En Venezuela tenemos un dicho que dice que ‘nadie es profeta en su tierra’, que se cumple continuamente. Esto quiere decir que nadie logra el éxito en su lugar natal, sino que tiene que salir del país (o de su ciudad o pueblo) para hacerse famoso. Es lo mismo que ocurre con muchas marcas de tabaco venezolanas que, en gran parte porque el mercado local no es el que más aprecia los distintos sabores de un tabaco venezolano y suelen buscar opciones más suaves y de sabores más uniformes, los Don Quijote suelen tener producción de sabores más fuertes y/o complejas para el mercado internacional. Por lo mismo, cuando un amigo del Cigar Club me regaló un Don Quijote sin anilla inferior, inmediatamente sospeché que se trataba de un cigarro del mercado local. La diferencia principal radica en la tripa y capote, que en la variedad venezolana consta únicamente de tabaco venezolano, mientras que la de exportación combina venezolano con cubano.

Don Quijote - Robusto 01

Sin embargo, tanto el cigarro de exportación como el nacional tienen la misma capa Connecticut ecuatoriana que, quisiera pensar que en el cigarro de exportación se ve menos irregular que esta llena de venas y de “subidas” y “bajadas” que hacen que simplemente definirlo como corrugado no sea suficiente. Sin embargo, el cigarro tiene desde julio del año pasado en mi humidor, rodeado de cigarros de calidad, por lo que no veo que sea una consecuencia de una guarda mal hecha. Los aromas de la capa me confirman que realmente ha sido bien guardado, gracias a que se siente paja, bosta, aromas herbáceos y tierra seca. En la tripa se aprecian los mismos aromas, con un toque adicional medio dulce, que me atrevo a definir como miel. Lo pico con la guillotina y por medio de la calada en frío aprecio paja, herbáceos y tierra. En general, aromas bastante consistentes con muchos tabacos venezolanos y las sensaciones normalmente predecibles de un cigarro de capa Connecticut.

Don Quijote - Robusto 02

Este robusto de Don Quijote enciende rápidamente, con una cantidad de humo considerable y un tiro muy bueno. Aunque no se le siente un sabor a pimienta como tal, sí se siente un cierto picor en le lengua y los labios desde las primeras caladas, acompañados con sabores a cuero y herbáceos, mientras que en el retrogusto se aprecia un sabor de nueces y un toque muy sutil de pimienta, aunque bien podría ser parte del mismo picor que siento en los labios y la lengua. Lo que sorprende bastante del cigarro es lo rápido que quema. Al mismo tiempo que lo estaba encendiendo le escribía a un amigo que es representante de la marca y tan solo intercambiando mensajes con él el cigarro consumió casi el primer tercio.

Don Quijote - Robusto 03

Ese primer tercio desaparece en unos 10 minutos de fumada, permitiendo que el retrogusto de nueces se fortalezca un poco más, aunque el resto de los sabores se mantiene en la misma línea con excepción de la pimienta que se siente incluso un poco más intensa y en este punto con un sabor de pimienta per se, ya no es solo la sensación picante. El cigarro sigue quemando rápidamente pero no hay una sensación de que esa rapidez hace que me pierda de los sabores, ha sido bastante lineal desde el principio.

Don Quijote - Robusto 04

Aproximándome a la mitad del cigarro, ningún sabor ha cambiado y los únicos que he apreciado son el de cuero, herbáceo y la pimienta, que quizá es el único sabor que ha aumentado y disminuido desde el inicio, pero contando con 25 minutos de fumada y me acerco a la mitad de un cigarro que no ha marcado gran diferencia. Sin embargo, lo que destaca este cigarro es que en su tripa y capote contiene dos tabacos venezolanos que no son de semilla cubana ni producto de algún híbrido, sino un producto autóctono de Venezuela.

Don Quijote - Robusto 05

Comenzando el último tercio el Don Quijote robusto me deja con más ganas que otra cosa, aunque entiendo que el target de este cigarro y esta liga no es un paladar que prueba y aprecia distintos sabores, sino más uno que busca acompañar el cigarro con un licor mientras seguramente está haciendo otra cosa. Pero en la marca sí me dejan claro que esa variedad que yo podría estar buscando es la que se aprecia en el cigarro para exportación, por lo que quedo con muchísimas ganas de probar ese y descubrir el sabor de una liga de producto venezolano autóctono con tabaco cubano, pero hasta entonces el Don Quijote lo mantengo como un cigarro más plano y normal, en donde el último tercio tiene sabores de pimienta y cuero y es el sabor herbáceo el que varía, ahora casi desapareciendo. Pero, por otro lado, ese Don Quijote que reseñé hace unos años, ya reconozco que no era este cigarro ni nada parecido, solo algo que hacen con otro tipo de tabaco por una persona que probablemente ni siquiera es parte de esta empresa.

Dossier-2.indd

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s