Santa Clara – Hoyo de Casa

Yo soy de la opinión que hay que probar de todos los cigarros. Si bien hay cigarros que la opinión general es que son excelentes, en muchos casos se tratan de cigarros caros y no algo que quizá pudieras comprar para el diario. Por otro lado, a veces puede pasar (y a mí me ha pasado bastante) que compras un cigarro muy barato y resulta que es excelente y descubres tu cigarro ideal para ‘el diario’. Esto me ha pasado con algunos puros de bodega y con uno que otro nicaragüense. Sin embargo, tengo un amigo que prueba casi cualquier cosa y en ese afán de probar de todo me regaló este cigarro, uno barato mexicano.

Hoyo de Casa 01

Aparte del hecho que no existe prácticamente información de este cigarro más allá de comentarios tipo “era lo que fumaba cuando estaba aprendiendo y no sabía lo que fumaba” o “el que se fuma este no se quiere”, decidí armarme de valor y darle fuego. En parte también porque no es la primera vez que le doy fuego a un cigarro de esta categoría y durante mis inicios creo que fumé cigarros peores. Incluso, luego de haberlo fumado ratifico que he fumado cigarros mucho peores, pues este no está tan mal como lo pintan. El Hoyo de Casa tiene unos aromas interesantes (sí, en serio) en la capa, que incluyen un aroma herbáceo de varios matices y un olor más fuerte aunque menos invasivo de madera. En el pie se aprecia la misma madera, un poco más dulzona y en la calada en frío muy poco, aunque sin duda se le sigue sintiendo la madera pero también un cierto aroma de malta que me interesó.

Hoyo de Casa 02

Quizá sería un error esperar demasiado del Hoyo de Casa, pero al bajar esas expectativas y no esperar que sea malo sino estar abierto a lo que pueda ofrecer, el cigarro abre con un tiro bastante duro, incluso al punto que por un momento dudo de si lo voy a terminar de fumar, aunque no dejo que eso me afecte y me dedico a apreciarle los sabores, que al principio mantienen ese perfil herbáceo y muy mineral, más hacia la tierra que hacia la sal, y un fondo muy lejano de nueces. El tiro mejora hacia el final del primer tercio, en donde también se puede apreciar el sabor a madera que dominó todas las áreas de los aromas en frío.

Hoyo de Casa 03

El sabor a madera continúa un ascenso de intensidad en el segundo tercio, aunque es lamentable como el cigarro pareciera concentrar sus esfuerzos en ese único sabor y deja todos los otros de lado, casi desapareciendo en el resto de la fumada. Llega un par de ocasiones que el cigarro pareciera sobrepasar algunos nudos en la tripa, auque en ningún momento se apaga el cigarro, sino que más bien es como si el humo fuera tímido y luego entra en confianza. Me quedo mirando el cigarro a ratos y noto como precisamente, esa combustión se va dando mejor conforme va avanzando la quemada.

Hoyo de Casa 04

Hablando de quemada, esta va a una velocidad bastante calmada, sin que nadie le esté apurando, aunque el segundo tercio se mantiene en su único sabor a madera, pero me noto dándole más caladas de las que debería a fin de apreciarle mejores sabores y sin mucho éxito. Es el sabor a madera prácticamente el único a partir del segundo tercio, aunque a partir de la mitad sí se llega a apreciar algo de chocolate que se sitúa en el fondo, sin muchas intenciones de ganar fuerza.

Hoyo de Casa 05

Pese a cualquier cosa, la línea de quemado ha sido perfecta y el tiro, con excepción de ese principio bastante difícil, a la par de esa combustión. Mientras me acerco al último tercio, la capa comienza a levantarse un poco, aunque a decir verdad este problema existió desde que encendí el cigarro y logré controlarlo con saliva, pero sin duda el calor del cigarro ha aumentado por mis caladas continuas buscando sabor, pero era cuestión de tiempo que eso afectara la capa. Sin embargo, pareciera comportarse, pues no se viene más de la cuenta ni llega a molestar, quizá también porque no le he quitado la anilla. Ese sabor de chocolate que sentía a la mitad del cigarro comienza a desvanescerse, pero es sustituido por un sabor de nueces que pareciera tener más carácter.

Hoyo de Casa 06

En el último tercio la madera sigue siendo el sabor dominante sin duda, pero también es acompañado por un sabor de nueces que buscar tener protagonismo aunque no liderzago y le acompaña un toque picante, sobre todo en los labios y la lengua. También pasa que hay un fondo de amoníaco que apenas puedo ignorar y que se hace presente en el final del cigarro y dura aproximadamente hasta que le quito la anilla. Luego de eso sigue quemando perfecto y con una producción de humo bárbara, lo cual mantiene hasta el final, aunque a mitad del último tercio desaparecen todos los sabores por completo y solo se mantiene el amargo relacionado con el amoníaco. El Hoyo de Casa no es un mal cigarro, pero tampoco es bueno… tengo entendido que es el típico de las gasolineras, pero comparándolo con el mismo típico cigarro fabricado en Venezuela y disponible en lugares de la misma reputación, está maravilloso o nosotros estamos muy lejos de un buen producto.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s