segundo se vuelve un cigarro agradable, aunque esa falta sin duda le resta puntos. También está el hecho que el cigarro es bastante lineal, al igual que la mayoría de los Alec Bradley que he fumado, carente de complejidad y de ser un cigarro que despierte el interés y la curiosidad, sino más bien otro más del montón, casi. Dicho eso, sí vale la pena probarlo, no solo para marcarlo como probado sino porque su precio y el hecho que es de producción regular pueden significar que sea un cigarro de consumo continuo.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s