Casualmente estaba hablando con un par de amigos que también son fanáticos del bourbon y les pasé esta lista de los 20 mejores bourbons del siglo 21. Revisando un poco la lista me di cuenta que solo tengo dos de esas botellas, aunque de esas marcas tengo varios productos. Sin embargo, me impresionó que al bourbon y al rye siempre las he considerado bebidas ‘baratas’, al menos en comparación con el whisky escocés. Pero me llama la atención que más de la mitad de esas botellas cuestan por encima de $100, incluso con un par de ellas superando los $500.

Honestamente, creo que en muy contadas ocasiones he gastado más de $100 en una botella, aunque ahora mismo no recuerdo ninguna. He tenido dos botellas de Zacapa XO que afortunadamente han sido regalos, pero esa tampoco cuesta $100. Pero sí he llegado a probar otros licores cuyos precios superan. Aunque pensaba que el bourbon rara vez llegaba a ese precio… así que será cuestión de ligar que me lleguen en los paquetes mensuales o de ahorrar un poco.

Este bourbon es ligeramente diferente a la mayoría de los bourbons. Principalmente porque lo escriben sin la “e” (Whisky), aunue hay otras marcas como George Dickel y Old Forester que también lo hace. Pero para hablar de Maker’s 46 hay que hablar de Maker’s Mark, cuya reseña debería hacer pronto. Pero más que nada porque Maker’s 46 comienza donde Maker’s Mark termina.

Luego de algunos años de práctica, la gente de la destilería de Maker’s Mark ha estado produciendo su whiskey desde 1958. El proceso comienza con agua de un manantial de pura piedra caliza, le sigue maíz amarillo, trigo rojo de invierno y cebada malteada. Continúa con un proceso de molido, cocinado y fermentado único y finaliza en una destilación de pocas cantidades y un proceso de añejado y rotado de las barricas. Este proceso y su resultado final son revisados y supervisados año a año para asegurar que el producto sea el mejor.

Pero hace algunos años el maestro destilador Kevin Smith comenzó una serie de ensayos y errores para conseguir una nueva versión del Maker’s Mark, sin sacrificar la tradicional. En diciembre de 2009 nació Maker’s 46, y para hacerlo toman el Maker’s Mark ya añejado y le colocan diez duelas de limusín francés quemadas dentro de la barrica. Estas duelas son quemadas (el término técnico en español es ‘charreada’, y el propósito es para caramelizar los azúcares contenidos en la madera). Cada una de estas duelas tiene unos 10 centímetros de ancho por 30 a 45 centímetros de largo. El Maker’s Mark es reenvasado en la barrica durante 3 o 4 meses más, hasta que el sabor deseado sea logrado. Después se saca de la barrica, se embotella, se le pone el corcho y se sumerge en el líquido que hace su tapa tan singular.

La gran diferencia con respecto al resto de los bourbons es que utilizan trigo rojo de invierno en vez de centeno, lo que le da un sabor, boquet y sensación más ligero en comparación con sus hermanos. La rotación de los barriles también es algo diferente que hacen para asegurar una consistencia en el añejamiento de los productos. Amén que sea una tarea heroica, considerando el peso y volatilidad del producto.

DSCN2827

Ese sabor ahumado y diferente también hace del Maker’s 46 un acompañante ideal de un buen tabaco, como la imagen que lo acompaña. Pero para esta cata lo tomo solo y en copa.

Precisamente, en copa tiene un color bastante profundo y oscuro, como más rico, al menos que de un bourbon normal o el Jim Beam que caté recientemente.

En nariz no se siente una fuerte descarga alcohólica, sino que invita constantemente a probarlo, cosa que hago y logro apreciar caramelo, chocolate, frutos secos y madera en primera instancia. Se siente una fuerte influencia de la adición de madera quemada que se le coloca.

En boca se siente más amaderado y seco que el Maker’s Mark tradicional, con un sabor más ahumado y de leña, con notas de canela, vainilla y cuero. Su textura es densa y se siente casi cremoso cuando pasa por la garganta y la lengua, y posteriormente permite apreciar tabaco y frutos secos en el retrogusto. También se siente un dulzor como de miel. Precisamente por su contenido alcohólico relativamente alto (47%), el segundo trago permite apreciar mucho más porque ya superamos ese golpe alcohólico.

Pero ese alto grado alcohólico no se traduce en una sensación de quemado de la boca, sino un retrogusto que incluye tabaco y frutos secos, como mencioné en el párrafo anterior, pero también te permite apreciar una nota a chocolate que es increíble.

Para quienes hayan revisado el enlace que coloqué al inicio, podrán ver que el Maker’s 46 aparece en la lista y es uno de los pocos cuyo precio es inferior a $100. Quizá eso pueda ser visto por algunos como que no tiene la calidad de los más caros, y eso puede ser cierto. Pero el hecho es que este Maker’s 46 es el tipo de bourbon que sirve de puente entre los básicos y los de mayor categoría, incluyendo aspectos de ambos.

Maker’s Mark ha sido diferente históricamente. Tanto en su proceso y sus ingredientes como en el uso de tinas de madera ciprés en vez de tanques de acero inoxidable. Aunque son una destilería de alta producción, sus procesos son de plantas más pequeñas y artesanales.

Ficha Técnica:
Fabricante: Maker’s Mark Distillery
Nombre del Ron: Maker’s 46
Marca: Maker’s Mark
Origen: USA
Edad: 6 años
Precio: $45
Densidad alcohólica: 47%
Puntuación: 90

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s