Oscar Valladares – The Oscar Maduro

No me cabe duda que una de las presentaciones más originales y diferentes de un producto en el mundo del tabaco la tiene Oscar Valladares, específicamente con su producto llamado Leaf, que en realidad es hecho para otra marca. Pero precisamente por eso no se podía quedar atrás para un producto de su propia marca y ese es The Oscar, tanto en capa Maduro como Habano, viene envuelto por la parte inferior en una hoja de capa candela. Esta envoltura no se enciende y se debe quitar antes de fumarlo, pero el cigarro se ve muy singular en el humidor. Este incluye la misma liga central del The Oscar Habano de capote hondureño sobre tripa de Honduras y Nicaragua, pero en esta ocasión tiene una capa San Andrés mexicana.

La anilla es idéntica a la del Habano y la capa no es mucho más oscura. Poniendo un cigarro a lado del otro es fácil determinar cuál es cual, pero sin la referencia el Habano es bastante oscuro y el Maduro no es tan oscuro como otros. La capa de este es más corrugada y menos lisa, lo cual funciona como puntos de referencia pero igualmente cuando tomas el cigarro del humidor, no es fácil determinar esas cosas. Los aromas a canela, madera, tierra, chocolate y bosta de la capa son ciertamente singulares y esos sí que no se encuentran en el Habano. La calada en frío presenta crema pastelera dulce, cedro, cuero y pasas, pero el tiro se siente algo apretado y siendo un 6×60, esa no es buena señal.

Dado que el lugar en donde estoy fumando es mi terraza habitual pero esta vez bañada por lluvia y mucho viento, tengo que hacer la foto en una parte poco iluminada y encerrada, pero afortunadamente dejó de llover y ventear rápidamente. En cuanto a la fumada, esta comienza con abundantes notas de café espresso, maní, paja, roble y chocolate, muy al estilo que su capa destaca, pero con notas sorprendentemente suaves en su retrogusto, donde apenas si se encuentra esa crema pastelera de la calada en frío. El tiro mejora pero todavía dentro de la categoría de apretado y pienso si me hubiera ido mejor con un corte en V, pero desisto de ello cuando descubro que me da fastidio ir a buscar la guillotina. La intensidad es media-baja y la fortaleza es media, pero estoy seguro que no se mantendrán por mucho. La ceniza se cae sola llegando a la mitad del primer tercio, pero no se siente escamosa.

Pensaba que el segundo tercio tendría mayor fortaleza, pero no es así. En efecto, es mucho más cremoso, pero no más fuerte. Los sabores siguen siendo dominados por el café espresso, seguido de maní, cuero, tierra y muy suave de chocolate, aunque es cuando supero el ecuador del cigarro que ese chocolate se potencia y se pone justo por debajo del café. La crema pastelera del retrogusto desapareció y es sustituida por una sensación picante suave, pero no con una intensidad que me permita verificar qué tipo de pimienta puede ser, o si realmente es pimienta. En construcción no ha habido muchos cambios, pues el tiro sigue algo apretado y el anillo de combustión algo desviado, pero se siente sólido y bien encendido, por lo que no creo que haya mayor problema. Fortaleza media e intensidad media-baja.

Si observas detalladamente podrás ver que el anillo de combustión en la imagen del segundo y último tercio está igual de desviado y este problemita ha sido el que ha tenido el cigarro desde el inicio. Le he dado algunos retoques per el anillo retoma su desviación de manera casi inmediata, por lo que finalmente decido dejar de corregirlo. El tiro mejora en el último segmento, lo que me hace pensar que su causa estaba antes y ya fue quemada, pero para este punto y después de tanto tiempo, no esperaba gran cambio en ese respecto. Los sabores en el último tercio siguen siendo más fuertes de café espresso, pero con una notable participación del chocolate seguido de paja, canela, madera y cuero, con la misma intensidad y fortaleza que he sentido desde el inicio. Dejo al cigarro morir con dignidad cuando alcanzo las dos horas y media de fumada.

El The Oscar es un cigarro que no te deja indiferente, sobre todo cuando estás en una tienda y lo llevas a la caja. A todo el mundo le llama la atención y en estas dimensiones, más aún. En mi caso llegó en un paquete, pero cuando estoy con amigos es un cigarro que me gusta llevar porque siempre puedes comenzar una conversación con él. Pero en cuanto a la fumada, se trata de uno de esos cigarros de capa madura que no es fuerte y eso no es algo para lo que mucha gente está preparada, por lo que no es un cigarro que le recomendaría a alguien que no tenga mucha experiencia fumando, sobre todo porque con poca experiencia te puede intimidar un cigarro así y vas a querer «entrenarte» para poder con él y a la hora de fumarlo y que no sea tan fuerte, te puede desilusionar. En lo personal, sí me gustó pero me gustaría mucho más si el tiro no estuviera tan apretado. Afortunadamente, tengo otro en el humidor.

Publicado por diego440

Publicista, redactor y hasta director de arte. Siempre escritor, por eso ahora generando contenidos en digital.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: