Entre 2014 y 2016, Davidoff creó tres nuevos productos con anilla negra, que es básicamente lo contrario a sus típicos productos de anilla blanca, y sirve como el mayo diferenciador entre los tipos de cigarros, siendo los de anilla blanca los más tradicionales y más suaves, mientras que los de anilla negra son más modernos, atrevidos, arriesgados y fuertes. Estos tres productos de anilla negra fueron el Nicaragua, el Escurio (por Brasil) y el Yamasá (por República Dominicana). Aunque a diferencia de los otros y  particularmente del Nicaragua, no es la primera vez que Davidoff utiliza hojas de esta zona en sus tabacos, sí es la primera vez que lo incluyen luego de un largo proceso científico que emplearon en la zona a fin de producir un buen tabaco en un área volcánica que nunca produjo un buen producto.

Davidoff - Yamasa 01

La construcción del Yamasá es perfecta, como con casi todos los Davidoff que he visto pero, dado mi récord últimamente con la marca, estoy un poco temeroso sobre qué voy a descubrir con este producto, así que decido bajar mis expectativas y dedicarme a disfrutarlo y más nada. La capa tiene aromas de nueces, tierra y algo de cuero. En el pie se aprecia amaretto y algo de pasas. Finalmente, en la calada en frío siento semillas de girasol y madera. Así que comenzamos bien… pero mi problema con la mayoría de los  Davidoff no ha sido por falta de sabores, sino temas de construcción. Bueno, sabores ha sido como con uno o dos solamente.

Davidoff - Yamasa 02

El Yamasá se siente como un cigarro pesado, denso y muy bien empacado, y las primeras caladas realmente denotan eso, con sabores dulces y afrutados, que me recuerdan al kiwi. Al cabo de unas caladas a estos sabores le acompañan pan y madera. El cigarro tiene en mi humidor desde abril de 2019, así que sin duda esto es lo que Kelner quiere que pruebe.

Davidoff - Yamasa 03

Gracias a mi torpeza antes de llegar al final del primer tercio la ceniza se cayó, pero eso no afectó la fumada, aunque la producción de humo no ha sido la mejor desde el principio de la fumada. Sí se siente una buena quemada y no pareciera haber problemas con el cigarro, salvo ese detalle. El cigarro va teniendo un sabor ahumado/húmedo que lo acompaña durante todo el tercio pero que solo sirve para darle un aura al cigarro, uno al que no le tengo la mayor de las esperanzas porque creo que los Davidoff solo son cigarros caros y ‘normales’. Pero mantengo la fumada y en el primer tercio logro identificar además madera, cáscara de limón y algo de anís.

Davidoff - Yamasa 04

Para la mitad del Yamasá los sabores de tierra húmeda o más como mosto siguen presentes, aunque en secundario. Los sabores principales son tierra, madera y cáscara de limón, que se van intercambiando el liderazgo continuamente. También aparece un nuevo sabor a frutos rojos dulces, pero es en el retrogusto donde se encuentran los sabores más interesantes, destacando uno a cereales, con tierra muy mineral, un toque de pimienta y maple. Bastante diferente a lo que el retrogusto representaba en el tercio anterior, pero no menos interesante. Ahora sin duda se vuelve muchísimo más complejo y menos ganas tengo de dejarlo descansar.

Davidoff - Yamasa 06

Para el último tercio los sabores dulces casi desaparecen, pero la cáscara de limón se mantiene y con ella hay paja, amaretto y un toque tostado en el paladar que se vuelve más interesante y agradable contando que para este punto muchos cigarros ya dejan de dar de qué hablar. En el retrogusto tengo una mezcla de tierra mineral, madera y un toque suave de pimienta que siempre ha estado ahí y no se fortalece aquí. Pero al cabo de casi dos horas después de encenderlo, el Yamasá finalmente me cambia la opinión que tenía de los Davidoff, dándome una fumada magistral.

El Yamasá es un gran cigarro, fácilmente el mejor de la marca que me he fumado, y aunque su precio todavía me quita las ganas de comprar otro, sí puedo decir sin lugar a dudas que los Davidoff de anilla negra sobrepasan a los de anilla blanca, siempre que seas fanático de los cigarros más fuertes. Su intensidad es de media a media-alta, pero no por ir llegando al final los sabores se potencia, gracias a que no se siente la nicotina. Como con casi todos los de la marca su construcción es impecable, pero el Yamasá además le añade una gran complejidad. Ahora sí quiero seguir probando los otros de la marca.

Dossier-2.indd

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s