Casi 4 años después de mi primera y última reseña de un Henry Clay, recibí un 5-pack de estos Rustic Cheroot de manos de un representante de Altadis, quien me los obsequió como parte de un trabajo que hice con ellos en octubre del año pasado, por lo que los cigarros ya cumplen un poco más de 7 meses en mi humidor. Aunque confieso que he regalado un par y me he fumado otro par antes de esta reseña, pues visualmente los cigarros son muy poco atractivos y se ven hasta viejos. Pero fueron un lanzamiento de la marca de 2018, constituido por una capa Connecticut Broadleaf sobre capote hondureño y tripa dominicana. Su forma rinde tributo a los pequeños cigarros que utilizaban quienes trabajaban en el campo en épocas de antaño.

Henry Clay - Rustic Cheroot 01

Ciertamente el Rustic Cheroot no ganaría ningún concurso de cigarros llamativos, ni por su capa ni por su anilla. La capa pareciera ser tomada de la cesta de capas rechazadas de otras marcas, se ve casi dañada y con inconsistencias en los pliegues y colores variados. Por otro lado, la capa se siente bastante áspera y corrugada, lo cual no es un defecto realmente sino el estilo particular de la capa Broadleaf, pero también hay protuberancias y no es realmente lisa. El pedazo de la capa que cubre el pie del cigarro es bastante más claro y duro que el resto de ella. Pero en la capa tiene aromas de chocolate, pimienta y tierra, mientras que luego del corte de doble hojilla, la calada en frío muestra aromas de pimienta, jengibre y chocolate.

Henry Clay - Rustic Cheroot 02

El Rustic Cheroot comienza con una sorprendente cantidad de pimienta que se mantiene en los labios y el paladar durante las primeras caladas, hasta que a mediados del primer tercio se coloca en segundo plano, permitiendo la apreciación de sabores más complejos y variados como chocolate, jengibre y canela. El tiro es un poco más apretado de lo que quisiera, pero permite un buen paso del humo y este es abundante aunque extrañamente grisáceo. La ceniza toma un color bastante blanco y un anillo de combustión ligeramente diagonal, pero nada que preocupe.

Henry Clay - Rustic Cheroot 03

Para el segundo tercio los sabores del Rustic Cheroot son prácticamente los mismos, aunque con una sensación ligeramente más cremosa y una fumada menos áspera, quizá por una reducción de esa sensación de pimienta que ha balanceado un poco los sabores. Pero el chocolate y la canela siguen llevando la delantera, sobre notas de jengibre. La pimienta se destaca más en el retrogusto, pero sin problema aparente.

Henry Clay - Rustic Cheroot 04

Hacia la mitad del cigarro los sabores no cambian mucho, con la posible adición de madera y el hecho que el anillo de combustión se hace bastante más recto y el cigarro comienza a quemar más lento. No hay señales de nicotina, pero sí se siente de nuevo esa propiedad áspera de la fumada, que no me termina de agradar pero me hace fumar un poco más lento.

Henry Clay - Rustic Cheroot 05

Los sabores son idénticos en el último tercio, con chocolate, canela, madera y jengibre, sin mayor evolución ni mayor cambio. Cuando finalmente lo dejo apagarse tengo la sensación que fácilmente pude haberlo fumado hasta la mitad y tener los mismos sabores. Pero esa quemada más lenta sin duda ha hecho que la segunda mitad del cigarro parezca eterna. Sin embargo, en ningún momento se volvió un cigarro desagradable de fumar. Al cabo de una hora y 10 minutos de haberlo encendido, finalmente lo dejo morir con dignidad.

El Rustic Cheroot es un clásico ejemplo de juzgar a un libro por su portada. Pero es que al cigarro no le hicieron ni el más mínimo cariño para hacerlo atractivo, y es que incluso se ve barato y lo es, a un costo de unos $4,25 por unidad. Pero en términos generales la fumada, aunque plana y sin mayores matices, no fue desagradable. Precisamente, en términos de expectativas vs. realidad, es un ganador, pero ya habiendo fumado y dándole puntuaciones a cada una de las calidades, no deja de ser un cigarro sencillo y barato. Si bien es algo que recomendaría en ese renglón, también hay que tener en cuenta que te tienen que gustar los panetelas o semi-lanceros, que no suelen ser el estilo favorito de quienes compran cigarros baratos. Para mí se han convertido en una buena opción sobre el Toscano, pero en lo particular el Toscano no es de mi agrado. Sin embargo, creo que combinaría muy bien con una cerveza oscura y fuerte.

Dossier-2.indd

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s