Llevo un buen tiempo queriendo probar este cigarro. Principalmente porque hace un tiempo Omar de Frías, dueño y creador de Fratello Cigars, abrió un Q&A en Instagram y yo creía que estaba quedando de lo mejor preguntándole porqué, siendo dominicano, todos sus cigarros son hechos en Nicaragua, que si había algún problema con las fábricas de RD. Omar, muy pacientemente, me respondió que efectivamente es dominicano, pero que su experiencia y conocimiento del tabaco viene principalmente de Joya de Nicaragua y, ya conociendo sus productos, quiso que fuesen ellos quienes los fabricaran. Pero que sí tiene un cigarro hecho en República Dominicana: el Oro. Efectivamente, este cigarro marcó la primera vez que de Frías hiciera un cigarro fuera de Joya de Nicaragua y para ello escogió la fábrica de La Aurora, la más antigua de República Dominicana.

Fratello - Oro 01

El cigarro se llama Oro y no tiene nomenclaturas adicionales, además de ser de una vitola que asumo es 6×60, pues se siente bien grande pero según los tamaños disponibles es eso o un toro, pero se siente con un cepo mayor que el 52 que marca. La anilla es muy vistosa, aunque una pesadilla para que salga bien en las imágenes. La capa del cigarro es una Connecticut ecuatoriana, con algunas venas pero relativamente lisa. Quizá lo brillante de la anilla y lo relativamente oscuro de la capa me haga dudar si se trata de un Connecticut, pero los aromas son muy característicos, e incluyen pan pita, semillas de girasol y algunos aromas más suaves a establo. En el pie se sienten aromas más llamativos que incluyen pimienta, cuero y pasas. Finalmente, la calada en frío me recuerda al típico frappuccino de Starbucks y un toque mineral como de tierra o arcilla.

Fratello - Oro 02

El cigarro llegó como parte del paquete mensual de Cigar Federation para abril de 2019, aunque no es el que debe llegar. Lo que pasa es que Cigar Federation publica a principios de cada mes los cigarros que forman parte de su paquete mensual, pero no siempre son esos cigarros en particular; a veces puede pasar que es llega una vitola diferente o a veces un cigarro distinto pero de la misma marca, como era el caso de este, que debía ser un Fratello Core. Pero como este no lo había probado, creo que salí mejor, aunque no soy gran fanático de estos cepos pues tienden a diluir mucho los sabores. Pero el Oro comienza con una dosis destacada de cereal dulce, carbón y un toque de sal en la punta de la lengua. Incluso, logro apreciar otros sabores al cabo de algunas caladas, aunque esos los voy a incluir en la lista de sabores del primer tercio, pues técnicamente ya tiene un tiempo encendido. El anillo de combustión no es perfecto, pero rara vez lo es al principio de la fumada. La intensidad sí está en media-baja, como esperaría de un Connecticut.

Fratello - Oro 03

A lo largo del primer tercio el Oro se comporta muy bien, con un anillo de combustión que finalmente se corrigió, intensidad media-baja de sabores, pero un abanico bastante amplio que termina incluyendo cáscara de limón, notas florales, centeno, chocolate, mora y maíz. Como es de esperar en un Connecticut, la mayoría de esos sabores se aprecian en el retrogusto, aunque en varios casos es un híbrido de ambas sensaciones. Precisamente, el sabor del Oro es completo, aunque la intensidad apenas sea media-baja, aunque han habido momentos en que pareciera aumentar.

Fratello - Oro 04

Para el segundo tercio la intensidad del cigarro aumenta, aunque no al principio del segmento, pero si antes de la mitad. Los sabores de cereales siguen siendo protagonistas, seguidos de notas florales, pimienta, nueces y tostado. También hay un sabor que me recuerda a la salsa de tomate ketchup, y le da al cigarro un sabor como de alguna salsa de carnes, que no necesariamente es barbecue, pero sí tiene esa combinación de especias y sabores ligeramente frutales/vegetales.

Fratello - Oro 05

En la mitad ya el cigarro pasó por ese aumento de intensidad, pero tampoco es algo que haya que recalcar como que “¡uffff el cigarro se fortaleció!” No. Simplemente pasó de media-baja a intensidad media, con sabores a crema y pimienta, pero en general el cigarro ha estado carente de los típicos sabores de los cigarros de capa Connecticut, con apenas algunas muestras, pero en cada calada está esa duda de si realmente es un Connecticut per se, aunque es solamente la intensidad lo que lo demuestra. El tiro, humo, anillo de combustión y ceniza se han comportado perfectamente, aunque es decisión mía no dejar la ceniza muy alta.

Fratello - Oro 06

Hacia el último tercio el Oro es ligeramente más cremoso y el sabor de limón del inicio se transforma en uno de mandarina, aunque se aprecia principalmente en el retrogusto. También hay sabores ahumados, de pimienta e incluso aparece un sabor a tierra mojada, pero nuevamente no parecen sabores típicos de Connecticut. La intensidad vuelve a colocarse en media-baja, así que tampoco tengo demasiada referencia para probar cada sabor. Como dije antes, los cigarros de cepos grandes tienden a diluir más los sabores y, siendo un Connecticut, la intensidad es casi nula, por lo que el reducir la intensidad en este tercio ha hecho que ya el cigarro me parezca cansón, por lo que cuando todavía le quedaban como 10 minutos de fumada lo dejé. Obviamente no puedo juzgar el cigarro por ese aburrimiento, pues el que se aburrió fui yo, pero ya en el último tercio no parecía que iba a aportar mucho más, y luego de una hora y 45 minutos, estaba buscando fumar algo más fuerte, o hacer otra cosa.

En mi experiencia los Connecticut son buenas fumadas, aunque en casi todos los casos son cigarros suaves, de poca intensidad y no muchas sorpresas. Sin embargo, también son cigarros para combinar con bebidas, sobre todo con cerveza (rubia o IPA), refrescos o té, por lo que este Oro combinaría muy bien con cualquiera de esos. Dicho esto, el Oro no es un Connecticut típico, pues aunque su intensidad es la esperada, los sabores no lo son del todo, y por ello esta fumada no dejó de ser interesante aunque un tanto aburrida después de la mitad. Por ejemplos como este es que siempre preferiré un cigarro de cepo menor a 56, pero incluso con este cepo el Fratello Oro es una experiencia que vale la pena repetir.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s