Los whiskies de Ardbeg son otros de los típicos “salados”, ahumados que me encantan y la verdad es que el Ardbeg 10 junto con Caol Ila 12 son los dos whiskies de consumo medianamente regular que tengo que nunca he reseñado. Sin embargo, ninguno de los dos están en mi bar pero aprovecho esta muestra para una buena reseña. Además, el Ardbeg 10 es una de las mejores introducciones al mundo de los ahumados, por lo que constituye una excelente entrada a este estilo.

Ardbeg para mí ha sido un whisky de confirmación de estilo, por así llamarlo. Habiendo probado dos whiskies de este estilo anteriormente en una cata, fue luego de una reunión de trabajo que nos disponíamos a tomar whisky y sugerí este para acompañar una gran velada, con un chorrito de agua. Ahí confirmé precisamente este gusto.

En verdad tengo poca información acerca de su proceso, pero es un whisky de Islay, específicamente de la costa Kildalton de la isla, en donde es madurado durante una década antes de ser embotellado a 46% de alcohol sin filtrado al frío. Este proceso de filtrado al frío, del cual seguramente verás muchos productos destacando la ausencia del proceso, consiste en enfriar muchísimo el líquido, al punto que las impurezas se congelen pero no el alcohol, porque claro eso no sucede. Es como cuando metes un caldo en la nevera y al otro día puedes quitar la grasa de la parte de arriba.

Este proceso de enfriar mucho el líquido, aunque ayuda a eliminar las impurezas, también afecta su sabor y calidad de la misma manera que los cambios de temperatura afectan casi cualquier producto. Por lo mismo, la ausencia de este proceso hace que sea más posible que el whisky tenga impurezas, pero eso también ayuda a calificar como un producto de mayor calidad, más artesanal y menos alterado.

Pero aquí estoy con algo de Ardbeg 10, ya listo para probarlo.

En copa este Ardbeg engaña bastante sobre la intensidad que tendrá después, pues se ve bastante amarillo, cristalino y hasta con una nota transparente que me hace pensar que será una bebida suave. Estoy claro que es la mente jugando conmigo y que el color de un destilado no debería alterar la percepción de sabores y aromas de un whisky, pero es muchas veces lo que debe suceder vs. lo que sucede.

En nariz realmente se destapa, en el buen sentido, destaca aromas de tierra mojada y turba ahumada, alquitrán, yodo, agua de mar, mecate mojado, limón, tocineta, el olor de la lluvia (que hace poco descubrí que se llama petrichor), toques de malta y vainilla.

En boca es frontalmente ahumado, con toques suaves de pimienta, agua de mar, alquitrán, cáscara de limón y un retrogusto fuertemente ahumado también, pero también con notas ligeramente dulces que le añaden una dimensión más interesante, llamativa y atractiva a la experiencia.

Sin duda hay una inmensa variedad de Ardbeg y este es apenas el más básico, la punta del iceberg, pero como introducción al estilo es uno de los mejores y sin duda fija la barra bien alta para el resto de los productos de la marca que espero probar.

Ficha Técnica:
Fabricante: Ardbeg Distillery
Nombre del Whisky: 10
Marca: Ardbeg
Origen: Escocia
Edad: 10 años
Precio: $58
Densidad alcohólica: 46%
Puntuación: 88

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s