Con una gran confianza y creyendo que estaba bastante claro en mi idea de fumar, fui con mi cuñado a un lounge en una tienda de Atlanta llamado La Casa del Tabaco. Entré con mi cuñado a la cava a recomendarle un cigarro y luego salí a sentarme en uno de los sillones a encender mi cigarro. Antes de hacerlo el dependiente me dice que debo comprar un cigarro en la tienda antes de fumar, lo cual tiene todo el sentido del mundo. Así que me volví a levantar, entré a la cava y me puse a revisar un rato y vi varios cigarros que me llamaban la atención, incluyendo este.

Este Gran Reserva es la continuación del Antaño 1970, que me impresiona que no haya reseñado, pues compré hace un tiempo un 5-pack y me parece una lástima no haberlo aprovechado para reseña, así que me tocará comprarlo en algún momento. El Antaño 1970 fue lanzado en 2001 y en 2005 fue lanzado el Gran Reserva, aunque desapareció rápidamente, pero en 2017 lo volvieron a lanzar, a propósito del 50 aniversario de la marca. El cigarro se trata de un puro nicaragüense y lo piqué con el ya famoso corte CigarVoss, que fue creado por un amigo de Chile, quien hace un par de cortes diagonales con la doble hojilla y queda como un pico interesante con un buen tiro. Los aromas de la capa son de madera, un aroma de frutos rojos y chocolate. La calada en frío presenta sabores de chocolate, pero como si hubiese mordido la vaina de cacao, pues tiene un toque ácido. Pero de resto, parece bien y a darle fuego.

El cigarro lamentablemente tiene algunos detalles de capa hacia la perilla, donde se ha roto y tengo que hacer magia para arreglarlo, y por magia quiero decir algo bastante desagradable de ver y se nota bastante en las imágenes. Sin embargo, esto hace que en los primeros centímetros los sabores sean algo escasos. Aunque resuelvo el problema de la capa, me sorprende que durante un rato no siento muchos sabores tampoco, pero finalmente comienzan a aparecer sabores de canela, paja y un toque suave de pimienta. Pero ya acercándome al final del primer tercio puedo recapitular algunos sabores que incluyen madera, cereza, tierra y canela, con pimienta en el retrogusto y definitivamente en dirección a ser un nicaragüense como esperaba.

En el segundo tercio los sabores son muy parecidos, quizá la diferencia es que pareciera que los sabores del tercio anterior a cerezas, madera, tierra y chocolate parecen haberse combinado y aunque esto suena interesante, el hecho es que se sienten todos al mismo tiempo y en la calada siguiente no se siente mucho más. Sin embargo, la intensidad del cigarro está entre suave y media, por lo que no se hace tan fácil apreciarlos y diseccionarlos bien. Otra cosa que me llama la atención es que normalmente tiendo a tenerle cierto miedo al retrogusto con un tabaco nicaragüense, y si es un puro nicaragüense, aún más. Este, siendo de Joya de Nicaragua, pues no debería haber dudas, pero es tan sutil en el retrogusto que durante varios momentos me pongo a pensar si en realidad lo estoy haciendo. A partir de la mitad incluye un poco de chocolate con ese sabor tan tenue de pimienta, pero no mucho más.

En el último tercio el anillo de combustión comienza a variar un poco, pero nada preocupante y afortunadamente es la primera vez que le doy un toque como tal. En el último tercio el cigarro finalmente se activa con sabores más fuertes de madera, cuero, tierra, café y la pimienta se siente mucho más imponente, pero el retrogusto sigue siendo suave, con canela y pimienta, pero no lleva la misma intensidad de los sabores en el paladar. Al final, luego de una hora y 45 minutos, este Antaño Gran Reserva llegó a su fin.

Creo que este cigarro me desilusionó un poco, o al menos no cumplió con mis expectativas. Por lo general, tanto de la marca como de su origen espero un cigarro fuerte, con cuerpo, matices y distintas intensidades que comenzarían en media e irían en ascenso, pero el cigarro durante gran parte de la fumada fue algo aburrido, quizá por esa falta de intensidad pero también porque los sabores carecen de matices y se sienten planos. No obstante, los sabores que tiene me parecen agradables y recomendaría el cigarro si no quieres fumar algo muy fuerte, pero al mismo tiempo no estoy seguro que ese haya sido el objetivo de la marca y quizá fue solo mi cigarro y si lo fumas sientes una bomba de sabores, pero el tiro y la quemada estuvieron perfectos, así que no puedo decir que el cigarro haya dado problemas y por eso la falta de sabores, porque no sería cierto.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s