Los cigarros de Illusione siempre han sido interesantes para mí, y la verdad es que hasta que probé el OneOff por primera vez hace unos 3 años, me habían parecido buenos todos. En verdad no es que no me gustó (aunque le di 80), sino que esperaba mucho más, especialmente dadas mis experiencias previas con la marca, y fue por eso que me gustó mucho cuando un seguidor decidió obsequiarme este cigarro. También puede estar relacionado con el tema que el original que fumé era pirámide y dado mi récord tan bajo con cigarros de cabeza figurada, no me extrañaría que haya estado relacionado. El OneOff sigue siendo de un precio algo elevado, alcanzando los $12 a $14 por unidad de producción limitada anualmente y es un puro nicaragüense. La anilla difiere de las típicas anillas delgadas de Illusione, pero el cigarro es una edición relativamente limitada, por lo que puede estar relacionado a eso.

Algo común con estos Illusione son las vitolas tan diferentes, aunque llevan los nombres de vitolas tradicionales, son un tanto más largos o más anchos o menos y eso me lleva a dudar sobre cuál es la vitola realmente que estoy probando, pero eso solo incomoda a la hora de hacer la ficha técnica. El OneOff tiene aromas escasos en la capa, destacando apenas madera y una cierta nota especiada que no logro determinar, pero bastante similar en el pie, aunque ligeramente más vegetal. Al picarlo con la doble hojilla, la calada en frío tiene notas a mantequilla, vainilla, madera y pimienta, que me hacen querer encenderlo lo antes posible. Pero estoy haciendo una corta cata de rones (no en la foto) y quiero terminar esa cata antes de empezar esta.

El OneOff comienza con notas fuertes de pimienta, dominantes y afiladas, pero debería ser las pimentas, pues se siente como negra en boca y blanca en el retrogusto. Este sabor picante es el único que le aprecio al cigarro durante los primeros 3 a 5 minutos, para ser acompañados eventualmente por notas de galletas danesas que usualmente relaciono con el tabaco de Aganorsa y son acompañados por matices de pan tostado y turrón mientras voy avanzando más en el tercio. La ceniza no se aguanta mucho y durante toda la fumada será una constante que se me caerá, afortunadamente en el suelo pero como no estoy en un jardín sino en la terraza de Rumbullion Club, debo tener la escoba a la mano.

Ya con el sol más bajo y yo entrando ya en el segundo tercio del OneOff, los sabores toman una tendencia más salada y lo noto principalmente por la mayor salivación que esto produce y la necesidad de tomar más agua, pero también gracias a que el tiro es casi perfecto, estos sabores cubren la boca muy bien y puedo discernir sabores a mantequilla salada, pan tostado y la sensación de que vienen notas más dulces en algún momento. La ceniza sigue sin mantenerse mucho tiempo y a medida que el cigarro va quemando, es menos lo que se mantiene sobre él. Afortunadamente no hay mucha brisa y no parece afectar mucho al cigarro, al igual que el anillo de combustión no parece desviarse mucho.

La imagen es del último tercio, pero el mayor cambio ocurre no al principio de mismo, sino al superar la mitad, pues esa predicción de que los sabores se iban a hacer más dulces se cumple y el del turrón se hace más intenso, junto con algo como natilla o flan, vainilla, café y nueces, casi como si se tratara de un nuevo cigarro. Aprovecho para soplar un poco el cigarro (en boca) y así dispersar cualquier tema de tiro y permitir a los sabores limpiarse un poco, cosa que he hecho a veces y me ha resultado. Al cabo de una hora y 45 minutos, el OneOff llega a su fin, con un buen tiro, buen equilibrio, fortaleza media-alta y unas ganas de fumarlo de nuevo de mi parte que no creía posibles.

Como mencioné, hay muy poco de la marca Illusione que a mí me haya parecido bajo par, siendo posiblemente la primera vez que probé este OneOff el ejemplo perfecto. Esta vez lo disfruté mucho más y pude apreciar mejor sus sabores, que son bastante variados, algunos muy diferentes a otros, pero lo más importante es que están perfectamente balanceados, con un tiro exquisito y una ceniza frágil como único punto negativo del cigarro. Dicen que los sabores complejos son los que reúnen perfectamente las tonalidades dulces, saladas, amargas y ácidas, y aunque el OneOff tiene muy poco de ácido, sí se siente que estoy fumando un cigarro perfectamente complejo y uno que con mucho gusto volvería a fumar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s