Camacho – Corojo

Tambien conocido como el Camacho Rojo, este cigarro lo compré sin querer queriendo, siendo parte de un 10-pack en el que cinco eran Joya de Nicaragua Antaño 1970 y cinco de estos, por un precio bastante decente. En lo personal no soy gran fanático de los Camacho, aunque el American Barrel-Aged me parece extraordinario… sin embargo, he probado otros que no han estado a la altura, como el Triple Maduro y el Criollo. Dicho esto, el Camacho lo adquirí básicamente porque venían los Antaño, y en lo que llegaron ya estaba buscando cómo cambiarlos. Un amigo me cambió dos por unos New World y el resto me los he fumado yo, por lo que esta reseña la hice fumándome el tercero.

Camacho - Corojo 01

Según Camacho este se trata de un cigarro extra fuerte, que quizá fue la razón por la que terminé comprando el 10-pack… aunque la opción era Camacho o Gurkha, lo cual también hizo que la decisión se tomara sola, prácticamente. Visiblemente el cigarro es bastante rústico, con muchas venas y una dominancia absoluta de esa anilla que dice Camacho bien grande y ocupa prácticamente la mitad del cigarro. Pero también, todo lo que hasta el momento pensaba de los Camacho ‘baratos’ cambió cuando lo piqué y comencé a apreciar los aromas, pues incluyen una gran variedad, como pimienta, cacao, café, madera, cuero y notas florales.

Camacho - Corojo 02

Desde el principio el cigarro está cargado de pimienta con un tiro perfecto y toques suaves de dulce y crema, así que me parece que el precio está bastante bien marcado. El cigarro también comienza con una buena cantidad de sabores, así que no pasas gran parte de la fumada esperándolos. En los primeros centímetros logro apreciar pimienta, dulce, crema, frutos secos y cuero, en ese orden. La línea de quemado está bastante recta y por los momentos no requiere retoques.

Camacho - Corojo 03

Viendo el precio de algunos de los Camacho, me impresionó un poco que este no estuviera tan alto como la mayoría, lo cual también me levantó una que otra sospecha, pero hasta los momentos ha demostrado ser un cigarro bastante decente. Quizá la única queja hasta el momento es que quema muy rápido, por lo que el primer tercio desaparece en apenas 15 minutos.

Camacho - Corojo 04

Nunca me cansaré del chiste que el Camacho no es para zurdos, pero mientras me aproximo a la mitad del cigarro los sabores se sienten más intensos; la pimienta sobre todo va ganando potencia, hasta hacerme pensar en las ligas de Pepin Garcia, aunque no me atrevería a compararlos en serio. Nunca he probado los Camacho pre-Davidoff, pero lo que tengo entendido es que eran cigarros de los que requieren tiempo en el humidor, mientras que este ya con 8 meses de humidor se siente que está en su punto. Ese es un tema que sí me gusta de los cigarros centroamericanos y que me llevaría a considerarlos sobre los cubanos, y es que no hay que pasar una eternidad para que sepan bien. Quizá lo que más me molesta con respecto a los cubanos es que la respuesta a cualquier “no me gustó” es “no tienen suficiente tiempo guardados”.

Camacho - Corojo 05

Mitad del cigarro y los sabores son intensos pero ya no tan variados, habiéndose reducido a pimienta, dulce y crema, por lo que todo ese abanico de sabores e impresiones del inicio parece haberse diluido. En muchos aspectos Camacho pareciera querer diferenciarse mucho de la competencia, y ese atrevimiento de las anillas gigantes realmente los destaca, pero en muchos casos me pasa que termino comparando los Camacho con otros Camacho, más que entre otros cigarros de su clase, y este Corojo obviamente no está mejor que el American Barrel-Aged, pero tampoco está mejor que el Triple Maduro, aunque si bien cuesta casi la tercera parte. A partir de la mitad también comienza a quemar más lento y es el sabor de tabaco rico el que se siente como principal, mientras que los otros ya se quedan de fondo.

Camacho - Corojo 06

En el último tercio la línea de quemado comienza a desvariar un poco, por lo que un par de retoques la arreglan y el tiro no es tan bueno como al principio, aunque le doy caladas más cortas para aminorar la quemada, pero el cigarro además pareciera que se quiere apagar, lo cual no recuerdo que me haya pasado en los anteriores. Le doy otro retoque y el cigarro parece ganar sabores de nuevo, pero no por mucho tiempo. Aunque se anunciaba como de intensidad fuerte, la verdad es que fue un cigarro fuerte per se durante poco tiempo, quizá hacia la mitad. En este punto bordea entre medio y fuerte, pero con mayor tendencia hacia la suavidad. La nicotina sí se aparece en toda su fuerza y es quizá lo que le da más intensidad al cigarro hacia el final. Quizá este Camacho lo pueda ubicar más o menos como el Triple Maduro, siendo que tiene menor calidad pero también menor precio, por lo que compensa un poco. SIn embargo, ahora que me fumé el último del 5-pack, no me veo comprando más, pero tampoco rechazaría uno. Le faltó un factor sorpresa, creo… pues es puro factor predecible.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s