Desde hace unos 3-4 años tengo la tradición de fumarme un mismo cigarro en año nuevo, después de las doce. Este cigarro es el Bolivar Belicoso Fino. Incluso, tengo esta tradición con algunos amigos regados por el mundo y siempre compartimos la foto fumando el Belicoso Fino en Año Nuevo. Igualmente, dado que le he agarrado el gusto a fumar socialmente, y mi esposa, familiares y amigos se han dado cuenta que se puede fumar sin ser relegado a una esquina alejada, también he tomado la costumbre de fumarme un cigarro en la tarde cuando sé que voy a una reunión social en la noche, a fin de no atrasar esa fumada hasta la reunión y así no llegar a ella buscando ir a fumar con los amigos, sino compartir con todos y como toque medio-final, encender un cigarro y seguir la reunión. Pensando en eso, decidí encender este Stallone en la tarde del 31 de diciembre, a fin de poder fumar el Bolivar después de las doce y sin necesariamente estar saturado de un cigarro que haya fumado poco tiempo antes. En verdad no fumo tanto, o al menos no tan seguido en el día como a veces puede parecer.

Stallone - Zaino Broadleaf 01

Stallone Cigars viene de las manos de Tony Barrios, un venezolano que tengo la suerte de llamar un amigo y con quien comparto fumadas y opiniones regularmente. Nos conocimos por medio del tabaco y gracias a esa amistad (y este blog), me hizo llegar un sampler de sus nuevos productos que está haciendo en su propia fábrica en Nicaragua. El primero de ese sampler que probé es el Alazan Corojo, así que hoy decidí probar con este, precisamente como abreboca para la fumada de la noche. El Zaino Broadleaf está cubierto precisamente por una capa Broadleaf americana, bastante áspera y carente de toques oleosos. Tiene aromas sutiles a grama recién cortada, paja y aromas herbáceos, que me hacen pensar que se tratará de una fumada liviana. En la tripa se aprecia un aroma dulce, tierra y suave de pimienta. Cuando lo pico y me lo llevo a los labios para darle una calada en frío comienzo a sospechar que la fumada en verdad no será tan suave como pensaba, pues hay un aroma sutil a madera y uno bastante más fuerte de pimienta.

Stallone - Zaino Broadleaf 02

¡¡PUUFFFF!! Desde la primera calada el Zaino Broadleaf es una grosería de fuerte… de ese que te hace los ojos llorar y los mocos soltarse de la nariz. Intensísimo de pimienta y con sabores mucho más suaves a café, madera y dulce que casi quedan cubiertos completamente por la pimienta, que le acompaña una sensación áspera en la garganta también. Mi contacto con Tony Barrios es tal que le escribo inmediatamente un mensaje preguntando si el cigarro en realidad es así o si hubo algún problema, y me dice que efectivamente, el cigarro es bastante fuerte, que no es algo para fumar sin haber comido (cosa que ya había hecho) y con cautela. Precisamente, esa cautela la aplico y el primer tercio me toma un poco más de media hora.

Stallone - Zaino Broadleaf 03

Un aspecto bien importante con este cigarro es el hecho que su construcción es notable, pues pasé fácilmente 3 minutos sin darle caladas (sí, así de fuerte es) y el cigarro se mantuvo perfectamente encendido, con un anillo de combustión perfecto, sobre todo en un cigarro que tiene no una sino TRES hojas de ligero, que quema mucho más lento que el resto de las hojas, es algo que vale la pena destacar. Afortunadamente un poquito más adelante de la mitad del primer tercio la pimienta se reduce un poco, permitiendo no solo fumar con más tranquilidad, sino también apreciar otros sabores como nuez moscada, dulce, maní y un toque amargo que por los momentos no termina de definirse, pero se siente bastante atrás en las intensidades de sabor.

Stallone - Zaino Broadleaf 04

En el segundo tercio el Zaino Broadleaf mantiene la pimienta como sabor protagonista del cigarro, pero afortunadamente ha permitido apreciar otros sabores, pero no deja de ser un cigarro dominado por la pimienta y el picor en general, tanto en la lengua, el paladar como en la garganta, aunque afortunadamente en menor escala. También se aprecia madera, principalmente (creo) porque el cigarro viene envuelto en una pequeña lámina de cedro, pero también porque está ese sabor en la tripa. Otros sabores son maní y la nota amarga que se sentía atrás comienza a definirse como un sabor de café, por lo que le atribuyo sabor a café espresso.

Stallone - Zaino Broadleaf 05

Aunque antes de la mitad, con lo lento que quema el cigarro pienso que es eso, así que los comentarios son de la mitad del mismo: la pimienta sigue siendo, y pareciera que seguirá, el sabor protagonista del cigarro. También se sigue apreciando madera y nuez moscada, pero el sabor dulce que sentía hasta el principio del segundo tercio era bastante neutro, sin mucha descripción pero en la mitad pareciera tomar una nueva dimensión y se define más como un sabor que está entre la melaza y el azúcar moreno, con distintos matices entre ambos, muy sabroso.

Stallone - Zaino Broadleaf 06

En el último tercio los sabores se simplifican un poco, manteniendo la pimienta por siempre como su protagonista, pero con apenas un toque de madera y una intensidad progresivamente mayor del sabor dulce de melaza y azúcar moreno. El cigarro mantiene su quemada bastante lenta y me toma un total de 110 minutos fumarlo hasta el final, lo cual fueron fácilmente 30 más de lo que tenía pensado antes de encenderlo. La construcción del cigarro se mantuvo perfecta hasta el final, con apenas un detalle de quemada en donde el anillo de combustión se hizo más diagonal que horizontal, pero el tiro y la densidad del humo se mantuvieron perfectos hasta el final.

Como siempre va a suceder con una marca nueva, es difícil trazar la línea entre crítica constructiva y comentarios inocuos. Creo que una de las razones por las que mi amigo Tony Barrios confía en mis comentarios es porque trato de ser crítico con ellos, celebrando lo bueno y apuntando a lo malo y, más importante, verlo como una “oportunidad de mejora” más que un problema. Sin embargo, puedo entender como otras personas ven una reseña del cigarro de un amigo como sesgada; y está bien pensar así. Al final somos varios “reseñadores” de tabaco en internet y cada quien tendrá una opinión distinta. Dicho esto, el Zaino Broadleaf me gustó bastante, aunque es más intenso de lo que me suele gustar, esa intensidad tan alta no dura para siempre, aunque toda la fumada estuvo al menos por encima de media-alta. No es un cigarro con muchos sabores, y eso es algo bueno, pues ya con su intensidad ponerse a darle caladas continuas para discernir todos los sabores sería una agonía. Entre los dos que he probado de la marca, me quedo con este, aunque en un formato robusto creo que lo disfrutaría más, al menos yo.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s