La marca Davidoff para mí siempre ha sido un misterio. Principalmente porque no entiendo cómo un cigarro dominicano (en su mayoría) puede llegar a costa más de $15 sin destacar el sabor y la calidad de su producto, pues en la mayoría de lo que he leído de ellos destacan más la tradición, la historia y la misma opulencia que los caracteriza. Pero no hace mucho probé distintas opciones de ellos y, aunque todavía no entiendo la estructura de costos, me han parecido cigarros respetables. Hace poco un amigo, que ha fumado más de ellos que yo, me comentó que los que tienen anilla blanca tienden a ser una línea más clásica y suave, mientras que los de anilla negra son más experimentales y fuertes. Así que aquí voy probando uno de los que en teoría es más fuerte.

Davidoff - Nicaragua 01

Un tema diferente de este Davidoff con el resto de sus productos es que este se trata de un puro nicaragüense, aunque está fabricado en República Dominicana, pero es un cigarro que teóricamente les tomó 10 años hacer por la maduración que tuvo que recibir cada hoja. Esta versión belicoso solamente está disponible con la compra de un humidor especial con un precio de $3900, aunque también los han regalado (los cigarros, claro) en diferentes eventos, que es como asumo llegó a mis manos, desde el paquete mensual de Small Batch Cigars. El cigarro se siente liso y hasta liviano, aunque se ve bastante tupido en la tripa. Los aromas de la capa incluyen grama, paja y establo, mientras que en la calada en frío se aprecia vainilla junto con más grama y paja.

Davidoff - Nicaragua 02

Según otro amigo, que también ha fumado varios Davidoff, quizá no sorprendan mucho en sabores pues no son tan diferentes del resto del mercado. Pero sí me llamaría la atención su calidad de construcción y consistencia. Lo digo ahora y no cuando fumé los otros porque por el precio que cuestan siempre voy a esperar una construcción perfecta, amén de la calidad de los sabores. El cigarro tarda un poco más de lo que esperaría en un cepo de 52 encender, pero una vez lo hace tiene un sabor increíblemente cremoso, con tierra mojada, suave de pimienta y notas dulces de madera. El humo no es abundante, por lo que esos aromas escasos en frío parecieran tener su razón de ser.

Davidoff - Nicaragua 03

Hago la acotación de la calidad del cigarro y su construcción precisamente porque este cigarro no se está comportando como debería. Por lo que leí, Davidoff ha puesto mucha atención en esta liga porque la capa es extremadamente delicada, y apenas con la humedad de mi boca parece verse afectada, pues el cigarro no está manteniendo el encendido y me veo en la necesidad de darle caladas constantes, así que hago lo que debería haber hecho desde el principio: picarlo mejor. Afortunadamente lo hago con bastante delicadeza y evito que se caiga la ceniza.

Davidoff - Nicaragua 04

Entrando en el segundo tercio y el sabor sigue siendo extremadamente cremoso, con un sabor adicional que es más como un compuesto de avellanas y pecans, aunque más de avellanas pues el sabor de pecans me cuesta mucho más reconocerlo. El sabor de pimienta sigue siendo un fondo lejano, algo a lo que no estoy acostumbrado del todo con los cigarros de hojas nicaragüenses. La quemada sigue estando torcida y ya no parece solamente ser por la capa, sino que es todo el cigarro, aunque el tiro pareciera mejorar y ya no es tan apretado como antes, demostrable porque el humo es más denso también.

Davidoff - Nicaragua 05

Superando la mitad del Davidoff Nicaragua, los sabores dejan de ser tan cremosos, pero mantienen los mismos sabores previos de tierra, avellanas, madera y una nota pequeña de pimienta. El anillo de combustión parece corregirse, pero la verdad es que le he tenido que dar más de un retoque, por lo que no estoy seguro siquiera si este se va a mantener. Es en este punto que realmente empiezo a cuestionar esa calidad de Davidoff de la que hablaba antes y que, realmente, no hubiese sentido la necesidad de cuestionar anteriormente, precisamente porque es lo que espero de un cigarro con un costo superior a $15.

Davidoff - Nicaragua 06

El último tercio requiere un par de retoques más y llega a un punto en que los sabores se sienten tanto más dulces como más ácidos, siendo esta la última transición, pero no tan agradable como las previas. Sin embargo, el cigarro mantiene su quemada dispareja pero se puede seguir fumando, aunque no por mucho tiempo y eventualmente se apagó solo antes de llegar al final… o a lo que yo consideraría su final.

Este Davidoff Nicaragua, más allá de su quemada dispareja, fue un cigarro bastante raro, sobre todo porque anuncia y profesa su origen nicaragüense, pero sus sabores son diferentes a lo que los de ese país suelen ser. Dicho esto, no termino de entender porqué tendrían la necesidad de transportar el tabaco desde Nicaragua hasta República Dominicana, pero ese es un tema de logística y gerencia que no pienso cuestionar. Sin embargo, todo esto caracteriza que el Nicaragua no es un Davidoff más, aunque no es tan diferente a los demás, sino que se diferencia más del típico tabaco nicaragüense en su suavidad, ausencia de pimienta y de transiciones destacadas. Sus sabores sí son interesantes, pero sus problemas de construcción me hicieron cuestionar de verdad ese precio y la calidad, aunque no me importaría fumar otro para comprobar si esos problemas son crónicos o solo mala suerte con mi cigarro.

Dossier-2.indd

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s