Hace unos meses me llegó este cigarro en el paquete mensual de Cigar Federation para julio de 2019. Aunque el cigarro me parece más un disco de doom metal, la verdad es que al menos en papel se ve interesante: capa mexicana San Andrés con 10 años de maduración, sobre un capote de Indonesia y tripa nicaragüense. Quizá el único problema con el cigarro es que nadie conoce nada de él, aunque el master blender es Noel Rojas, de quien he probado un cigarro anteriormente y me gustó bastante. La compañía es basada en Virginia, Estados Unidos y el cigarro únicamente está disponible en toro y robusto.

Stolen Throne - Crook of the Crown 01

La capa del Crook of the Crown, aunque áspera y corrugada, también se nota bastante brillante, como si tuviera escarcha y múltiples venas pequeñas. La anilla se ve un poco vieja y no sé si se debe a los mismos aceites que emana una hoja de tabaco con 10 años de añejado, o si es simplemente que tengo las manos sucias… con estos temas del Covid-19, la verdad es que me las lavo como 15 veces al día, así que voy por la primera opción. Precisamente, esa capa tiene aromas de chocolate, caramelo, café, pasas y té verde, mientras que la calada en frío presenta inicialmente un fuerte aroma de pasas, pero seguidamente le siento pimienta, café, té verde, frutos secos y canela.

Stolen Throne - Crook of the Crown 02

El cigarro ya comienza muy impresionante, con una intensidad media pero una alta complejidad, lleno de sabores que ya aprecié en la calada en frío pero cuya intensidad desborda en el paladar. También hay diversas transiciones, incluso en el primer tercio, y aunque en primera instancia podría decir que se trata solamente de pimienta y pasas, la realidad es que se sienten una serie de matices muy interesantes que me hacen querer tomarme un momento para escribirlos y apreciarlos bien.

Stolen Throne - Crook of the Crown 03

En lo que llego al final del primer tercio recapitulo un poco y listo los sabores que aprecié durante este segmento: crema, pimienta, café espresso, frutos secos, madera, canela, almendras y toffee, de los cuales la crema parece haber aparecido a la mitad del primer tercio y en su ascenso se llevó a todos los otros sabores por el medio, embadurnándolos un poco y acentúa otros como los frutos secos y la madera. Pero también han habido combinaciones interesantes y llamativas de algunos de estos sabores, como es el caso de la pimienta y el café, o de a crema y las almendras. Sin embargo el cigarro se siente equilibrado y variado, y cada calada es una combinación más interesante que la anterior. El anillo de combustión está un poco torcido pero el tiro y la densidad del humo son perfectos. Ya en este momento me arrepiento de no tener más.

Stolen Throne - Crook of the Crown 04

En el segundo tercio, quizá por el calor de la fumada, la capa se nota más brillante pero también sucede que cada calada es más compleja que la anterior, razón por la cual es excelente idea combinar el cigarro con un vaso de agua. También me pasa que es un cigarro que exige toda mi atención para apreciar sus sabores y no sería un cigarro que podría recomendar para combinar con una bebida o mientras estás conversando con alguien, sino simplemente para fumar solo y contemplando… nada.

Stolen Throne - Crook of the Crown 05

Aunque para la mitad del cigarro no hay realmente sabores nuevos, creo que un sabor adicional a todos los que sentí al principio sería demasiado, aunque sí puedo decir que los sabores han evolucionado bastante y mostrado distintos matices y riqueza. El anillo de combustión está ligeramente mejorado pero la intensidad sigue en media, y en cuanto a sabores, así como en el primer tercio se sentía un frente cremoso que lo arrasaba y nutría todo a su paso, en este punto es como si la crema hubiese sido intercambiada por menta, pues todos los sabores se sienten más presentes, como más frontales con un final más corto.

Stolen Throne - Crook of the Crown 06

Con el Crook of the Crown me quemo los dedos con mucho gusto y al final simplemente no lo quiero dejar. Los sabores siguen siendo cremosos y con menta, o como mejor se pueda describir esa sensación frontal de la fumada. Quizá el mayor detalle del cigarro es que no dura mucho, pero es que con estos sabores y esta calidad no podía ser de otra manera…. incluso si fuese un 8×80 sentiría que dura poco para tantos sabores agradables y diversas intensidades que tiene. La construcción se mantiene perfecta y el humo denso y rico, y al final, luego de una hora exacta y toda mi botella de agua, termino el cigarro satisfecho de haber probado uno de los mejores cigarros de mi experiencia, y triste porque no tengo más.

Siendo el primer producto de esta marca (o al menos el primero que pruebo), puedo decir que voy a adquirir más. El Crook of the Crown es un cigarro que no defrauda y que sin duda hay que adquirirlo, y aunque no necesitas ser un fumador experto para apreciarlo, ciertamente ayuda bastante, o al menos uno que lleva fumando un buen tiempo, pues experto no soy. Con excepción de una ligera sensación esponjosa en el último tercio, no hay nada negativo en este cigarro y sumando puntos me impresionó cuánto fue al final.

Dossier-2.indd

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s