Habiendo probado recientemente un cigarro de capa Connecticut de AJ Fernandez, tenía una cierta curiosidad de cómo sería otro cigarro creado por él con lo que bien podría ser la misma liga, no porque necesariamente lo sea, sino porque al final son pocos los que aprecian un Connecticut más allá de ser un cigarro suave y la verdad es que a AJ Fernandez no suelo asociarlo con este tipo de cigarros. No obstante, si hay alguien que hace cigarros impresionantes es Abdel, así que veamos qué tal.

El cigarro me lo hizo llegar la gente de The Cutfather, y realmente me llama la atención sus dimensiones, pues se trata de un Churchill 7×52, lo cual no augura una fumada corta. Afortunadamente tengo tiempo, así que no hay problema. La línea Requiem de AJF tiende a tener sabores más sutiles, por lo que no creo que este cigarro tenga la misma intensidad del resto de los cigarros de la marca, pero incluso debe ser suave para ser un Connecticut. Incluso, en internet veo que se trata de una fumada suave, así que es hora de afinar los sentidos. Visualmente se ve bastante oleosa la capa, con varias venas y no es del todo lisa. La capa tiene aromas a mantequilla, establo y paja, mientras que en el pie se sienten notas dulces de caramelo y café americano. La calada en frío presenta una combinación de esos aromas en el pie, aunque el café se siente un poco más intenso, aunque no hay nada más significativo.

El San Lotano Requiem Connecticut tiene un nombre casi tan largo como lo es el cigarro, al cual le cuesta un poco quemar de manera uniforme, pero con estas dimensiones no es para menos. Los sabores son muy cremosos y de nueces en las primeras caladas, que luego esas nueces se sienten más como merey y el sabor de café parece con leche. Estos sabores tan cremosos y sutiles sin duda me engañan y me hacen pensar que el retrogusto sería más suave, pero cuando pruebo siento una nota muy obvia de pimienta, que no es intensa pero si está muy presente. La ceniza se aguanta muy bien, aunque la corona de la misma se cayó al poco tiempo de haberlo encendido. Hacia el final del primer tercio el sabor de frutos secos, que comenzó como nueces y luego se transformó en merey, se convierte esta vez en avellanas, aunque mantiene el de merey en el retrogusto.

Al segundo tercio aparecen notas de madera en el retrogusto, mientras que el anillo de combustión y velocidad de quemado son ideales. El humo es abundante, pero más importante es la textura de este humo se siente cremosa, casi con densidad. La intensidad del cigarro es realmente baja, con muchos sabores, pero no es un cigarro que recomendaría combinar con alguna bebida fuerte, incluso ni con chocolate y solo con un café si es estilo americano. Los sabores son muy parecidos al primer tercio aparte de la pimienta, incluyendo café y avellanas, y merey en el retrogusto. También aparecen notas de canela y guayabita a partir de la mitad, así como galletas de esas danesas que vienen en las latas que luego las abuelas usan para guardar artículos de coser.

Ya en el último tercio los sabores de frutos secos toman un nuevo matiz y esta vez se parece más a almendras y la pimienta, que siempre se ha mantenido en el retrogusto, está un poco más intensa y aparece en el paladar también. El resto de los sabores se mantiene más o menos en la misma intensidad, pero con las dimensiones del cigarro estamos hablando de una fumada de una hora y 55 minutos. La quemada siempre fue al mejor estilo de AJ Fernandez y resultó ser un cigarro bastante bueno, sobre todo si quisiera fumar en la mañana, cosa que no hago, pero sé que si lo hiciera, definitivamente sería con este.

Últimamente me he impresionado mucho con los Connecticut más fuertes, y este San Lotano Requiem Connecticut tiene una tendencia más hacia la vieja escuela, pues no es fuerte, para nada. Es un cigarro bastante suave, con sabores sutiles que, aunque no son fuertes, sí hay una considerable variedad de ellos. Por ello este es definitivamente un cigarro para desayunar o el primer cigarro del día (independiente de la hora a la que decidas fumar). Afortunadamente, aunque es una fumada larga, no se siente pesada en lo absoluto, y eso quizá es porque no es un 6×60, pues en esas dimensiones este cigarro creo que podría ser aburrido. Pero en este Churchill 7×52, creo que es ideal. Estoy seguro que en un formato más pequeño sería más fuerte, pero como está me parece una gran fumada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s