Luego que mi experiencia con un primer Hiram & Solomon fuese tan buena, y habiendo conversado con un amigo que los ha probado todos (o casi todos), quise probar este Master Mason, particularmente porque este amigo me dijo que no le había gustado tanto. Aunque los dos coincidimos en la calidad del Veiled Prophet, en verdad quería ver qué tanto podíamos diferir en este. Este Hiram & Solomon es fabricado por Ventura Cigars  en República Dominicana y por lo general son difíciles de conseguir en línea, por lo que lo compré en la tienda de ZR Cigars en La Romana, República Dominicana.

Hiram & Solomon - Master Mason 01

Siendo un completo ignorante de toda la cultura masona, no sé si el nombre de este cigarro se refiere a algo bueno o normal, pero con el prefijo Master no debe ser malo. Pero visualmente es bastante atractivo, con un color muy oscuro, oleoso, multitud de venas en la capa y una construcción que se siente sólida. Precisamente en la capa se sienten aromas de miel, chocolate, madera y durazno. En el pie, luego de quitarle esa pequeña anilla se sienten aromas de chocolate, pimienta, miel y café y, por último, luego de picarlo la calada en frío presenta un cítrico de limón, miel, chocolate y madera.

Hiram & Solomon - Master Mason 02

Aunque el Master Mason enciende bien y tiene un tiro decente, el anillo de combustión es bastante variable desde el inicio, lo cual no termino de entender y requiere retoques constantes, aunque por lo general mantiene una combustión decente. Las primeras caladas son puro chocolate, café y un toque suave de pimienta… de hecho, casi todo en el sabor es suave. Al cabo de los primeros centímetros los sabores se sienten un toque más fuertes y creo que entré en la fase central del cigarro, al menos en intensidad. Hacia la frontera del primer tercio con el siguiente aparecen notas ligeramente herbáceas, ligeramente complejo pero con una sensación de potencial para ser mejor, aunque todavía no lo muestra.

Hiram & Solomon - Master Mason 03

Al segundo tercio la quemada sigue siendo muy variable y comienza también a perder combustión, aunque no necesariamente a apagarse. Cuento 25 minutos cuando comienzo este tercio y el chocolate sigue siendo el sabor principal, seguido de pimienta, cereza, madera y café. Pero carece de complejidad. Esa sensación de potencial sigue presente, pero por lo pronto no la muestra en lo absoluto. Aunque el tiro está bien, en ocasiones me pasa que le doy caladas y no sale humo, por lo que tengo que darle toques técnicos a fin de encenderlo de manera uniforme y rogar que eso enderece el anillo de combustión.

Hiram & Solomon - Master Mason 04

Aunque en la imagen se ve relativamente recto ese anillo, la verdad es que por detrás ya estaba quemando la etiqueta. El humo es denso, cuando está encendido bien, pero no tiene mucha riqueza de sabores, sino que se siente más como un ejemplar barato de esos que venden por $2. Llego a la mitad al cano de 45 minutos de fumada pero el hecho de lo irregular que es me hace pensar que no estoy del todo en la mitad. La intensidad se coloca en media-baja y ya ni siento esa sensación de potencial, como si el cigarro ya hubiese logrado su mejor momento.

Hiram & Solomon - Master Mason 05

La segunda mitad del cigarro es simplemente un juego de esperar cuándo se va a acabar. Aunque lo dejo en el cenicero un rato, no soy de tirar los cigarros por la mitad, a menos que estén tapados o que simplemente se nieguen a encender, dos cosas que el Master Mason no hace, sino que simplemente mantiene una quemada muy torcida y sabores bastante planos, que incluyen chocolate, café, pimienta, caramelo y madera, que de por sí un cigarro con esos sabores ya sería una gran experiencia, pero todos son bastante suaves y junto con los problemas técnicos de la fumada, no es una experiencia agradable. Luego de una hora y 25 minutos con el cigarro, finalmente lo dejó que se apague.

Han sido pocas mis experiencias con cigarros maduros que tienen poca intensidad y, ciertamente, no es la tendencia esperada ni habitual. Pero sin duda tampoco es una experiencia agradable, pero eso no tiene tanto que ver con el color ni los sabores, sino con la quemada. Hace un tiempo Candido Rosario me comentaba que puedes fumar un cigarro con uno o dos sabores, sin complejidad y sin muchas transiciones, pero si el tiro, quemada y anillo de combustión son buenos, es un buen cigarro, por sencillo que sea. Por el otro lado, si el cigarro tiene una multitud de sabores, transiciones y complejidad impresionantes, pero un mal tiro, está tapado o quema mal, no puede ser un buen cigarro. El Master Mason es un ejemplo casi calcado de este último, pues aunque el tiro estuvo predominantemente bien, los problemas de quemada y tendencia a perder combustión fueron en su contra. Tengo otro H&S en el humidor, y ese me dijeron que es bastante bueno, así que veremos qué tal vamos. Pero por temas de precio vs. calidad de la fumada, este no es un cigarro que recomendaría.

Dossier-2.indd

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s