Macanudo – Café

Macanudo Café 01

La verdad le tenía cero ganas a este puro. Llegó como parte de un sampler y, siendo Connecticut, lo dejé a un lado en la pila de los puros “para regalar”. Pero el hecho es que vengo llegando de República Dominicana y estando allá fumé todos los días (durante una semana) e incluso un día me fumé 5 puros, pero no por eso iba a dejar de fumar por mucho tiempo, así que decidí darle fuego a un puro sencillo y suave, y aunque no tengo muchos de capa Connecticut, sí sabía que estaba este. No obstante, hubo cierto recelo a la hora de encenderlo, pensando que quizá debería fumar algo mejor o no fumar, pero aquí estamos. Es en momentos como este que aprecio tener una cámara decente, pues ese texto que se ve en la imagen de la izquierda es imposible de leer a simple vista. Mi experiencia con Macanudo ha sido variada, habiendo fumado el Estate Reserve Jamaica, que me pareció muy decente, pero también el Vintage 2006, que me pareció un bodrio merecedor de estar de #3 en mi Bottom Ten.

Macanudo Café 02

Sobre el Macanudo Café creo que todo el mundo ha escrito, pues es uno de esos cigarros icónicos y es uno de los que colocó a Macanudo en el mapa, lo hacen desde hace bastante tiempo y existe en nada menos que VEINTICINCO vitolas distintas, que van desde el Miniature de 95mm x 34, hasta el gigante de 152mm x 60. Es un clásico de los cigarros suaves y uno de los más vendidos en Estados Unidos. Sin embargo, no por ser suave va a ser sencillo, pues todo el cigarro es hecho con hojas de varios países, incluyendo México, República Dominicana y Estados Unidos. En frío este Connecticut presenta pocos aromas, como es de esperarse, entre los que se destaca un toque cremoso muy sutil y apenas un aroma de madera, mientras que en la calada en frío se sienten aromas de naranja. Sin embargo, en frío se siente que las caladas no van a ser muy fructíferas, pues se siente un poco apretado.

Macanudo Café 03

Pero… los sabores son respetables, para ser sincero. En el primer tercio se siente un sabor de frutas que pueden o no ser naranja, madera, paja y un toque dulce que hasta podría considerarse complejo. El final es bastante corto y sin duda se siente como un Connecticut. La ceniza no se aguanta durante mucho tiempo pero para el tamaño y su suavidad, me impresiona que la línea de quemado es bastante variable. Definitivamente este era el cigarro que me convenía cuando lo fumé y, aunque el tiro podría estar mejor, no es un puro que se sienta débil y falto de sabores, solo muy típico de un Connecticut.

Macanudo Café 04

Siempre sabía que este puro no se iba a parecer en nada al Jamaica Estate, cuya intensidad es entre media y fuerte, sí me dio un poco de miedo que se pudiera parecer al Vintage 2006, y aunque su suavidad y sabores sutiles se aproximan más hacia ese último, afortunadamente no tiene la misma construcción. El sabor adentrándome en el segundo tercio tiene toques de nueces pero no se siente como que vaya a evolucionar mucho más, aunque de vez en cuando se sienten unos toques más fuertes. Aparecieron también algunos indicios de naranja y madera, mientras que la crema hizo acto de presencia durante un tiempo bastante corto.

Macanudo Café 05

Superando la mitad del puro se le sienten notas de canela que se aproximan a la intensidad de las previas, pero el tema es que el puro nunca pasa de tener “notas” de un sabor, sin llegar a tener ese sabor de verdad, y siendo un formato que va más hacia robusto que cualquier otro, queda claro que ya el puro alcanzó su mejor punto de sabores y a partir de aquí quizá logrará una mayor intensidad, pero no mucho más en el resto de las posibilidades. Pero sí debo dejar claro que no se trata de un cigarro malo, sino más bien una gran opción para alguien que esté comenzando en la afición y que quiera aprender a apreciar más sabores que el típico Connecticut que carece de ellos.

Macanudo Café 06

Realmente en este punto el cigarro ya no me va a ofrecer mucho más, por lo que lo sigo fumando hasta el final sin mayores expectativas. Pero como siempre le trato de buscar el aspecto positivo a los tabacos, debo dejar claro que el cigarro quemó muy bien, sin necesitas casi retoques, la temperatura y la velocidad de la fumada fueron normales y el tiro mejoró un poco a partir de la mitad, haciendo que ya no fuese mucho esfuerzo. El cigarro es lo que es, sin tratar de ser nada más. Al principio de la fumada sabía que se trataría de una fumada suave y que no tendría una gran gama de sabores, y eso fue exactamente, los sabores son sutiles y la intensidad apenas alcanza la media. Por último, los cigarros suaves son apreciados por muchos fumadores, pues siguen estando entre los más vendidos, y el Macanudo Café es un muy buen ejemplo de ellos. No es el cigarro que me gustaría fumar regularmente, pero es una buena opción si quisiera un cigarro suave.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s