En mi última visita a República Dominicana tuve la oportunidad de sentarme un rato con mi amigo Cándido Rosario, quien me presentó la marca que está trabajando con Zohar Riezman con objeto de venderlos en el mercado europeo. Los cigarros son ultra premium, hechos con una selección de las mejores hojas que han conseguido ellos dos y, siendo que Cándido pertenece al Grupo de Maestros de Altadis, no hay porqué dudar de la calidad de las hojas. En la visita me obsequiaron tres cigarros distintos, de los cuales este es el último.

ZR Cigars - Caleta 01

El Caleta es una edición limitada de ZR, puro dominicano con capa Criollo 98 doble salomón con un pie muy particular y muy fino. En la perilla tiene lo que yo siempre he llamado ‘rabo de cochino’, pero que me dijeron que se llama ‘moño de señora’, que sin duda le da un toque más recatado al nombre o quizá son dos cosas distintas y yo estoy creyendo que son lo mismo. En la capa tiene aromas de madera, pasas, frutos rojos y cuero, mientras que en el pie, por razones obvias no se aprecia aroma alguno. Luego de picarlo, tampoco se aprecia mucho porque el tiro se siente muy apretado, sin duda a causa de ese pie tan pequeño, pero se aprecian notas muy sutiles y escasas de madera, chocolate y nueces.

ZR Cigars - Caleta 02

Precisamente por ese pie tan pequeño las primeras caladas son un horror, pero la sensación cuando finalmente la quemada comienza a llegar al resto del cigarro es muy agradable, pues se siente como los aromas y sabores van despegando en el cigarro y el tiro se va haciendo más suelto, por lo que el cigarro también te recompensa la paciencia. Mientras está pasando ese punto tortuoso los sabores son de apenas chocolate con pimienta, pero cuando abre los sabores empiezan a deslizarse por el cigarro e incluyen una sensación más suave de la pimienta, chocolate, un sabor como de cereales que podría ser de cebada, café espresso con su toque amargo y hacia la mitad del primer tercio se siente algo que podría ser anís, pero se confunde y a veces presenta toques de regaliz negro.

ZR Cigars - Caleta 03

La ceniza está muy bien puesta, incluso con lo poco equilibrado de mi pulso, y en la frontera entre el primero y segundo tercio se sienten sabores de madera que también se van matizando y a veces se siente un toque ahumado en ella que la convierte en leña así como un toque de sabores de frutas que llego a identificar como pera. Adentrado en el segundo tercio los sabores de chocolate y pimienta siguen siendo los principales del tabaco, mientras que la madera y nueces están presentes pero tienen sus momentos. Permanente como sabor de fondo se siente melaza, café cremoso (en serio, es un matiz distinto al de café espresso que se sentía antes) y ese sabor de frutas que identifiqué como pera ahora se siente como durazno.

ZR Cigars - Caleta 04

La ceniza se mantiene perfecta hasta la mitad del cigarro, en donde el cigarro cambia bastante y ya no es el chocolate y la pimienta quienes llevan la delantera, sino que es más el sabor de melaza, el café cremoso y la madera, que ya no es ahumada. Entre los sabores de fondo se sienten avellanas, o puede ser un matiz de las nueces, no estoy seguro y coco, que da algunos toques de vez en cuando. Finalmente dejo la ceniza caer y el tiro, que había sido muy bueno desde que superé el pie, se vuelve casi directo y produce grandes cantidades de humo denso.

ZR Cigars - Caleta 05

En el último tercio el Caleta se calma en todos los sentidos; el tiro comienza a apretarse un poco y me hace tener que masajear el cigarro en varios puntos a fin de hacerlo más suelto, pero los sabores también son más sencillos, con muchos menos matices y apenas dejan descubrir pimienta, nueces, madera y un aura dulce que envuelve todos estos sabores, en donde las nueces son el que más se destaca, mientras que su matiz es como de nueces crudas, sin tostar.

ZR Cigars - Caleta 06Noventa y cinco minutos después de encenderlo el Caleta va llegando a su fin y los sabores que cierran el cigarro se limitan a pimienta y nueces, pero el cigarro hizo su trabajo: me impresionó más allá de su diseño. Una buena muestra de tabaco dominicano y una excelente muestra del trabajo de Don Cándido con Zohar Riezman. Más importante, el tabaco presenta cero nicotina hasta el final y su intensidad se queda fija en media-fuerte desde la mitad, hazaña que logra solo con sabores y matices. No tengo ni idea del precio final de este cigarro, pero creo que lo vale porque no defrauda.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s