Siempre me gusta probar marcas y productos nuevos. Por eso rara vez compro una caja de un cigarro, y cuando lo hago regularmente intercambio muchos de esos cigarros con amigos. Con eso en cuenta, creo que Graycliff es una marca a la que me hubiese costado llegar, aunque este cigarro llegó como parte de un sampler de Small Batch Cigars llamado Fancy Feet, precisamente porque todos los cigarros de él tienen pies “fancy”. Creo que es el último de ese sampler, por cierto. Pero Graycliff es una marca de Bahamas, que no es un país realmente reconocido por su habilidad de tabacos. Otra razón es porque en el aeropuerto de Cincinnati encontré una tienda/lounge de Graycliff y quise entrar, pero debía pagar $25 para el honor de sentarme en sus sillas, con la única opción de fumar sus cigarros, que los vendían adicionales y estaban disponibles en $18 el más barato.

Graycliff - Chateau Gran Cru 01

El Graycliff Chateau Grand Cru además formó parte de mi última compra de 2018, la cual realicé el 29 de diciembre de ese año. Graycliff es una marca de Avelino Lara, quien fuera en una época el torcedor personal de Fidel Castro y quien supuestamente creó el tan afamado Cohiba. Pero por lo pronto este cigarro tiene aromas muy suaves en la capa, apenas permitiéndome apreciar cuero y paja. Lo pico y el tiro se siente ligeramente suelto, con aromas a cuero y ligero de pimienta.

Graycliff - Chateau Gran Cru 02

Esa falta de sabores en la calada en frío era una rareza, pues apenas lo enciendo descubro aromas de cuero, nueces y almendras, seguidas de madera y un poco de pimienta. Sin duda el inicio es impactante, aunque no es un cigarro de gran intensidad y quema con relativa rapidez en este primer tercio, pero procuro no darle demasiadas caladas, además que ese hecho que el pie es “fancy” también se traduce en una quemada un tanto extraña.

Graycliff - Chateau Gran Cru 03

Aunque ese anillo de combustión es variable al principio, afortunadamente se corrige solo y la ceniza adopta una forma bastante sólida y el humo es cremoso y aromático. A lo largo del primer tercio los sabores de madera se vuelven un poco más definidos y precisos, como con más garra, mientras que en el retrogusto se aprecia una pimienta suave y un final de galletas.

Graycliff - Chateau Gran Cru 04

En el segundo tercio el Chateau Grand Cru se mantiene encendido por pura magia, pues no emite nada de humo cuando lo dejo sobre el cenicero, pero en cada calada que le doy sale humo, así que solo me parece llamativo. Los sabores de este tercio siguen siendo liderados por el cuero, pero los frutos secos, siendo almendras y nueces en el primer tercio, son de merey (anacardo) en el segundo junto con un aspecto dulce y manteniendo sabores sutiles de madera.

Graycliff - Chateau Gran Cru 05

Pero en la mitad el cigarro sigue evolucionando, aunque mantiene la pimienta en el retrogusto y los sabores siguen con su contenido de madera y merey, pero también aparecen sabores de cerezas que le dan una complejidad al cigarro, o al menos más complejo que en el primer tercio y me tiene más a la expectativa de cómo será ese último tercio. No por lo bueno que haya sido el cigarro hasta ahora, sino más por qué deparará este cigarro bahameño.

Graycliff - Chateau Gran Cru 06

En el último tercio los sabores del cigarro ciertamente son más complejos, pero no mucho más variados. Eso es algo que en realidad no me molesta… a veces esos cigarros con múltiples sabores te pueden tener confuso y a veces uno se llega a preguntar ¿en serio todo esto?, pero el Chateau Grand Cru presenta sabores de madera y pan fresco entre los principales, sustituyendo al cuero que se había mantenido desde el inicio. También hay toques más sutiles de nueces, cerezas y pimienta; esta última primera vez que aparece en el paladar desde que lo encendí, además de una sensación más dulce en el cigarro en general. El anillo de combustión y el tiro se han mantenido perfectos desde que superé ese pie “fancy”, y a unos 85 minutos de encendido finalmente lo dejé descansar.

Esta es mi primera experiencia con Graycliff, y aunque antes de encenderlo ya tenía mis recelos hacia la marca, el cigarro admito que es bastante complejo y me gustó más de lo que esperaba me gustara. Con excepción del principio, no requirió mantenimiento y tuvo una calidad bastante buena. Pero una investigación por internet me revela que esos precios del aeropuerto de Cincinnati no estaban tan alejados de la realidad y con ese respecto no es algo que me agrade del cigarro. Si voy a pagar lo que este cigarro termina costando ($25), espero uno con un anillo de combustión perfecto, sabores complejos continuos y realmente con mayor tamaño. El cigarro además quemó con relativa rapidez, nuevamente teniendo en cuenta ese precio. En general es un muy buen cigarro, siempre que ignores su precio.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s