Alguien me preguntó una vez qué tipo de socios incluye el Caracas Cigar Club. En el momento dije “de todo tipo”, pero la verdad es que la respuesta me pareció bastante vaga. Pero el hecho es, efectivamente, que tenemos de todo: médicos, carpinteros, abogados, comunicadores, diseñadores y más. También tenemos algunos que se dedican al tabaco, a manera muy amateur y más bien buscando algo más que hacer, una entrada extra. Precisamente, a partir de estos últimos socios, pudieron crear este producto fabricado en Nicaragua.

Tarazona - 828 Yoke & Arrows Habano 01

El cigarro es un robusto de dimensiones decentes, sin mucho de experimentar y muy estándar, con una anilla en el pie y otra en donde debe ir. Sin embargo, con excepción del terminal Habano en el nombre, no me queda muy claro qué significan el resto de nombres e imágenes, pero eso ya me tocará preguntarle a su creador. En cuanto al cigarro en sí la capa es bastante oleosa, brillante y llamativa, también gracias a sus aromas a cuero, dulce, madera vieja y paja. En el pie se aprecia paja, suave de madera y pimienta y un toque de café. Finalmente lo pico y la calada en frío me presenta notas florales y una sensación especiada, como si fuese una salsa barbecue, pero sin el aspecto dulce.

Tarazona - 828 Yoke & Arrows Habano 02

El 828 Y&A Habano comienza interesante, o al menos más interesante de lo que esperaba. A veces cuando estás probando cigarros de amigos es fácil sentirse en la obligación de felicitarlos, aunque sea por hacer un cigarro, lo cual sin duda que tiene un mérito increíble. Pero a menudo pasa que cuesta decirles con honestidad qué tan bueno o no está. Sí le pregunté a un par de amigos que los habían probado qué les había parecido y uno prefirió omitir opinión, mientras que el otro me dijo que sabía a pura pimienta. Efectivamente, al principio es pura pimienta en el paladar y el retrogusto, aunque esto cambia al cabo de tres o cuatro caladas. Aparece un sabor intenso a cuero rápidamente y a mediados del primer tercio el cigarro se siente increíblemente cremoso, con sabores a mazapán, vainilla y nueces que invaden el paladar y se alejan completamente del retrogusto. El humo denso y sedoso ayuda a canalizar estos sabores en ese espectro y la verdad es que hago un esfuerzo por fumar más lento a fin de disfrutar bien la experiencia.

Tarazona - 828 Yoke & Arrows Habano 03

Cuando entro en el segundo tercio inmediatamente contacto al amigo que me lo obsequió y le digo la verdad: que siempre digo la verdad cuando se trata de tabacos de amigos, y que la verdad es que este cigarro me gusta mucho más de lo que esperaba. Sin duda que ese aspecto cremoso no lo esperaba en lo más mínimo, y en el segundo tercio también mantiene ese aspecto de pimienta tanto en la lengua como en el paladar, aunque mucho más suave que al principio. También mantiene los sabores propios de una sensación cremosa, como son vainilla y nueces, aunque ya parece haber perdido el mazapán. No obstante, ese sabor parece haber sido sustituido ahora por uno de café, que se siente emergente en el cigarro y todavía no definido como dominante.

Tarazona - 828 Yoke & Arrows Habano 04

A la mitad del cigarro el sabor es prácticamente el mismo que el del comienzo del segundo tercio, con la única diferencia siendo la progresión del sabor de café, que ya es considerablemente más fuerte, pero al mismo tiempo los sabores de nueces y matices de frutos secos han desaparecido por completo. El cigarro, efectivamente, se siente que ha desacelerado tanto en variaciones como en intensidad de los sabores y comienza a hacerse un poco más lineal, dentro de lo que eso se podría decir, pues un cigarro lineal con cuatro sabores distintos no es algo sencillo tampoco.

Tarazona - 828 Yoke & Arrows Habano 05

Para el último tercio el 828 Y&A Habano definitivamente se ha portado de maravilla, y los sabores siguen su tendencia anterior, mucho más simplificados y sin mayor variación, destacando pimienta, cuero, café y un manto cremoso sobre todos. En términos técnicos el cigarro se comportó bastante bien también, con un anillo de combustión generalmente recto, aunque con sus temas de vez en cuando que, afortunadamente, no requirieron retoques, y siempre con un humo denso y abundante.

Una cosa que dejé de hacer hace mucho tiempo fue dar opiniones con el fin de sonar amigable y bondadoso con la gente. Sin embargo, si alguien merece ser felicitado, no soy falto de emoción con ello tampoco. Esto me ha ganado uno que otro malentendido y discusión idiota, pero por lo general trato de ser justo. Hay quienes me lo han agradecido y hay quienes no han querido hablar más conmigo. Pero la verdad es que después de probar el 828 Y&A Habano conversé con el amigo del CCC que me lo obsequió y le dije que con gusto adquiero otros más, pues me parece no solo que es un cigarro bastante decente, sino que también es un cigarro que mejora con la guarda. Ahora solo espero ansiosamente el de capa madura, que está esperando por mí en el humidor.

Dossier-2.indd

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s