Pues creo que tenía un tiempo considerable, o al menos se sentía como un tiempo considerable desde la última vez que reseñé un habano. Afortunadamente pude probar algunos no hace mucho, pero una reseña no recuerdo cuándo fue la última. Este Connoisseur A fue nombrado por la revista Forbes como uno de los 6 mejores habanos del mundo, junto con el Montecristo No. 2 (que tengo en el humidor para reseñar), RyJ Short Churchill, Partagas Serie D No. 5, Bolivar Super Coronas y Cohiba Robusto. Pero creo que el momento para recomendar y comprar los habanos de las marcas más tradicionales está próximo a un gran cambio, especialmente con los aumentos de precios recomendados por Habanos SA. Este aumento dará la oportunidad a marcas más pequeñas como Jose L. Piedra, San Cristobal de La Habana o Vegueros a que sean probadas, pero creo que los mayores beneficiados serán los productos centroamericanos. Más allá de lo que eso signifique o no, este Connoisseur A llegó de la mano de un buen amigo con quien he hecho algunos intercambios de información y catas y cigarros últimamente, quien lo adquirió en el aeropuerto de Madrid.

El Connoisseur A fue un producto lanzado en 2013 dentro de la línea Connoisseur de Upmann, que hasta ese momento solo incluía al Connoisseur No. 1 y posteriormente incluye al Connoisseur B, aunque el único cambio listado es la vitola y la anilla con un nuevo diseño. También mencionan que el cigarro está dirigido exclusivamente a especialistas de habanos en La Casa del Habano. Con el nuevo cambio de precios de Habanos SA, afortunadamente la marca no se ve muy afectada y este cigarro aumentó apenas un 20%. No sé la fecha de fabricación, pero por lo pronto tiene una capa con varias venas pero buena apariencia y aromas a chocolate, caramelo, madera y mantequilla de maní. En el pie se sienten notas más suaves de establo, madera, mantequilla de maní y pimienta, y finalmente en la calada se aprecia pimienta, maní y madera.

El Connoisseur A comienza mucho más sutil de lo que esperaría, destacando nuevamente la considerada diferencia que existe entre muchos habanos y sus contrapartes centroamericanas, especialmente con la manera en que entregan sus sabores. Aunque las notas son cremosas a mantequilla, pimienta y madera, no son muy abundantes y el humo es ligero, y le acompañan notas de caramelo a partir de mediados de este primer segmento, nuevamente con esta intensidad media y sin abrumarme del todo. No esperaría que lo hiciera, pues no es su carácter, pero siempre espero algo más de fortaleza, sobre todo en el primer tercio. La quemada es mucho más decente de lo que la mayoría de los habanos me muestran, y con un buen tiro creo que vamos muy bien aquí.

Aunque el Connoisseur A parece quemar bien y funcionar, la quemada y esa calidad del humo no es constante, y mientras no ha requerido retoques, tampoco ha sido libre de problemas, pues se siente ligeramente esponjoso en su estructura. Hay unas ciertas notas perfumadas o florales en la fumada y ese es el punto que más apela a mi gusto por el habano, pero también hay notas picantes para llamar mi atención por cigarros de otros orígenes. Hay notas secundarias a chocolate, vainilla, mantequilla de maní y nueces, pero no es muy complejo en esos sabores, sino más como secciones de ellos. Ciertamente es una experiencia deliciosa y una que estoy contento de haber probado, especialmente con mi experiencia variopinta en habanos. El humo abunda y eso es bueno, pero las caladas seguidas afectan tanto la quemada como los sabores, por lo que debo dejarlo descansar bastante tiempo entre caladas.

En el último tercio el Connoisseur A se vuelve muy complejo, al punto que casi parece un nuevo cigarro. Son los matices de los sabores previos, pero sintiendo como van combinándose y variando dentro del mismo espectro. Esto me lleva a no describir sabores nuevos, pero sí poder definir que la intensidad de sabores aumenta considerablemente y ya puedo decir que es de intensidad media-alta y fortaleza media, con una quemada muy decente y una que se mantuvo hasta que me quemaba los labios, cosa que me sucedió un par de veces hasta que comencé a darle caladas muy pequeñas, que me tuvieron esperando más cada vez, pero al menos pude terminar el habano sin desperdicio. Aunque la consistencia y rigidez del cigarro lo hacía casi imposible.

Siempre acostumbro ser un poco más crítico con los habanos, especialmente por un tema de precio. Esto me hace menos paciente a la hora de descubrir un problema en el cigarro, pero también me lleva a apreciar más cuando está bien hecho y funciona. El Connoisseur A no es un habano perfecto, pero esto lo sospechaba desde el principio y lo confirmé durante la fumada, pero sin duda que es un habano muy sabroso y uno que me gustaría disfrutar más a menudo. Afortunadamente la persona que me lo obsequió también me dio otros, no Connoisseur A, pero al menos con la seguridad de su legitimidad… o al menos la ilusión de ello. Ciertamente coincido en que es uno de los buenos habanos y de esos que hay que probar más y más. Poco a poco la marca H. Upmann me va gustando cada vez más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s