Casi cinco años desde la última vez que probé este cigarro, aunque en otra vitola, siendo en ese caso un belicoso y le terminé dando 75 puntos, quizá porque en esa época mi referencia de la marca era Cromagnon y en medio de mi ignorancia esperaba que el cigarro estuviese más relacionado a él que a otra cosa, o quizá simplemente el paladar no lo tenía tan afinado como hoy. Dicho eso, el Intemperance es exactamente la “otra cara” de los productos de Roma Craft, siendo por un lado los de nombres precolombinos como Cromagnon, Neanderthal y Baka, y por el otro lado la línea Intemperance, con varias versiones identificadas por números romanos y letras. Este es el BA XXI, pero también hay un EC XVIII que creo es capa Connecticut y que espero pronto darle una revisión también. Los nombres están relacionados con las enmiendas constitucionales americanas, representando cuándo han sido cambiadas. El resto del nombre viene relacionado con el movimiento Temperance, que buscaba relacionar al alcohol con veneno y la Prohibición que criminalizó la compra y consumo de alcohol. Por tanto Intemperance es el contrario de ese movimiento.

En esta ocasión el Intemperance BA XXI que pruebo es una versión más pequeña que la última vez, box pressed y con cabeza de parejo, mientras que la capa se siente más corrugada, menos oleosa pero mucho más llamativa, con aromas suaves de vainilla y crema, notas dulces y no mucho más, mientras que la calada en frío se siente con un excelente tiro y aromas a vainilla suave y frutas deshidratadas como durazno y manzana. En verdad sería muy ilógico comparar ambas reseñas, pues hace cinco años tenía un paladar mucho más limitado y una experiencia incluso menor, aunque podía identificar los sabores, posiblemente los matices me eludían y la experiencia entonces quizá llevaba una mayor urgencia de querer probar muchas cosas, mientras que hoy en día en la mayoría de los casos tengo mi gusto bien definido y siempre estoy probando otros cigarros para descubrir nuevas cosas, así que la tónica mental también es otra cosa.

El Intemperance BA XXI comienza muy bien, con humo abundante y denso, una ceniza compacta y bien armada, sabores frontales a madera seca y pimienta negra, mientras que en el retrogusto se siente es solamente pimienta. Para el final de este tercio los sabores se mantienen y quizá la madera se siente menos seca, mientras que en el retrogusto aparecen notas de esas frutas deshidratadas que aprecié en frío y también hay notas más suaves de nueces, que solo espero se agranden un poco más. El cigarro quema a buen ritmo y por un momento quisiera que quemara más lento porque está muy sabroso.

Para el segundo tercio los sabores dan un vuelco importante, con una fuerte nota de chocolate que se aprecia en el paladar y el cigarro se siente generalmente más cremoso, algo que logra en gran parte gracias a ese humo denso y lento que suelta en cada calada. El retrogusto sigue siendo fuerte de pimienta, al punto que hasta un poco de miedo me da probarlo más de dos veces seguidas. Hay algunos momentos que el humo se siente seco, como si raspara en la garganta, pero no es algo común y lo termino atribuyendo a que le estoy dando caladas muy seguidas. La intensidad rara vez pasa de media en la primera mitad y se coloca en media-alta a partir de la segunda.

El mayor problema del cigarro aparece en el último tercio, cuando el anillo de combustión requiere un par de retoques, aunque se hicieron más graves conforme iba convirtiendo al cigarro en un tocón más pequeño, lo que hizo que hacer la quemada uniforme fuese más peligroso que agradable, pero muchas veces me pasa que quiero fumar el cigarro hasta que no pueda más, y no que sea el cigarro el que dicte hasta donde se fuma. En total me tomó un poco más de una hora para fumar el Intemperance BA XXI, y la experiencia definitivamente fue mucho mejor que cuando lo fumé por primera vez.

Con el tiempo y la experiencia he aprendido a que puedo pedirle bastante a Roma Craft, y que normalmente responde acordemente. El Intemperance BA XXI no es excepción, dándome una fumada de intensidad media-alta y sabores ricos y abundantes durante toda la fumada. La línea Intemperance tiende a ser un poco más suave que los precolombinos, pero eso solo se termina traduciendo en algo menos complejo, pero sin duda que no es un cigarro recomendable para novatos ni tampoco asumir que porque es pequeño va a ser rápido ni ligero. Es una fumada fuerte en paquete compacto, pero definitivamente el tipo de cigarro que querría comprar una caja sin dudarlo mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s