El Juarez de Crowned Heads es un cigarro que he ‘esperado’ durante un buen tiempo. Lo he visto en varias reseñas y publicaciones de otras personas, pero tenía la esperanza que fuese parte de algún paquete mensual de los que me llegan, a fin de probarlo y decidir si me lo compraba en mayor cantidad. Pero el hecho es que nunca llegó y, un día en el Caracas Cigar Club, conversando con un amigo sobre ese cigarro, decidió obsequiármelo. Luego de unos 3 meses de humidor decidí probarlo a ver qué tal y, finalmente, satisfacer mi curiosidad.

Crowned Heads - Juarez 01

El Juárez pertenece a esa línea de cigarros low-cost, o relativamente low-cost en la que hay una gran multitud de cigarros de los cuales cuesta encontrar los buenos. Sin embargo, Juárez es una rareza incluso para Crowned Heads, que ha hecho todos sus productos en una de dos fábricas: Tabacalera La Alianza, de E.P. Carrillo, y en My Father Cigars. Pero el año pasado comenzaron a fabricar también con Drew Estate y el Juárez es fabricado por una cuarta fábrica conocida como El Pichardo, en donde hacen este cigarro exclusivamente para Thompson Cigars. El Juárez fue comisionado por Thompson como una alternativa de bajo costo al Jericho Hill, utilizando una capa San Andrés mexicana sobre capote Sumatra ecuatoriano y tripa de República Dominicana y Nicaragua. Pero quizá una de las razones por las que no había comprado el Juárez antes es que no se ve como un cigarro atractivo; la anilla es cualquier cosa y la capa se nota áspera, aunque tiene notas agradables de tierra, pino y café. En el pie se siente un aroma muy agradable de chocolate que me recuerda al jarabe de Hershey’s, que aunque huele a chocolate artificial, es llamativo. La calada en frío tiene un toque de ese mismo chocolate artificial (o sintético), con maní y un toque de fresa sintética.

Crowned Heads - Juarez 02

El Juárez comienza con una nota muy interesante de pasas, tierra y chocolate, que casualmente no son ninguno de los sabores de la calada en frío, que aunque incluía chocolate, no es el mismo sabor. La intensidad es media-fuerte y pareciera tener la tendencia a aumentar. El sabor principal es de tierra, pero también hay notas de pan pita y una dulzura de limón, mientras que el retrogusto tiene un dulce como de miel y un toque de pimienta. Durante el resto del primer tercio se sienten sabores de nueces y de pino, con una construcción excelente y un tiro perfecto.

Crowned Heads - Juarez 03

La ceniza no es muy dada a mantenerse y para cuando llego al segundo tercio ya se ha caído dos veces. Ese sabor de jarabe de chocolate que sentía en frío no parece dar indicios de que va a aparecer, pero sí hay distintos matices suaves de chocolate que me recuerdan ese sabor y me dan la esperanza que eventualmente aparezca. En el segundo tercio los sabores son una combinación de café quemado, maní y algo de tierra, mucho menos que en el primero tercio. En el retrogusto los sabores son bastante variados y diferentes también, incluyendo mostaza y maní, aunque no todos aparecen al mismo tiempo.

Crowned Heads - Juarez 04

La intensidad en el segundo tercio es ligeramente menor que en el primero, sobre todo una vez que supero la mitad del cigarro. Pero aunque los sabores han sido variados y en ocasiones diferentes a los más tradicionales de un cigarro, no siempre han sido del todo agradables, destacando notas secas y hasta quemadas en momentos. Afortunadamente estos nos son continuos y la variación constante del cigarro permite que desaparezcan sin dejar rastros.

Crowned Heads - Juarez 05

En el último tercio hay una sabor de nueces de macadamia que pareciera sustituir esas notas secas, mientras que en el retrogusto se sienten las mismas notas de macadamia, menta y pimienta, aunque es el sabor de macadamia el dominante. Pero durante toda la fumada y, a pesar de la poca solidez de esa ceniza, el Juárez no necesitó ningún retoque ni atención especial, mientras mantenía sus sabores a toda potencia y con diversos matices interesantes.

El Juárez, con acento en la A, aunque no debería, es un cigarro bastante bueno. Mucho mejor de lo que esperaba por su precio, lo cual realmente lo hace un cigarro que vale la pena comprar en cantidades considerables. Me proporcionó una hora y 15 minutos de una fumada muy decente, con algunos problemas que pueden ser consistentes con una fumada muy rápida, pero es que tiene diversos matices muy interesantes en todos los tercios. Podría resumir la recomendación en “buen cigarro por su precio”, pero creo que el Juárez es un poco más que eso y sin duda está entre los mejores de la marca. Los sabores son curiosos, pero no por ello son malos, solo diferentes y creo que precisamente por ese precio es un cigarro que vale la pena investigar y probar, sobre todo porque puede combinar muy bien con bebidas no necesariamente alcohólicas. Quizá mi gran problema es que es exclusivo de Thompson Cigars, que es una tienda que pocas veces he usado.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s