Si hay algo que ha caracterizado a La Palina como marca es su irregularidad, en más de un sentido. En 2012 eran una marca que estaba a punto de quebrar, hasta que la tomó General Cigar. En 2017 decidieron rediseñar sus anillas para hacer algo más llamativo, y en 2021 las rediseñaron nuevamente con el mismo fin. En lo personal, mis experiencias con La Palina también han sido extremistas, siendo el Nicaragua Oscuro uno que probé y desde el primer momento quedé prendado, aunque no lo volví a comprar más. Hace unos meses me acordé de él y lo volví a buscar e investigando un poco al respecto descubrí que es hecho por AJ Fernandez, al igual que el Nicaragua Connecticut. Pero esa misma experiencia me llevó a probar los otros de la marca, y en verdad ninguno me cautivó tanto, por lo que probar este Classic Maduro no estaba dentro de lo que más quería hacer, especialmente porque había probado el Classic tradicional y no me había parecido gran cosa, pero el Fuego Verde de no hace mucho me pareció más interesante aún. El Classic Maduro es un cigarro hecho en Honduras, con una capa y capote hondureños y tripa de Honduras, República Dominicana y Nicaragua.

La línea Classic consta de tres productos: Connecticut, Rosado y Maduro, de los cuales los dos primeros son fabricados por PDR Cigars en República Dominicana y este de capa madura es hecho en Honduras. Al igual que sus primos dentro de la marca, no es un cigarro bonito y viendo sus nuevas anillas, la diferencia es abismal. Mientras que la que tengo en mi manos parece cualquier cosa y costaría justificar pagar más de $6 por él, los nuevos se ven muy clásicos y coloridos. Pero este tiene muy poco que lo haga destacar en el anaquel, con una anilla apenas descriptiva y realmente sin logo. La capa tiene múltiples imperfecciones y apenas algunos aromas húmedos, a café en polvo y una nota de caramelo. En el pie se aprecian notas muy similares pero incluye pasas. Finalmente lo pico y me sorprende lo apretado que se siente, al menos en frío… es algo por donde pasa el aire bien, así que fumarlo no promete ser agónico, pero tampoco es una sensación fluida. Los aromas en la calada en frío incluyen una suave nota de pimienta, café y pasas.

El Classic Maduro no enciende de todo bien y me toma algunos intentos de verificar y reencender hasta finalmente lograrlo. Los sabores no son abundantes ni intensos, sino que simplemente están ahí, sin ser envolventes y destacando… bueno, «destacar» es una exageración. Tiene «toques» de sabores a pasas y tierra, y no mucho más. El retrogusto es de un toque de tierra y dulce, que nuevamente no es envolvente ni abundante, pero al menos mantiene una fumada interesante y produce bastante humo, lo que hace que el Classic Maduro al menos sea una fumada agradable… aunque no hay grandes sabores, tampoco hay grandes problemas con el cigarro. El anillo de combustión es recto, el humo no es rico pero al menos es constante y no parece haber problemas. Algo más de intensidad o fortaleza serían ideales, pero es lo que hay.

Para ser un cigarro de $7 está bastante plano, pero más allá del precio, su diseño y sabores realmente no me parecen destacables. No obstante, es un cigarro cumplidor, que quema bien, con un anillo de combustión recto y una tendencia hacia seguir haciéndolo bien. Tierra, pasas y café son básicamente los sabores y realmente el cigarro es consistente con lo que uno que ronde los $4 o $5 debería ser, pero con un precio de $7 por unidad. Aunque revisando un poco en internet, veo que todas las páginas en donde lo venden está «reducido» al precio que creo que debería tener, así que bien podría ser una técnica de mercadeo. No hay mayores cambios en el segundo tercio, salvo una nota más intensa de café en el retrogusto, que es muy agradable pero viene seguida de una sensación seca en la garganta, que no es agradable.

El último tercio de La Palina Classic Maduro es más o menos lo mismo que ha sido en los tercios anteriores: una fumada de intensidad media y fortaleza media-baja, sin muchas sorpresas y con pocos sabores. Los sabores de café del retrogusto prácticamente desaparecen en este último tercio y el cigarro se siente un tanto más plano, que ya era difícil lograrlo después de la experiencia que ha sido hasta ahora. Pero sigue siendo un cigarro decente y una fumada agradable, aunque no sea gran cosa.

Pese a no evaluarlo ni describirlo como una fumada ejemplar o buena, la verdad es que esa consistencia habla maravillas de su construcción y es una fumada decente, sin sorpresas e ideal para una fumada en la que no esperes mucho y no temas que ese último cigarro del día no te sepa a mucho. Como este hay miles de opciones en el mercado y decirte que fumes este en vez de otro tampoco va a ser fácil, pero si estás buscando una opción en ese rango y no has encontrado la ideal, quizá el Classic Maduro de La Palina se acerque.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s