El otro día estaba conversando con un amigo sobre los Davidoff en general y me preguntó cuál era mi preferido. Le dije que el Yamasá y me dijo que para él era el Escurio. Como no lo había probado, me abstuve de dar la opinión, pero me dijo que seguramente me gustaba más.

Pero sobre el cigarro: luego de tantísimos años en la República Dominicana, luego que la marca saliera de Cuba en 1991 y se estableciera en RD, parecía que este país sería su nueva sede para todo. Pero en 2013 lanzaron el Davidoff Nicaragua, marcando el primer indicio de que la marca saliera de RD y también creara cigarros con anilla negra. Dos años después crearon este Escurio, con hojas de Brasil, en tres vitolas: petit robusto, robusto y este gran toro que encendí hoy.

Como buen Davidoff, este Escurio se ve perfecto, con su anilla negra sobre una más pequeña que lo identifica como el modelo, venas abundantes, firme y con cierta rugosidad. En la capa se aprecian aromas a notas florales y no mucho más, mientras que en el pie hay una nota de madera seca. Finalmente, lo pico con la doble hojilla, que le he estado dando más uso recientemente y la calada en frío me da un tiro bastante suelto, con notas de madera, especias asiáticas y un toque afrutado.

Las caladas iniciales tienen mucho de qué hablar, demostrándome de primera mano la calidad de las hojas que utiliza, con sabores dulces y picantes de las hojas brasileñas y sabores ligeramente salados y a madera de las hojas dominicanas, junto con un toque picante de intensidad muy decente. En el retrogusto se sienten más fuertes esas notas picantes, pero no tan variadas. El tiro es perfecto y el anillo de combustión está a la par, aunque tiene una que otra desviación que espero no sea problemática. El primer tercio es relativamente sencillo, equilibrado y la pimienta es lo único variable, que a veces me hace pensar que viene una fuerte, pero se mantiene en control, al menos en este punto.

Justo después de comenzar el segundo tercio el Escurio da un pequeño giro, en donde la pimienta se siente más rica y más fuerte, al mismo tiempo que el cigarro en sí también se siente más fuerte, así que seguimos con un cigarro equilibrado, al menos. También aparecen sabores a chocolate, que unidos a la pimienta le dan un toque muy agradable a la fumada, así como notas cítricas que están presentes tanto en el paladar como en el retrogusto.

Para la mitad del cigarro me veo obligado a soltar la ceniza y a darle un retoque. Pero esto tuvo un resultado positivo, porque pareciera que la columna de ceniza estaba conteniendo los sabores y en lo que la solté el sabor de madera se vuelve el principal, pero el cítrico que finalmente identifico con limón se hace muy cremoso y hacia el final de este segundo tercio comienzan a aparecer notas de café, que son ligeramente ácidas, como cuando te tomas un espresso que está ácido… no es algo especialmente agradable, pero en el cigarro se siente muy equilibrado.

El anillo de combustión sigue siendo desviado en el último tercio, pero de resto el cigarro se ha comportado de maravilla, siempre que un par de retoques no te molesten, pero en lo particular no es lo que espero de un cigarro de $18. En este final aparecen sabores de caramelo que se funden con el sabor de café y la pimienta, que se había apagado un poco, regresa también, sin aturdir, pero definitivamente lo más fuerte que ha sido hasta el momento. El cigarro tiene también un fondo tostado, en donde se aprecian versiones de los otros sabores con este matiz tostado, por lo que el caramelo se siente como toffee y el café como ligeramente quemado. Finalmente aparecen sabores de nueces también, que no había sentido antes. Así luego de una hora y 50 minutos, el Escurio llega a su fin.

El Escurio es un cigarro diferente con respecto a lo que Davidoff nos tiene acostumbrados, pero eso aplica igualmente a los Davidoff de anilla negra. En este caso se trata de sabores “frescos”, cítricos y con una pimienta que, aunque permanente, no se siente abrumadora. Comparado con un Davidoff de anilla blanca, este me parece mucho más interesante, e incluso comparándolo con el Yamasá, que es mi Davidoff preferido, el Escurio queda mejor parado. Sin embargo, siendo el gran toro, creo que los sabores en el robusto deben ser algo más intensos, así que me llama la atención probar ese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s