La marca Hiram & Solomon fue creada por Fouad Kashouty y George Dakrat, y tiene varios productos, todos con un tema masón. En cuanto a mi experiencia, comencé muy bien con el Veiled Prophet, pero luego probé el Master Mason que no me terminó de convencer. Pero dejé este Entered Apprentice de último simplemente porque así cayó cuando los estaba ordenando. Siendo un buen fan de los cigarros de capa Connecticut y ante la recomendación de otros a quienes les gusta esta capa, tenía buenas expectativas para este cigarro, por un lado porque incluso la marca promete que no es un Connecticut típico, pero también porque el cigarro es fabricado por Plasencia Cigars y justo ayer conversé con David Blanco, quien es uno de los master blenders de la fábrica.

Ciertamente la capa de este Entered Apprentice es ligeramente más oscura que la de un típico Connecticut, oleosa y con algunas venas y aromas a fermento dulce, mientras que en el pie se aprecian notas de paja, pimienta y frutas variadas, como esos caramelos que comía de niño y simplemente decían “sabor a frutas tropicales”, sin especificar ninguna, pero el cigarro es definitivamente más variado en aromas que muchos Connecticut. Luego de picarlo con la guillotina de corte en V profundo, porque es mi corte preferido, siento aromas de pimienta y tierra en la calada en frío.

Aunque no sabía qué esperar y el inicio de los cigarros siempre tiende a ser una caja de sorpresas, donde te puedes encontrar desde sabores intensos hasta nada y estos pueden no influir en lo más mínimo durante el resto de la fumada, el Entered Apprentice comienza bastante cremoso, con notas de madera y un fondo de pimienta. También se siente bastante suave, haciéndome pensar que eso de que no es un “típico Connecticut” no era más que un gancho comercial. A la mitad del primer tercio aparece un sabor de canela, que se funde muy bien con la sensación cremosa del cigarro y es luego acompañado por sabores de vainilla.

Para el segundo tercio son pocos los cambios que hay con respecto al tercio anterior, o al menos en este momento. La sensación cremosa se mantiene y la inclusión de canela y vainilla sin duda colabora para hacer el cigarro más cremoso y con mayor intensidad de sabores, Pero a lo largo de este tercio y antes de llegar a la mitad se va sintiendo más dulce también, lo cual sin duda hace que el cigarro parezca tener una mayor intensidad de sabores. El cigarro también comienza a quemar mucho más lento al principio del segundo tercio, algo poco común entre los cigarros de capa Conneticut, por lo que lo disfruto bastante.

Para la mitad del Entered Apprentice los sabores toman un giro considerable hacia un territorio nuevo para el cigarro pero mucho mejor que en los anteriores. Este giro viene caracterizado por la aparición de sabores de pimienta (esta vez más obvia que antes), ralladura de naranja y madera. La naranja con la vainilla y esa sensación cremosa que existe desde el principio me recuerda bastante a los helados esos de naranja rellenos de crema (crema real?) y cada calada del Entered Apprentice produce humo denso y muy rico en sabores, aunque me tomo mi tiempo para disfrutarlo y, con mucho esfuerzo, dejo el cigarro en el cenicero un par de minutos para apreciar bien los sabores del final.

Para el último tercio los sabores de madera son más prominentes, e incluso se colocan al mismo nivel de toda esa sensación cremosa del cigarro, pero sí sobrepasan el sabor de vainilla y canela, pero con la madera también viene algo de pimienta, haciendo que el cigarro se sienta considerablemente distinto una vez más. Incluso, la intensidad llegó a ser media en la mitad y en este último tercio mantiene la misma intensidad, pero sin variar ni bajar, que es una tendencia clara de muchos Connecticut. También hay sabores de cuero y la crema se mantiene igual que en tercios anteriores. Al cabo de una hora y 20 minutos dejo al Entered Apprentice apagarse, casi cuando me estoy quemando los dedos.

Desde hace cosa de un par de años que estoy aprendiendo a disfrutar y ser más crítico con los cigarros de capa Connecticut. Precisamente porque hace unos 3 años estaba comenzando a atreverme a comprar otros cigarros, llegué a adquirir varios samplers entre los que siempre había algún cigarro de capa Connecticut y no siempre me llamaba la atención probarlos. Pero el Entered Apprentice demostró no solo que es un buen Connecticut para fumar como muchos fuman los cigarros de esta capa: con café y/o en la mañana. Sino también es un buen cigarro en general, para fumar en cualquier momento, siempre que estés consciente de su intensidad. Sus sabores no son extremadamente complejos, pero hay una buena dosis de sabores agradables como madera, crema, pimienta y especias. Sin duda es un cigarro que con gusto compraría de nuevo.

1 Comment

  1. Como complemento a la excelente reseña de este cigarro, es importante destacar que los fundadores de la marca Hiram and Solomon en su calidad de miembros activos de la masonería norteamericana donan un porcentaje de su utilidad por venta de cigarros a varias comunidades de caridad ubicadas en los estados de New Jersey y New York en los EE.UU.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s