La Gloria Cubana (dominicana) es una marca a la que confieso que nunca le he tenido mucha confianza. Cabe destacar que su producto Wavell me encanta y he comprado varios 5-packs de él, pero de igual manera siempre ha tenido algo que no me termina de convencer y que puede estar relacionado con el hecho que en su propio nombre se describe como un cigarro de un lugar, cuando en verdad es de otro. No es el único que lo hace, pues La Aroma de Cuba también pero al menos no imita a ninguna marca cubana. También puede estar relacionado con que su producto Serie N fue mi primera exposición y creo que hasta ahora ha sido la más obvia de un cigarro ‘betuneado’. Pero para ser muy honesto este gusto por La Gloria Cubana (dominicana) es uno que evalúo cigarro por cigarro y, con excepción del Wavell antes mencionado, casi todos los productos de ella que he comprado han sido porque venían como parte de un pack.

Efectivamente, este Serie R Maduro llegó como parte de un pack que me dieron por un bajo costo en Serious Cigars luego de una compra que hice. Originalmente probé su versión de capa natural Sumatra ecuatoriana en 2017 y el resultado fue menos que satisfactorio, pues le di un 71. Mis expectativas con este no están mucho más altas, especialmente porque el cigarro fue un regalo, prácticamente, pero todo tabaco pasa por al menos un par de años de preparación antes de llegar a tus labios y, por tanto, algo de respeto merecen. La capa de este Serie R es bastante oscura, muy olorosa, incluso si no tengo la nariz cerca del cigarro y puedo apreciar fácilmente aromas de establo y pasas, mientras que la calada en frío tiene notas menos intensas que las de la capa a chocolate negro y pan pumpernickel. Pero todos estos aromas son bastante habituales en cigarros de capa madura, así que hasta el momento no hay mayor sorpresa.

Las primeras caladas colocan al Serie R Maduro como un muy típico maduro, con un buen tiro, buen humo denso y abundante y sabores muy típicos de un cigarro maduro, como son chocolate negro, café y tierra, mientras que el retrogusto es una mezcla de canela y pimienta, pero es bastante suave en todos los puntos, colocando una intensidad entre suave y media, que es exactamente el tema que menos me gusta de los maduros. Sin embargo, es hacia el final del tercio cuando los sabores parecen tener un poco más de cuerpo y la intensidad aumenta un poco. En temas de construcción se comporta bastante bien, gracias a un anillo de combustión muy recto, ceniza sólida y una velocidad de combustión más hacia lo lento.

En el segundo tercio no hay mayores cambios transicionales, presentando básicamente los mismos sabores que en el tercio anterior, aunque también incluye algunos nuevos como madera (roble) y cuero, aunque ninguno se siente con mucha intensidad. Pero para mediados del cigarro es cuando las transiciones comienzan a destacarse y por ello me refiero a que los sabores prácticamente desaparecen por completo, sustituidos por la permanencia únicamente del chocolate negro y una mayor intensidad de la pimienta, mientras que en el retrogusto se muestra únicamente pimienta, aunque hay notas de canela que son inconsistentes. Una lástima perder esos sabores de café y tierra, que eran los que le daban una cierta complejidad a este cigarro. Tuve que retocar la quemada una vez, no porque estuviese dando muchos problemas, pero me pareció que si estaba quemando a la perfección, un poquito de torcido podría ser problemático, así que corregí eso.

Para el último tercio el cigarro es prácticamente una experiencia diferente aunque no necesariamente en tono positivo. La fumada es 75% tabaco puro sin sabor, pero denso y rico en esa esencia de la pureza, si es que lo quieres llamar así. El resto de los sabores mantienen esa nota de chocolate negro y cuero también, con un retrogusto que combina pimienta con canela. La intensidad finalmente supera ese punto entre suave y media y se coloca fija en media, pero no mucho más, aunque como aspecto positivo tampoco me baña en una gran cantidad de nicotina como me ha pasado en ocasiones, sobre todo con estos cigarros de menor costo.

En general no es un mal cigarro y es exactamente lo que te recomendaría si te gustan los cigarros de capa madura, especialmente porque por $4 o $5 es posiblemente una de las mejores opciones. Sin embargo, si los cigarros de capa madura no son lo tuyo o no estás seguro, La Gloria Cubana Serie R Maduro no sería una buena recomendación precisamente por lo típico que es. Personalmente, soy más del segundo estilo, en donde he perdido gran parte del gusto por estas capas, exactamente por cigarros como este, que aparentan ser de una gran intensidad y mucho sabor, pero son de intensidad media y experiencia subpar. Dicho eso, no dejes de probarlo y descubre qué tanto te pueden gustar las capas maduras, solo no esperes una recomendación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s