Aunque es poco común que la liga de una tienda se convierta en una producto de venta masivo, es exactamente lo que sucedió con el Leaf by Oscar, un cigarro creado por Oscar Valladares para la tienda de “Island” Jim Robinson en Pittsburgh, USA. Es un cigarro conocido por su empaque singular al igual que por su banda hecha en papel aparentemente reciclado, aunque son tallos de tabaco triturados y convertidos en papel. Pero también ha sido un estilo recreado por otras marcas, que directa o indirectamente han creado sus propios Leaf by. Estos son:

  • Leaf by Oscar, por Oscar Valladares
  • Leaf by Esteban, por Esteban Disla de la Fábrica NicaSueño
  • Leaf by Noel, por Noel Rojas
  • Leaf by James, por James Brown de Fábrica Oveja Negra/Black Label Trading Co.
  • Leaf by Omar, por Omar Gonzalez Alemán de La Corona

Precisamente, este Leaf by Omar es por Omar González Alemán, de La Corona, mejor conocida como la fábrica de los Hirochi Robaina. El cigarro existe en una sola vitola 6 x 52 con capa habano ecuatoriana, capote de Pennsylvania y tripa nicaragüense.

Leaf by Omar 01

Aunque no lo llamaría un cigarro visualmente atractivo, la verdad es que esta imagen de la anilla de papel de tabaco y sin mucha parafernalia se sigue pareciendo original, y me gusta ese toque rústico que le aporta. La capa tiene bastante oleosidad y una buena cantidad de venas bastante prominentes a todo lo largo. El aroma de la capa es una combinación de cáscara de maní, bosta, cuero, tierra y un toque de vainilla, mientras que en la calada en frío se aprecia madera abundante, cuero, café, paja, chocolate amargo y un toque de canela.

Leaf by Omar 02

El Leaf by Omar comienza cremoso y dulce, una combinación que siempre me gusta, en donde los sabores son de cuero y cerezas como dominantes, seguidos de maní tostado, tierra, chocolate, maíz y aserrín. En el retrogusto los sabores más notables son de pimienta y canela. El tiro es excelente y el anillo de combustión no es completamente recto, pero nada que me preocupe tampoco. El humo sale abundante tanto de mi boca en cada calada como el pie y la cabeza del cigarro, mientras que la intensidad en el primer tercio es relativamente suave, marcando el punto medio entre suave y media.

Leaf by Omar 03

¡Pero mira esa ceniza! La verdad es que rara vez me pongo a mantener una ceniza y en este caso como en casi todos cuando la ceniza alcanza un punto respetable, es por pura casualidad y suerte, pues habrán sido dos o tres ocasiones en que me he incomodado por mantener una ceniza. Este no fue uno de esos casos, aunque la ceniza cayó unos 5 segundos después de tomar la foto. El mayor cambio en este tercio es que el sabor a cereza aumenta considerablemente, lo que hace que el cigarro se sienta más complejo, aunque sigue siendo dominante el sabor cremoso de cuero junto con muchos de los mismos sabores del primer tercio, que incluyen maní, chocolate, paja y madera, pero ahora incluye también una nota ligeramente floral. El retrogusto es más fuerte de pimienta que de canela ahora, pero más porque la canela redujo su intensidad.

Leaf by Omar 04

El anillo de combustión continúa su línea ligeramente variable, pero no me ha causado ningún problema de gravedad, mientras que el tiro sigue siendo perfecto y la cantidad y riqueza del humo siguen aumentando. En términos de intensidad, ya para este punto se puso en media, y sigue aumentando lentamente. Pero lamentablemente el sabor de cereza desaparece en lo que cumplo la mitad del cigarro y la intensidad da un par de tumbos, aunque se mantiene bien y al cabo de unos minutos regresa a su consistencia en aumento.

Leaf by Omar 05

El sabor de cuero sigue bastante destacado en este último tercio, seguido de madera vieja, café, nibs de cacao, maní, té y el retrogusto sigue siendo bajo de canela y más alto de pimienta. En términos técnicos de construcción, quemado, combustión y demás, sigue siendo muy bueno, así como la producción de humo denso y rico, que hace que en el último tercio el cigarro finalmente llegue a la intensidad media alta, aunque es prácticamente un poco antes de dejar el cigarro a que se apague solo.

En lo particular no tenía ni idea quién era González Alemán, el Omar de la etiqueta, pero es una persona que manejaba las fábricas de La Corona y Partagás cuando vivía en Cuba. La verdad es que me han impresionado muy gratamente todas las ediciones de Leaf by que he fumado, y aunque Leaf by Omar no es la mejor, es una adición muy bien hecha. Los sabores de maní, cuero, cereza y canela tienen sus más y sus menos y casi siempre los disfruté bastante. Aunque solo necesitó un retoque técnico en el segundo tercio, la experiencia se sintió placentera, y aunque hay mejores cigarros en los Leaf by, la experiencia con el Leaf by Omar fue muy buena.

Dossier-2.indd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s