El Straight Ligero de Cain es un cigarro que he probado en distintos tamaños, aunque en ninguna ocasión me ha maravillado del todo, principalmente porque me ha parecido un cigarro demasiado fuerte para su propio bien. Mi primera experiencia con él fue en lancero en 2016 (le di 74 puntos), luego en robusto en 2017 (le di 77 puntos), pues al final eran una experiencia intensa que podía contar como un cigarro muy fuerte, que casi me dejaba aturdido, pero nunca era una experiencia que disfrutaba. A partir de ahí Cain fue una marca que simplemente no compraba y los que probé después era porque venían como parte de un sampler. El Daytona resultó ser bastante suave y el Maduro era complejo y bueno, pero simplemente no lo compré más.

Con su apariencia diferente y sus dimensiones llamativas, aunque no para todo el mundo, el Nub es un cigarro que rara vez deja a alguno indiferente. En mis principios como fumador me parecía muy pequeño, sobre todo porque me dejaba llevar por la impresión visual de que se trataría de una fumada corta. Pero al cabo de uno o dos años fumando, les tomé algo de cariño y comencé a probar varios y terminé comprando como 3 5-pack distintos que me duraron varios años y realmente no probé más. Pero en los últimos meses he adquirido estos Cain y me he atrevido con otros cigarros de dimensiones similares, principalmente gracias al Roma Craft de dimensiones 4,5×60, que se ha convertido en uno de mis preferidos. Precisamente porque este Straight Ligero siempre me pareció demasiado fuerte, me llama la atención cómo me irá con esta vitola. La capa se nota bastante más clara que en otros cigarros, particularmente el lancero, pero bastante oleosa también, con aromas suaves de canela y no mucho más. Luego de picarlo, la calada en frío es ligeramente suelta, con sabores a madera, notas metálicas y café.

Esa intensidad picante tan típica del Straight Ligero se siente desde la primera calada en este, sin importar el gran cepo. Pero, muy a su beneficio, una vez que tomo el rumbo de la fumada y he superado esa impresión inicial, el Straight Ligero se suaviza un poco, es menos agresivo y me permite apreciar mejor los sabores, que incluyen una nota de roble que casi supera a la pimienta, canela dulce y una sensación ligeramente astringente en boca. El cigarro realmente tiene varias de las propiedades que me hicieron dejarlo a un lado hace años, pero junto a ellas también hay nuevas sensaciones que creo estaban presentes en ellos, pero gracias al cepo mayor, se llegan a apreciar mejor sin que la intensidad y la pimienta queden por medio.

Además, el anillo de combustión y la fumada en general es bastante buena, con una ceniza bastante rígida, que se sostiene muy bien sobre el cigarro, aunque en un cepo de 60 esto debería ser normal. La pimienta se suaviza aún más en el segundo tercio, aunque todavía sigue presente y si le dedicas mucho tiempo al retrogusto la puedes sentir más. Pero en el paladar se sienten notas bastante fuertes y ricas de chocolate y café, mientras que el retrogusto incluye una nota destacada de cuero, por lo que el cigarro tiene una cierta complejidad que no había sentido en este producto antes.

La ceniza realmente es impresionante y, aunque la imagen puede destacar más el final del segundo tercio que el último, el hecho es que no quería dejarla pasar, sobre todo porque la ceniza se cayó poco después de hacer la foto y la imagen del último tercio habría sido un tocón. La pimienta vuelve a ser dominante en este tercio, pero el resto de los sabores mantienen su intensidad del tercio anterior, por lo que agradezco lo lento que quema y que me deja apreciar cada nota. Al cabo de una hora y 45 minutos, este Nub/Cain llega a su fin, bastante más complejo de lo que esperaba y mucho más agradable que cualquier otra prueba que le hubiese hecho en otra vitola.

Gracias a su quemada uniforme y al humo abundante, el Straight Ligero en vitola Nub se convirtió en una excelente fumada, intensa y compleja, y en este punto no estoy seguro si lo deduzco porque es una vitola que actualmente me gusta o si es porque simplemente el cigarro es así de bueno, pero diría que es una combinación de ambos, al punto que creo que es la vitola en la que volvería a comprar este cigarro y estoy dispuesto a volver a comprarlo con regularidad. Sigue siendo una fumada intensa y fuerte, pero al finalizar la fumada quedé satisfecho de un buen cigarro y nada golpeado, como he quedado con los otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s